Celebra Planta Mecánica 55 años de fundada

La fábrica de fábricas arriba a la fecha con el cumplimiento del plan de producción del primer trimestre del año.

Planta Mecánica
El cambio tecnológico en el Taller de Fundición reducirá el tiempo empleado en las coladas, con un considerable ahorro de electricidad. (Foto: Ramón Barreras Valdés)
Visto: 562

La Empresa Mecánica Fabric Aguilar Noriega de Santa Clara tiene el mérito de haber sido la primera fábrica cubana que marcó uno de los jalones más importantes de la etapa de industrialización en el país, según la calificó el Comandante Ernesto Che Guevara cuando fungía como Ministro de Industrias, en el acto inaugural del 3 de mayo de 1964.

Desde el primer día, la entidad produce y repara partes y piezas para centrales azucareros, actualmente con una cartera de negocios más abarcadora a la que ha incorporado renglones destinados a las industrias química, petrolera, cementera y de materiales de la construcción, por su capacidad para fundir y conformar piezas de grandes dimensiones.

La industria insignia de Villa Clara arriba al 2019 inmersa en un proceso de cambio tecnológico, que le permitirá elevar la calidad de los surtidos dirigidos a entidades cubanas y fomentar las exportaciones. Aquí la figura del Che está presente en cada taller como un referente que los estimula a asumir mayores compromisos.

Pupo: El hombre que conoció al Che

A Carlos Miguel Pupo Mejías, el holguinero asentado en Villa Clara, retorna a su mente el momento en que, ante el llamado de la Revolución, se incorporó a los jóvenes que integraron la fuerza obrera capaz de mover la maquinaria adquirida en el otrora campo socialista.

Planta Mecánica
Carlos Miguel Pupo Mejías, el jubilado que conoció al Che, retornó a Planta Mecánica, ahora contratado, para trasmitir sus conocimientos a los jóvenes. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

Tras formarse como técnico medio, Pupo transitó por diversas industrias en proceso constructivo. Fue en Nicaro donde vio al Che por primera vez. Lo recuerda como un hombre alegre pero exigente. Más tarde, al inaugurar la fábrica de alambres con púas y electrodos Gonzalo Esteban Lugo, de Nuevitas, tuvo la oportunidad reencontrarse con el cubano-argentino.

«Aquel día andaba sudado porque venía de un encuentro con macheteros. Entró al Taller de Galvanizado y nos saludó con esa sonrisa que siempre le acompañó. Después volvimos a cruzarnos cuando me encomendaron impulsar el montaje de Planta Mecánica. Todavía me parece estarlo viendo por los pasillos el día en que  fundó esta fábrica. No sabía que aquel hombre que nos incitó a estudiar se convertiría en paradigma para el mundo.

«Planta Mecánica es mi vida. Por ella me asenté en Santa Clara, y al jubilarme, retorné de nuevo, ahora contratado. ¿Por qué lo hice?, imagínese la nostalgia que sentía.

«Este lugar constituye una escuela para los egresados de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas y la enseñanza politécnica. Me siento orgulloso de contribuir con la formación de las nuevas generaciones de técnicos».

Jóvenes que marcan la continuidad

Un adelanto de lo que será Planta Mecánica al concluir la  reconversión tecnológica, ya es una realidad en el Taller de Máquinas por Control Numérico Computarizado.

Seis de ellas —adquiridas hace poco como parte de la nueva inversión— son manejadas por cinco jóvenes graduados de Mecánica Industrial en el Instituto Politécnico Raúl Suárez Gayol de Santa Clara, quienes pasaron aquí el Servicio Militar Activo. Al cumplir con ese deber, engrosaron la plantilla de la fábrica de fábricas, e ingresaron en la casa de altos estudios villaclareña en carreras afines a su oficio. 

Planta Mecánica
El joven Roberto Andrés Rodríguez (a la izquierda) imparte instrucciones a Osbiel Rodríguez Martín, operario de una de las máquinas por control numérico computarizad. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

Con solo 21 años de edad, Roberto Andrés Rodríguez dirige la brigada que labora en las modernas máquinas. Al indagar, si estaba preparado para asumir esa responsabilidad, alegó sentirse cómodo al contar con la sabia trasmitida por los más experimentados.

Entre los jóvenes que llegaron para quedarse está el operario de Máquinas Herramientas Osbiel Lázaro Rodríguez Martín, quien se esmera porque los bujes y tornillos queden a la medida.

También Lesder Delgado Socorro, director de la UEB de Pailería, Soldadura, Maquinado y Herramental, quien llegó aquí hace 23 años, manifestó que en estos equipos obtienen piezas de perfiles complejos que exigen mucha precisión.

Coladas a la espera del cambio tecnológico

Las altas temperaturas de los hornos del Taller de Fundición indican que la noche anterior se procedió a la colada de una de las piezas con destino al central Ciro Redondo de Ciego de Ávila, ingenio donde se erige una de las bioeléctrica que se construyen en el país.

Planta Mecánica
«La nueva inversión humanizará el trabajo en la fundición e incrementará la productividad. Ello redundará en mayores ingresos para los trabajadores», refiere el moldeador Adán Feitó López. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

Cuenta el moldeador Adán Feitó López, con 19 años de experiencia en el oficio, que aquí la tarea exige sacrificios, pues todavía realizan de forma manual la preparación de los moldes con la ayuda de un pistón neumático. Sobre la difícil profesión, insiste en que está acostumbrado al vaivén de las grúas con las coladas a altas temperaturas.

Retos para el presente y futuro

Planta Mecánica transita por una etapa de cambio tecnológico. Leiry Cespón Mustelier, directora de Ingeniería, Desarrollo, Explotación y Calidad, precisó que la inversión se encuentra en un momento crucial.

«Se procede a la cimentación del lugar donde será emplazada la roladora —dispositivo de mayor volumen—, y esperamos el arribo de una balanceadora y un equipo de soldadura automática, así como de los especialistas chinos para avanzar en esta primera etapa.

«La otra inversión tiene que ver con el Taller de Fundición, donde emplearemos tecnología de punta y resina en la preparación de los moldes. Ello redundará en un mejor acabado de las piezas. Pretendemos que la calidad de las destinadas a la exportación y en fronteras se corresponda con las exigencias de los clientes».

A pesar la obsolescencia tecnológica  —a la espera de la modernización—, el ingenio de los trabajadores hace maravillas con los equipos de antaño que todavía dan respuesta a las demandas de programas priorizados.

Planta Mecánica arriba a la fecha fundacional con el cumplimiento del plan de producción del primer trimestre del año, gracias a la diversificación de los encargos dirigidos a la Empresa Electroquímica de Sagua la Grande, la Industria Química y la Tenería de Caibarién, a pesar de afrontar dificultades con la materia prima utilizada en la fundición.

La ingeniera Raquel Rivera Rodríguez, directora adjunta de esa entidad, señaló que también dieron continuidad al programa de desarrollo local con la entrega de moldes para las minidustrias de materiales de la construcción.

A partir de ahora las perspectivas apuntan hacia un mejor momento, al estar asegurada la materia prima, situación que los pone en condiciones de arribar al cierre del año a los 17,9 millones de pesos previstos, y cumplir con la entrega de piezas de repuesto para los ingenios que intervendrán en la contienda 2019-2020.

Planta Mecánica está llamada a convertirse en una industria moderna dotada de una tecnología de punta, para dar continuidad a la fábrica nacida hace cinco décadas y media, alcanzar la soberanía tecnológica y sustituir importaciones.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.