Una universidad científica

Un resumen del acontecer científico de la institución, una de las más importantes del país.

Univerdidad Central Marta Abreu de Las Villas
(Foto: Archivo).
Visto: 571

La Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas (UCLV) constituye hoy uno de los centros de educación superior con mayor impacto económico, social y científico-técnico de todo el país. Hasta la fecha, cuenta con 15 prestigiosos centros de estudio e investigación y ha obtenido más de 40 premios de la academia y numerosos premios internacionales.

Por supuesto, la consecución de estos logros deviene resultado del esfuerzo que investigadores, profesores y estudiantes han realizado durante años, así como de la fidelidad que esta casa de altos estudios ha profesado al interés de la Revolución con respecto a la formación de personal humano y al desarrollo científico, resumido en las palabras de Fidel en el famoso discurso del 15 de enero de 1960, donde expresó: «El futuro de nuestro país tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia, un futuro de hombres de pensamiento».

Universidad, revolución y ciencia

El desarrollo científico en la UCLV antes del triunfo revolucionario no fue meritorio, tanto por la escasa matrícula, lo elitista de su claustro y la ausencia de especialidades que respondieran a las necesidades reales del país. Esta situación comenzó a cambiar a partir de la promulgación, el 10 de enero de 1962, de la reforma en la enseñanza en el nivel superior, con el propósito de producir cambios cualitativos en los objetivos y funciones de la universidad en sus diferentes aspectos: estructura, matrícula, métodos de enseñanza.

Y precisamente, el primer impacto de la reforma estuvo dado en la creación de nuevas especialidades, que tributaran al desarrollo del país y aumentaran la matrícula en carreras que ya estaban creadas, pero de impostergable desarrollo en las condiciones específicas de Cuba, como fueron los casos de Ingeniería Química y Agronomía.

Especialistas de la unidad de Modelación y Experimentación Biofarmacéutica, del Centro de Bioactivos Químicos, de la Universidad Central
Especialistas de la unidad de Modelación y Experimentación Biofarmacéutica, del Centro de Bioactivos Químicos, de la Universidad Central. (Foto Archivo).

El rigor científico-metodológico alcanzado por la Universidad en esos años le permitió elevar considerablemente el nivel del claustro, lo cual se refleja en el crecimiento del número de doctores y el volumen de sus publicaciones, la participación y organización de numerosos eventos científicos a nivel nacional e internacional y los notables éxitos alcanzados en la aplicación de los resultados investigativos a las necesidades socioeconómicas del país.

Asimismo, en el año 1982, con motivo de cumplirse el aniversario 30 de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, se inauguró la Sala de Historia en el local donde radicó la Comandancia del Che en este centro durante la Batalla de Santa Clara. También en la década de los ochenta, como refieren los investigadores y profesores Félix Julio Alfonso López, Juan Virgilio López Palacio y María Elena Cruz Rodríguez,  un aspecto significativo del prestigio científico alcanzado por la UCLV «se traduce en el establecimiento de varios convenios de colaboración con universidades de Iberoamérica, entre las que destacan la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (1980), la Universidad de Guadalajara (1985), la Universidad Autónoma de Nuevo León (1985) la Universidad INCCA de Colombia (1988) y la Universidad Autónoma de Santo Domingo (1988)».

Por su parte, la década de los 90 estuvo marcada por el impetuoso avance de las investigaciones científicas y el desarrollo de nuevos centros de investigación, sin renunciar al perfeccionamiento constante del trabajo docente educativo y político-ideológico que un centro de este tipo necesita para cumplir de manera cabal su compromiso con la sociedad y el país.

Ya en el presente siglo, los logros científicos han estado relacionados con los cultivos de arroz, papa y caña de azúcar, las técnicas de soldadura, los procesos químicos y energéticos, la producción de fármacos y medicamentos, el desarrollo de la computación y la electrónica, así como en el trabajo de carácter comunitario y rural.

En el 2016, por ejemplo, se alcanzaron 152 resultados sociales que tuvieron que ver con la generalización de la producción del sorgo para la alimentación de niños celíacos, con estudios de oportunidades de ingeniería conceptual de un proyecto de cogeneración con el Hospital Provincial Arnaldo Milián Castro, así como con la estrategia de ahorro energético de la provincia, entre muchos otros.

Ciencia, tecnología e innovación durante el 2017

Luis Antonio Barranco Olivera, Vicerrector de Investigación, Internacionalización y Postgrado de la casa de altos estudios.
Luis Antonio Barranco Olivera, Vicerrector de Investigación, Internacionalización y Posgrado de la casa de altos estudios. (Foto: Archivo).

El 2017 devino un año convulso para el país teniendo en cuenta el retroceso en la política de Estados Unidos hacia Cuba y el paso del huracán Irma; sin embargo, la institución incrementó los resultados de la investigación en cuanto al desarrollo y la gestión de la innovación.

Así, se amplió la visibilidad de la ciencia y la tecnología universitaria a través de las publicaciones en revistas científicas referenciadas y patentes de invención, normas, registros, lo cual se refleja en mejores posicionamientos en el ranking Scimago-Scopus.

Por ejemplo, del plan de los 267 artículos para publicar en revistas científicas del Grupo 1, se superó con un total de 305 artículos publicados. Además, se presentaron 161 ponencias en eventos internacionales importantes (G-1) de las 83 que se encontraban en el plan.

Asimismo, aumentaron los ingresos por comercialización de productos y servicios. El monto monetario aportado al país en CUC ascendió a 149,9 millones y por concepto de ingresos por eventos a 296,1 millones.

Además, se obtuvieron premios de la Academia de Ciencias de Cuba, del Ministerio de Agricultura y otros organismos de Administración Central del Estado. En este sentido, la UCLV contó con el 78% de los premios provinciales del CITMA y con el 20% de los premios del Fórum de Ciencia y Técnica (FCT) (un total de 39 premios provinciales y 107 municipales).

Por otro lado, se alcanzaron impactos a nivel nacional, territorial, empresarial e institucional, por la gestión de resultados relevantes en: defensa; biotecnología; tecnologías de la información y las comunicaciones; ciencias básicas; medioambiente; agroindustria; industria; geología, minería y petróleo; energía; vivienda y construcciones; turismo; ciencias económicas sociales y humanísticas; deportes, educación, educación superior y transporte.

Luis Antonio Barranco Olivera, vicerrector de Investigación, Internacionalización y Posgrado, acota que durante el período uno de los principales propósitos de la dirección de la universidad fue hacer una ciencia pertinente, realmente conectada con la sociedad, con los intereses de la nación e incluso de la provincia, para hacer de la UCLV una universidad de hombres de ciencia.