Sin coronavirus, pero alertas

Hasta el momento no hay reportes del COVID-19 en Villa Clara ni en Cuba. En medio de la contingencia un grupo de expertos sigue sus pasos para evitar su entrada en el territorio.

images/vangweb/salud/2020/03-09-control-sanitario-aeropuerto-santa-clara-rbv/llegada-avion.jpg
Antes del arribo de cualquier aeronave al aeropuerto santaclareño, comienzan los preparativos de las autoridades sanitarias y de Inmigración para evitar la entrada del coronavirus. (Foto: Ramón Barreras Valdés)
Visto: 2545
Dra. Odalys Gutiérrez Quintana, responsable de la sección de Control Sanitario en el aeropuerto Abel Santamaría.
«Una ropa inadecuada u otro objeto que porte el pasajero pudiera elevar la temperatura corporal, por eso utilizamos otras variantes para definir», sustenta la Dra. Odalys Gutiérrez Quintana, responsable de la sección de Control Sanitario en el aeropuerto Abel Santamaría.(Foto: Ramón Barreras Valdés)

Sunwing Airlines anuncia la llegada de tres vuelos procedentes de Toronto, Canadá. Casi arriban al unísono y se disputan una posición sobre la rampa del aeropuerto internacional Abel Santamaría, en la capital villaclareña. Apagados los motores y colocada la escalerilla, el personal sanitario cubano —chaleco amarillo por encima de la bata blanca— sube hasta la portezuela de cada aeronave, para recoger información.

El proceder fluye rápido, pero  desde antes comienza la labor preventiva para impedir, a toda costa, la entrada del coronavirus (COVID-19) en un territorio que aún lo desconoce.

En la pista permanece la Dra. Odalys Gutiérrez Quintana, responsable de la sección de Control Sanitario en el aeródromo. Ella nos advierte que previo al aterrizaje de las aeronaves, ya se cuenta con datos de los viajeros y, de conjunto con Inmigración y Aduana, proceden a los análisis de las nacionalidades.

«Allí en la puerta del avión y avalado por sus firmas, la tripulación entrega las fichas del vuelo, su procedencia, la cantidad de pasajeros y la parte correspondiente a salud que consigna la existencia o no de alguien con signos o síntomas de alguna enfermedad», asegura la especialista.

Escáner de temperatura en el aeropuerto internacional de Santa Clara, Cuba.
El escáner de temperatura resulta vital para detectar si hay fiebre por encima de 37 oC en alguno de los viajeros. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

—¿Entonces…?

—Si el equipo indica una temperatura corporal por encima de 37 ºC, separamos a la persona y volvemos a chequearla ante la posibilidad de que el incremento se asocie a una ropa inadecuada. El resultado del escáner es verdaderamente confiable; apenas se mantiene en 1,6 % acorde con las características de nuestro clima y de la instalación aeroportuaria.

Poco a poco los visitantes descienden y pasan a la segunda línea de vigilancia, ya dentro del edificio. La fila no se detiene y en el Salón de Inmigración aparece el operador del escáner, que, junto a una enfermera o autoridad sanitaria, deberá detectar si alguno de los viajeros tiene fiebre.

Uso de termómetro láser en el aeropuerto internacional de Santa Clara, Cuba.
Cuando hay sospecha febril en un pasajero, se comprueba con termómetro láser; de reincidir la positividad se procede al chequeo del viajero en el local de aislamiento situado en la propia rampa. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

«Ante la primera irregularidad con él recurrimos a un termómetro láser. De reincidir la positividad, procedemos al chequeo del pasajero en el local de aislamiento, situado en la propia rampa», precisa la Dra. Gutiérrez Quintana. 

Desafío epidemiológico

Múltiples preocupaciones rondan en el mundo desde que en diciembre pasado una epidemia de neumonía viral comenzó en la ciudad china de Wuhan, de causa desconocida y asociada a trabajadores de un mercado de mariscos destinado, además, a la venta de varios tipos de animales exóticos.

Distribución del coronavirus por continentes

Hasta el miércoles 4 de marzo, el coronavirus se reportaba en 78 países con casi 95 000 casos de contagio y más de 3200 fallecidos.
Asia: China, Corea del Sur, Indonesia, Irán, Japón, Singapur, Kuwait, Tailandia, Baréin, Taiwán, Malasia, Emiratos Árabes Unidos, Irak, Vietnam, Líbano, Israel, Omán, Pakistán, India, Filipinas, Georgia, Azerbaiyán, Armenia, Catar, Sri Lanka, Camboya, Nepal, Afganistán, Arabia Saudí y Jordania.
África: Argelia, Egipto, Nigeria, Túnez, Senegal y Marruecos.
Europa: Italia, Alemania, Francia, España, Reino Unido, Suiza, Noruega, Austria, Suecia, Países Bajos, Grecia, Croacia, Finlandia, República Checa, Dinamarca, Rumanía, Bélgica, Rusia, Bielorrusia, Estonia, Islandia, Irlanda, Lituania, Luxemburgo, Macedonia del Norte, Mónaco, San Marino, Andorra, Letonia, Ucrania, Polonia y Eslovenia.
América: Estados Unidos, Canadá, México, Brasil, Ecuador, República Dominicana , Argentina y Chile.
Oceanía: Australia y Nueva Zelanda.

Lo cierto es que los reportes de contagiados y de fallecidos aumentan y aparecen por disímiles lugares del planeta. Ante tal panorama, el Dr. Neil Reyes Miranda, director del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología (CPHEM), enfatizó que tanto Cuba como Villa Clara tienen su plan ante el comportamiento del virus.

«Al no tener casos confirmados, una de las principales directrices se aplica con la vigilancia epidemiológica en fronteras, que constituye la acción fundamental para la etapa. Todo viajero que arribe por aeropuertos, puertos y marinas es chequeado por personal médico y paramédico calificado», explica.

Dr. Neil Reyes Miranda, director del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología
Dr. Neil Reyes Miranda, director del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología en Villa Clara. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

—¿Algún reporte significativo?

—Tuvimos una persona procedente de China, donde reside temporalmente. Luego de algún síntoma detectado por el sistema de vigilancia y para disipar sospecha, procedimos a su ingreso. La persona cumplió todos los requisitos y los resultados fueron negativos, sin ninguna confirmación diagnóstica.

Reyes Miranda insistió en que la población no debe guiarse por informaciones mal intencionadas o carentes de fundamento, y llamó a mantener la ecuanimidad, pues se dispone de los reactivos y medios diagnósticos específicos, además de los vínculos tradicionales con el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí a favor de un dictamen y tratamiento oportunos.

En torno a la atención primaria destacó su importancia al considerarse una enfermedad de trasmisión respiratoria. El sistema tiene su programa, tanto en la barriada como en los hogares maternos, de ancianos y en otras instituciones.

«Los propios viajeros permanecen en las viviendas de los familiares, en hostales u otras variantes de arrendamiento, y aquí desempeñan un papel fundamental el médico y enfermera de la familia», detalla.

Como recomendaciones generales, el Dr. Reyes Miranda insiste en el frecuente lavado de las manos, tapar la boca con el codo o un pañuelo al estornudar o toser, evitar la permanencia en lugares con hacinamiento, así como dirigir la prevención hacia aquellas edades extremas de la vida (niños y ancianos), y con embarazadas, vulnerables a las complicaciones de cualquier enfermedad.

Efectos mundiales

• El COVID-19 ha propiciado el cierre de algunas fronteras, escuelas y universidades; suspensiones de vuelos y eventos deportivos, prohibiciones de entrada y salida de algunas ciudades, clausura de museos e instituciones culturales, y cancelaciones de eventos públicos y privados.
• La interrupción de fábricas en las provincias chinas afectadas por el virus ha tenido gran repercusión en una amplia gama de sectores industriales.
• El fabricante de coches surcoreano Hyundai fue la primera empresa radicada fuera de China en anunciar que la escasez de componentes lo obligaba a paralizar la producción de sus fábricas locales.
• El virus ha provocado una importante ralentización del consumo de petróleo, por lo cual la Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé que en 2020 el crecimiento de la demanda mundial de este hidrocarburo será un 30 % inferior a lo previsto, por lo que el aumento del consumo se limitará a 825 000 barriles al día, en lugar de 1,2 millones.

El galeno precisó que el coronavirus no se trasmite por la picada de mosquitos, como algunos creen y difunden equivocadamente. Tampoco constan definiciones científicas respecto a si las temperaturas más cálidas inhiben el desarrollo del virus.

«Lo que sí está claro es que de arribar al país alguna persona con síntomas sospechosos, el sistema de Salud está preparado para adoptar la estrategia establecida». 

Se han publicado 3 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Carmencita

    Muy buen trabajo, actual y explicativo.

  • Joe

    Buenos dias acabo de llegar de cuba por el aereopuerto 3 de la habana. Bueno el personal con mascaras .myu bien.no habia.jabon pero habia un frasco con clorox y agua en los lavamanos .si se cumpliera en santa clara bien por ellos

  • Joe

    Se que en el aereopuerto de santa clara hay una persona en el bano pero en el salon de salida que se esmera con jabon.papel y hay agua..debe hacerse con mas vivilancia epidermiologica en los banos del salon de llegada .no habia agua la ultima vez que fui.gracias