El derecho a tener una Patria digna

A los imperialistas jamás le pediremos perdón por defender el derecho a tener una patria digna como la soñaron nuestros mártires, ni le podremos perdonar sus agresiones.  Cuba es Nuestra. Villa Clara, con todos.

Bandera cubana
Visto: 595

Compatriotas: Hemos llegado al final del 2017. Hoy podríamos rememorar las palabras de nuestro líder eterno, «lo que no pueden perdonarnos los imperialistas es que estemos aquí y que hayamos hecho una revolución socialista en las propias narices de los Estados Unidos. Lo que no pueden perdonarnos... es la dignidad, la entereza, el valor, la firmeza ideológica, el espíritu de sacrificio y el espíritu revolucionario del pueblo de Cuba». Y podríamos agregar, lo que jamás podrán perdonarnos los imperialistas es que estemos más unidos que nunca en defensa del legado de Fidel al transitar más de un año sin su presencia física.

La historia recogerá en sus anales al 2017 como extremadamente complejo, el recrudecimiento del bloqueo no pudo impedir que el Producto Interno Bruto creciera 1,6 por ciento y conservara su signo positivo, pero es insatisfactorio y el país enfrenta complejas dificultades económicas.

La naturaleza también se ensañó con nuestra Patria y luego de tres años de aguda sequía sufrimos los embates del huracán más violento y vigoroso de la historia. Aunque nos arrancó 10 vidas valiosas, sabemos que sin la Defensa Civil organizada por la revolución, sin la actuación ágil y enérgica de los consejos de defensa a todas las instancias, nadie podría calcular las consecuencias de un evento de tal magnitud. 

Tampoco podrán perdonarnos los imperialistas, que en veinte días se restableciera el suministro de electricidad después de haber colapsado todo el sistema en el país, que cada uno de los habitantes de las 179 mil viviendas dañadas tienen plena confianza en que no serán abandonados por su estado y miles de ellos ya la han recuperado con su ayuda. Y ahí está su colonia, Puerto Rico, con su pueblo emigrando por decenas de miles,  porque ya le han dicho que no se recuperan ni en cien años.

Los villaclareños hemos tenido la oportunidad de probar aquella caracterización que nos hiciera Fidel como «vencedores de dificultades y obstáculos». Vivo estuvo también su espíritu y sus enseñanzas en las inolvidables cenas por el fin de año de sus principales dirigentes con los pobladores de las comunidades más afectadas, como el hiciera en 1959 junto a los carboneros de la Ciénaga de Zapata.

Nuestro pueblo sabe bien que se está jugando su futuro, lo probó una vez más al acudir masivamente a las urnas en las últimas elecciones.
 
El gobierno de Donald Trump ha llegado para acrecentar la política agresiva de Estados Unidos contra Cuba, al tiempo que borra cualquier posible duda sobre la naturaleza del imperio.  Pero como dijera el compañero Raúl en la última sesión de nuestro parlamento:  «Aquí estamos y estaremos, libres, soberanos e independientes».

A los imperialistas jamás le pediremos perdón por defender el derecho a tener una patria digna como la soñaron nuestros mártires, ni le podremos perdonar sus agresiones.  Cuba es Nuestra. Villa Clara, con todos.

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Mardoscar

    Lo único que quisiera agregar es que el estado cubano haga caso a las necesidades del pueblo que siguen oyentes hace años, de aumentar una alimentación adecuada y variada a los mercados y fácil acceso a estos productos con precios mas bajos, últimamente el estado compite con el particular quien pone los precios mas altos. Pero se queda corto cuando el particular ofrece un mejor y cálido servicio en las cremerias como en la casa del helado. En una de las tantas ocasiones estuve en la amburguecera cercana al niño de la bota, y la que me atendió, mascando un insípido chiclets del mes pasado, se me puso de perfil medio agrio y aburrido y casi sin dirigirme la vista siquiera me ladró: ...que quiere..?
    Fue otro de los días a la casa del sandwish en Martí, y otro día a la casa del helado detrás del banco, y el trato fue diferente: ...buenos días(noches), que desea tomar o consumir?, por favor ya eligió su menú..? Creame que hay mucha competencia. Es un ejemplo de muchísimos. Solo quiero decir, que el estado esta aislándose del pueblo e hipócritamente se acerca para ganar adeptos a muchos de sus caprichitos. Ganemos al cubano de verdad pero con la dignidad y jocosidad que debe caracterizar a nuestros lideres. Che nunca se creyó mejor, Fidel jugo baloncesto y pescaba en cualquier lugar. Mi padre pescó en el malecón de la Habana varias veces con el che, y eran hombres iguales, eso quiero, que todos, ministros, políticos, empresarios y obreros, seamos uno. Así nuestra patria se siente mejor defendida. He dicho.