El espacio donde estás

Una carta para Fidel, porque su nombre late en el pecho de una Isla a la que también le corre por las venas.

Tributo a Fidel en Santa Clara

Fidel Castro Ruz
(Foto: Tomada de Internet)
Visto: 917

Los meses del año sin ti no son lo mismo. Dicen que te fuiste, que la muerte tuvo su cita contigo, pero tu nombre late en el pecho de una Isla a la que también le corres por las venas.

Permíteme tutearte, porque, aunque mis manos nunca chocaron con las tuyas, te siento cercano. Para mí siempre serás Fidel, ese hombre alto, encantador, inteligente.

Desde que no estás el mundo sigue igual de loco o incluso, hasta un poco más. Pero ahora nos faltas tú y esa luz larga para entender la vida.

El día que te despedí se me apretó el pecho. Ahí mismo se puso el sombrero aquel guajiro que vi llorar al lado de la carretera cuando pasaste. Dejó escapar una lágrima gorda, esa que un hombre de campo no logró retener a pesar de que tanto le enseñaron a contener el llanto.

Hace dos años que te extraño, como se extraña a los abuelos cuando parten, como se extrañan los mejores amores y los años buenos.

En estos casos, el extrañar viene preñado de añoranzas y hasta de un poco de frustración por no poder jugar con el tiempo y revisitar el pasado. Pero son incontenibles las manecillas del reloj en esa encomienda divina de correr al futuro, en una carrera donde se hace corto el presente.

Este 25 tendrás miles de flores de regalo, por eso y porque me gusta marcar la diferencia, preferí mandarte una carta.

Seguro ya lo has notado, hay gente que le tiene pavor a la singularidad y vive con el ridículo deseo de ser igual a todo el mundo.

Por eso siempre te admiré, no te parecías a nadie. Siempre fuiste tan tú, tan diferente, tan único. Y esa personalidad arrolladora venía acompañada de una inteligencia descomunal. Tenías el encanto de un hombre enciclopedia, a lo Da Vinci.

Me quedé con las ganas de conocerte; por eso, ahora lleno de ti todo ese espacio físico en el que ya no estás. De haberte escrito antes, seguro me sorprendías con una llamada a medianoche para hablar un poco del mundo y hasta del calentamiento global.

Nunca he sido buena para las fechas. Por eso envuelvo en letras mis nostalgias. Donde quiera que estés recibe un abrazo inmenso, apretado, para que sepas que nos haces mucha falta, porque extrañarte duele, porque hay un país que te piensa y te clama: ¡Fidel!

Se han publicado 5 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Bolivia Tamara Cruz

    Emocionante y es el mismo sentimiento compartido, por miles de cubanos y no cubanos.
    Gracias Leslie por tan humana crónica periodística.

    • Leslie Díaz Monserrat

      Gracias inmensas Bolivia, un abrazo

  • DainiaNi

    No me convence, se queda corto el artículo.

    • Leslie Díaz Monserrat

      Gracias por su apreciación, es cierto, todo lo que sea para Fidel queda corto ante la grandeza de su historia....un abrazo y gracias por escribir...

  • Pedro Luis González Domínguez

    Te enfrentaste a la utopía y al imperio dominante
    a fuerza mi comandante de valor y rebeldía.
    Serás para siempre el guía la luz que brilla en lo oscuro,
    Hoy no te lloro, te juro, que seguiremos luchando
    Para que siga brillando tú legado en el futuro.

    Que pobres, analfabetos, vean la luz de la enseñanza
    y mueran con la esperanza de dejarles algo a sus nietos.
    Para no seguir sujetos al capitalismo cruel
    y siga contando aquel que vive en forma precaria
    con la mano solidaria de esta Cuba de Fidel.