A debate presente y futuro de la Patria

El próximo lunes 13 de agosto comenzará en Villa Clara y todo el país la consulta popular de la nueva Carta Magna.

Caricatura de Alfredo Martirena sobre debate de Proyecto de Constitución.
(Ilustración: Alfredo Martirena)
Visto: 1272

Cuba transita por una etapa necesaria para dar continuidad al proceso revolucionario nacido el 1.º de Enero de 1959, la cual ha demandado la preparación de quienes conducirán los intercambios con el pueblo, a fin de esclarecer dudas, explicar y recoger el sentir popular, con el propósito de enriquecer el Proyecto de Constitución  que será sometido a Referendo nacional el 24 de febrero de 2019.

A propósito de este momento trascendental, el máster en Ciencias Fernando de Jesús Echerri Ferrandiz, presidente de la Unión de Juristas en Villa Clara, profesor de Derecho y miembro del Grupo de Trabajo Temporal Provincial para el proceso de la Reforma Constitucional, ofrece sus criterios sobre el acontecimiento que sentará pautas en nuestra sociedad.

—¿Cuáles de los artículos contenidos en el Proyecto de Constitución centrarán la mayor atención en los debates?

—A mi juicio, por lo que he podido apreciar en las redes sociales y otros medios, el artículo 21, sobre los regímenes de propiedad, sobre todo, la inclusión de la propiedad privada de algunos medios de producción, como por ejemplo, los de los trabajadores por cuenta propia, será uno de los más comentados. 

Fernando de Jesús Echerri Ferrandiz, presidente de la Unión de Juristas de Cuba en Villa Clara.
Fernando de Jesús Echerri Ferrandiz, presidente de la Unión de Juristas de Cuba en Villa Clara. (Foto: Ernesto Alejandro Álvarez/Archivo de Vanguardia)

«Otro tópico que pudiera suscitar un mayor número de intervenciones guarda relación con el Título III, que elimina la prohibición de la doble ciudadanía, aunque sustentado en el principio de ciudadanía efectiva, que se podrá utilizar dentro del territorio nacional.

«También, el artículo 68 sobre el matrimonio y su nueva concepción; y por último, las novedosas modificaciones de los órganos del Estado y los órganos locales del Poder Popular».

—¿Considera que la sociedad cubana está en condiciones de validar el nuevo modelo de familia propuesto?

—El tema es complejo. Creo que lo primero que hay que tener en cuenta es que la nueva redacción reconoce la unión entre dos personas, y no entre un hombre y una mujer, como lo hace la actual Constitución y el Código de Familia.

«Esto tiene fundamentos claros en el propio Proyecto, cuando le da un mayor desarrollo al principio de igualdad, incorporando al texto la no discriminación por género, identidad de género y orientación sexual. Al propio tiempo, debe primar también el principio de inclusión social de todos los ciudadanos del país, y el principio martiano de con todos y para el bien de todos».

—¿El Proyecto abarca todos los sectores sociales? ¿Cree que aborda la mayoría de los temas que necesitan ser actualizados en el modelo económico y social cubano?

—Sí, el proyecto tiene un carácter universal. Como todo texto constitucional,  abarca a todo el pueblo y su expresión está en el artículo 1.

«Es preciso tener en cuenta que este Proyecto de Constitución tiene como precedente los Lineamientos aprobados en el VI Congreso del Partido y la actualización del modelo económico social, que también fuera apoyado por la inmensa mayoría, a los que se les dio continuidad en la Primera Conferencia Nacional del PCC. Estos fueron los fundamentos que se tuvieron en cuenta para que a partir de 2013 un equipo de trabajo comenzara a formular las bases de la nueva Constitución.

«Por eso la propuesta guarda relación con lo discutido anteriormente, en lo cual se hacía referencia a las formas de propiedad y los necesarios cambios en la estructura del Estado y los órganos locales del Poder Popular. Es decir, la institucionalidad».

—¿Piensa que la Constitución que  regirá los destinos de Cuba es avanzada para su tiempo?

—Sí, incluso en su conformación jurídica; en algunos casos hay fundamentos generales que se cumplen hoy y otros que se irán cumpliendo, lo que llamamos los derechos progresivos, por lo que será una Constitución para hoy y para el futuro de la Patria.

—¿Cómo valora los cambios en las estructuras del Estado?

—Concuerdo plenamente con los cambios que propone. Hay que refrescar nuestra institucionalidad y buscar nuevas alternativas que ya se han venido ensayando en dos provincias del país. La aparición del presidente y el vicepresidente de la Republica, los gobernadores y vicegobernadores provinciales, y el intendente en el Consejo de Administración Municipal, sin duda, coadyuvarán a un mejor desarrollo del país.

—Luego de su aprobación en el Referendo nacional convocado para el 24 de febrero de 2019, ¿favorecerá la Carta Magna el desarrollo local?

—Las  nuevas estructuras de los órganos locales previstas están dirigidas a fortalecer la plena autonomía de los municipios, a través de los respectivos Consejos de la Administración. De ahí lo novedoso del Proyecto.

—¿Reafirma el Proyecto de Constitución el carácter democrático y participativo del proceso revolucionario cubano?

—Sin duda. Este proceso de consulta popular resulta inédito para mí y no conozco de otros casos. Es expresión del carácter democrático y participativo del Estado revolucionario, y constituye un ejercicio del poder soberano del pueblo, que se convierte, junto a nuestra Asamblea Nacional del Poder Popular, en constituyentes.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.