El pan que no falta

Trabajan las 24 horas de manera ininterrumpida para que los santaclareños no carezcan del preciado alimento.

William, además de cumplir con todas las normas de higiene: gorra, nasobuco, pinzas, dispone siempre de una sonrisa y respuesta agradable para cada cliente. (Foto: Narciso Fernández Ramírez)
Visto: 761

Son dos turnos de 12 horas cada uno, lo que equivale a estar haciendo pan las 24 horas y los 7 días ininterrumpidos de la semana.

Así trabajan siempre en la panadería de especialidades Boulevard II, en Santa Clara, perteneciente a la Cadena Cubana del Pan y ubicada en la céntrica esquina de Boulevard y Plácido, pero ahora, en tiempos de coronavirus, el esfuerzo es mayor, pues las circunstancias lo exigen.

La cola, a las 12:30 p.m. de este lunes 23 de marzo, estaba organizada y rápida, y las compras indicaban la calidad y variedad de los surtidos: pan baguete acabado de hornear, torticas, pan suave y pan integral. (Foto: Narciso Fernández Ramírez)

William Morfa es uno de los fundadores y labora como expendedor de pan desde hace 23 años. Refiere que llega a las 7:00 a.m. y concluye su jornada a las 5:00 de la tarde: «Aquí sí se trabaja. Mucho más cuando la gente necesita acopiar comida para enfrentar la epidemia de la COVID-19».

Los jóvenes panaderos mostraban la profesionalidad en la elaboración de las masas para pizzas. (Foto: Narciso Fernández Ramírez)

De pequeña estatura, William es diligente y agencioso. Ahora protegido doblemente: no solo por el mostrador habitual, sino por un segundo, que separa la mercancía de los clientes a más de dos metros de distancia. Una medida preventiva que tomó el administrador, Orly Matos Matos, cuando el nuevo coronavirus era aún para los santaclareños un asunto bien lejano:

«Sabía que iba a hacer falta, al igual que asegurarme de que mis empleados se desinfecten los zapatos antes de entrar a trabajar. Son precauciones que no sobran; al contrario, aseguran mayor confianza y protección».

Cientos de citadinos acuden a diario, sobre todo en el horario diurno, por lo que se aprovecha la noche para adelantar lo más posible, sin que se deje de vender pan en sus diversas variedades.

Con el tiempo, la panadería de especialidades Boulevard II ha venido ampliando los surtidos e incrementando la cuantía de sus producciones. El llamado pan baguete, a $5.00 pesos MN la unidad, está entre los más codiciados, junto al suave, el pan para bocaditos y el integral para diabéticos. Se adicionan el integral suave, el de corteza dura y el pan de empellas.

Para el administrador, Orly Matos Matos, ninguna medida higiénica es innecesaria, pues todas contribuyen a preservar la salud de sus trabajadores y de los clientes que asisten a su unidad. (Foto: Narciso Fernández Ramírez)
Calidad y variedad distinguen a la céntrica panadería santaclareña. (Foto: Narciso Fernández Ramírez)

Ahora se incorporan las torticas y las masas para pizzas, modalidades que han tenido buena aceptación.

Para Orly Matos mantener el ritmo productivo en la panadería que administra resulta una preocupación constante: «La clave del éxito está en prever. Son tiempos difíciles y el pan siempre será de gran alivio para las familias. Por eso, no dejaremos de hacerlo con la calidad que nos distingue».

Se han publicado 2 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Papito

    Sería muy bueno que las medidas de higiene tomadas en estos días no acaben cuando termine la batalla contra el coronavirus. Que os empleados de las panaderías y bodegas no vuelvan a coger el pan co las manos y tirarlo wncuma del.mostrador como si la corteza del pan fuera una cáscara y lo protegiera ,cubrirse la boca y no manipular dinero es algo que no debería ocurrir nunca. Veremos

  • Papito

    Que las medidas de higiene tomadas en estos días queden para cuando termine la batalla contra el coronavirus. No coger el pan con las manos,no manipular dinero por la misma persona que despacha el pan,taparse la boca son cosas elementales en panaderías y bodegas y nunca he visto en ningún establecimiento que se practique. Ojala y no sea cosa pasajera y aprendamos que hay normas que se deben cumplir siempre.