Ciget de Villa Clara: Con categoría superior

Uno de los principales avances recayó en el marcado incremento de los servicios al sector no estatal si se compara con etapas anteriores.

Ciget de Villa Clara
La informatización de la sociedad no escapa de la mira de sus especialistas. (Foto: Ricardo R. González)
Visto: 1199

Poco a poco hacen su camino en el que no faltan limitantes. A pesar de que 2018 resultó un año tenso para el colectivo del Centro de Información y Gestión Tecnológica (Ciget) de Villa Clara, ratificó la categoría superior o condición de Vanguardia Nacional como premio al trabajo.

Son apenas 29 trabajadores, pero en sus filas existen 12 másteres, dos doctores, uno próximo a discutir su tesis, y otros dos en formación dentro del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) al cual pertenecen.

Máster Norge Quesada Buchillón, director del centro.
Máster Norge Quesada Buchillón, director del centro. (Foto: Ricardo R. González)

Para el máster Norge Reinaldo Quesada Buchillón, director de la institución, uno de los principales avances recayó en el marcado incremento de los servicios al sector no estatal si se compara con etapas anteriores.

La entrada en vigor de la política de propiedad industrial hizo que viniera una avalancha en el trabajo dedicado a este giro.

«Prevalecieron la tramitación de la propiedad industrial dirigida a marcas, eslogan y signos distintivos de identificación en cinco sectores estratégicos: construcciones, salud, industria alimentaria y agroindustria azucarera y no azucarera para sumar unas 250 acciones gracias a la oficina dedicada a estos objetivos que se proyectó para la implementación de estas políticas con el gobierno de la capital provincial», precisa Norge Quesada.

— Fue un período en el que transcurrió el evento TECNOGET. ¿Influyó en el veredicto para ratificar la condición?

— Rompió todas las expectativas y resultó un factor contribuyente. Más de un centenar de trabajos presentados junto a un cómputo superior a los 160 participantes. Contamos con talleres preeventos y conferencias magistrales, por lo que resultó uno de los íconos para el Ciget. Este certamen se convierte en una necesidad a nivel de provincia y de país.

— En medio de los preparativos llegó la aplicación de la III Encuesta Nacional de innovación…

— Fue otro de los retos. Por encargo del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente participamos en este proceso en el que Villa Clara, junto a Holguín, resultó de las provincias con mayor cifra de empresas seleccionadas. Ello conllevó a redoblar esfuerzos y facilitó el sobrecumplimiento del plan de ingresos.

— Si nos detenemos en los aportes económicos. ¿Qué ofrece esta mirada?

— Si bien nuestros resultados se miden por los impactos científico-técnicos que tiene en empresas y en el sector no estatal, es una entidad autofinanciada con sus indicadores económicos a cumplir.

«Aportamos 856 000 pesos, de ellos 37 000 en CUC, y tenemos un positivo pago por resultados, que casi duplica el salario medio. Todo ello, unido a otras condicionantes elevó la productividad e incrementó las motivaciones en los trabajadores.

Ciget en Villa Clara
El marcado incremento de los servicios al sector no estatal resultó uno de los pilares durante 2018 si se compara con etapas anteriores. (Foto: Ricardo R. González)

— En cuanto a líneas de trabajo ¿cuáles son las otras aristas sumadas al colectivo?

— Contamos con la visualización en sitios y portales en la provincia vinculados con la informatización de la sociedad. También se diseñó el portal de la ciencia que propiciaron más de 420 recursos informativos tributados a estos, además de seguir con las búsquedas informáticas y traducciones para nuestros clientes.

— ¿Y la superación?

— Existe un plan anual con las posibilidades de cada especialista, a través de cursos, postgrados, maestrías, en fin… según las brechas y necesidades de aprendizaje para lograr un avance en el desempeño, sin obviar las capacitaciones internas, en vínculo con la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, y el resto de las asociaciones existentes en el territorio, sin descartar aquellas capacitaciones suscitadas a través de los eventos.

 

Otros lauros del colectivo:

  • Premio Academia Provincial por la tecnología para el diseño e implementación de paquetes tecnológicos a fin de mejorar el desempeño empresarial, de los autores Leonel Alfaro, Cloris Caballero y Laury Lorenzo, que resultó, además, premiado por la Agencia de Energía Nuclear y Tecnologías de avanzada como el primer Ciget en el país que lo obtiene. 
  • De las entidades del Citma en Cuba solo tres seleccionaron un delegado directo al reciente Congreso de la CTC. Entre estos el del Ciget de Villa Clara cuyo veredicto recayó en Lidvel Estévez Yero.
  • Participación en ocho eventos nacionales, uno de ellos con carácter foráneo.

— Si le pregunto las tres fortalezas existentes en el colectivo...

— Diría que el sentido de pertenencia por la organización, la unidad y la voluntad incondicional para realizar las tareas.

— A mi juicio son trabajadores que asumen nuevos contenidos por muy recargado que estén…

— El pasado año fue un ejemplo. Aquí hay desdoble, aceptan y redoblan esfuerzos para cumplir las tareas. Sacrifican tiempo de su vida personal a fin de satisfacer los objetivos, aunque lleguen con premura de tiempo.

— A qué cree que se deba esto, ¿es una disciplina propia de cada trabajador o a la adopción de dicha cualidad por parte de quien llegue?

— Eso lo da la propia cultura de la organización y está implícito el sistema de trabajo. Cada integrante se siente con confianza de que pueden hacer el esfuerzo porque existe una retribución tanto en las formas de pago, en el mejoramiento de las condiciones de trabajo, en la trasparecía para solucionar los problemas, sin dejar de tener muchas limitantes.

— 2018 marcó la historia de este centro, pero ¿puede hablarse de insatisfacciones?

— La fundamental es lograr que el Ciget sea, verdaderamente, un centro de interfase entre la ciencia, la academia, la investigación y la producción. Es un largo camino, un sueño deseado.

«Las otras serían más internas relacionadas con el incremento de trabajos en publicaciones científicas, en disponer de recursos para mejorar la informatización a base de procesos automatizados que dependen de disponibilidades y financiamientos destinadas a lograr mayores pretensiones.

Ciget en Villa Clara
La necesaria cultura del detalle caracteriza al colectivo desde la propia recepción. (Foto: Ricardo R. González)

— Digamos para dar un salto más grande que el histórico realizado por Javier Sotomayor en Salamanca, España…

— Tanto cualitativo como cuantitativo. Mucho más con poco más.

— En una etapa de limitantes y de características personales ¿Le han enseñado los trabajadores a dirigir?

— Mi tránsito por el Ciget ha sido una cátedra. Me satisface dirigir a personas con alto nivel de preparación y condiciones humanas excepcionales. Ello te exige más. No somos perfectos y existen interioridades.

«Tampoco soy un director de excelencia, solo un cumplidor de su trabajo y alguien que debe responder a las tareas asignadas, pero trabajar en el Citma resulta una escuela permanente, de aprendizaje y superación cotidianas.

Se han publicado 2 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • abel

    Muchas felicidades a los compañeros del CIGET por su aporte a las empresas del territorio.
    saludos a Leonel y Cloris
    abel sarex

  • Leo

    El CIGET VC, siguie conquistando triunfos para desde su misión, aportar al desarrpollo del la provincia y del país. Aca estamos para lo que las organizaciones necesiten.