Futuro de privilegios

Crónica con motivo del Día Internacional de la Infancia que se celebra este 1 de junio.

Niños del Círculo Infantil Meñique de Corralillo
(Foto: SMB)
Visto: 626

«Es igualita a su papá», dice la tía-abuela regordeta, que con solo par de días de nacida encuentra en Camila rasgos genealógicos, solo visibles a sus ojos septagenarios.

Tras siete meses engorrosos, la pequeña llegó sin esperarlo. Cual volcán de alegrías y promesas se adelantó a los cálculos. Llora, se alimenta cada tres horas y batalla con sus párpados por conocer un mundo que se postra ante sus piececitos rosados.

Crece, ya almuerza y los jueguitos de canastilla le quedan pequeños. Disfruta del puré de malanga, y una fiebrecita al atardecer denuncia la llegada de los dientes.

Desde el corral amenaza con levantarse y, de barrote en barrote, comienzan los pasos firmes; luego, el andador. Y pronto, la muñeca de biscuit de la mesita de centro, fallecerá decapitada a manos de una temeraria verduga de apenas 60 centímetros.

Balbucea sílabas ininteligibles que auguran inteligencia y permiten presumir a los padres de su pequeño y gracioso repetidor de picardías y cuanta palabra suelta se escuche. Pronto los vocablos serán más fluidos, coherentes y una mirada recriminatoria la juzgará, cuando comparta, al por mayor, los chismes del hogar.

Llegan los cumpleaños, la foto con cake, los primitos y niños del barrio. La familia empeñada para comprarle una muda de ropa y un teléfono para que la niña juegue: «Imagínate, ella sí es nativa digital. Yo vestía muñecas y armaba cuquitas pero ahora juegan con barbies electrónicas, se conectan por zapya y como mascota prefieren a talking Tom», dice resignada la madre.

Con un catarro que le escurre por la nariz comienza el círculo infantil. Un chicle bajo la lengua engañó a la seño y rodó de boca en boca; bendito, ilegal e inocente transmisor de microbios.

Camila ya casi tiene pañoleta, cuenta hasta el 20, se sabe los colores, las figuras geométricas y unas cuantas poesías que declama de carretilla en los matutinos. Salió corriendo el día de la vacuna y un par de nalgadas la han enseñado a compartir, a no llevar en su mochila los juguetes de otros y taparse la boca al toser y bostezar.

Dice que será maestra, escritora, doctora, periodista o una abeja de la colmena; ninguna profesión parece escapársele. Quiere aprender a barrer y a lavar; se pone tacones y hace un óleo de su rostro con el labial.

Pequeña pero gigante, así es ella, dulce, traviesa, cariñosa; fruto de amor que conquista y no sabe de maldad. En la selfie con papá sonríe y las rodillitas marcadas denuncian intranquilidad. Princesa de todos, con un futuro de privilegios no entiende de inundaciones ni derrame de hidrocarburos; en su mente solo la estrategia para mojarse en el aguacero y hacer navegar calle abajo su barquito de papel.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.