Modelo industrial (+Galería)

La refinería Chiquitico Fabregat, única que produce azúcar blanca y otros derivados a partir del consumo de biomasa y mínimos gastos de petróleo, demuestra potencialidades que revitalizan la entidad entre sus homólogas cubanas.

Refinería Chiquitico Fabregat, de Remedios, Villa Clara, Cuba.
Refinería Chiquitico Fabregat. (Foto: Luis Machado Ordetx)
Visto: 2209

Un titán de los derivados de la industria azucarera se erige en Zulueta. Antes, desde su fundación como ingenio en 1862 y luego refinería,  jamás tuvo un rostro tan reluciente. Los tiempos cambian. A pesar de las adversidades epidemiológicas que deja el virus SARS-CoV-2 causante de la COVID-19, hace la mejor contienda del último lustro.

Extracción de azúcar refino de la refinería Chiquitico Fabregt, de Remedios.
Por día se extraen unas 230 toneladas de azúcar refino hacia las provincias centrales. (Foto: Luis Machado Ordetx)

Es el año de la refinería Chiquitico Fabregat, una de las 22 existentes en el país seis décadas atrás. Villa Clara, con especificidades en la producción, dispone de tres fábricas de ese tipo. La ubicada en Remedios se responsabiliza con el azúcar «oro blanco», de asignaciones normadas a la población en las provincias centrales.

Entrada de biomasa a la refinería Chiquitico Fabregat, de Remedios.
Entrada de biomasa al basculador. Por jornada utilizan 12 t de bagazo y paja de caña para obtener 1 de refino. (Foto: Luis Machado Ordetx)
Entrada de azúcar crudo a la refinería Chiquitico Fabregat, de Remedios.
Tolva-basculador de entrada de azúcar crudo que alimenta el sistema tecnológico de la refinería de Remedios. (Foto: Luis Machado Ordetx)

El refino, en apariencias, constituye la razón de ser de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Chiquitico Fabregat, y en sus aspiraciones están las 16 000 toneladas (t), cifra que auguran completar después de la segunda semana del mes entrante, de acuerdo con suministros de crudo y biomasa que permiten un ritmo diario de fabricación de 156 t sin el empleo de petróleo en el proceso de derivados terminados.

Unos 76 días efectivos, desde que arrancó ese tipo de «zafra» aquí a mediados de enero, marcan a una entidad donde no preocupa tanto la  estabilidad de fuerza de trabajo. Ya ese viejo problema está resuelto, aunque en determinadas ocupaciones fabriles existen trabajadores que no tienen las calificaciones idóneas. 

Tal resultado se evidencia al rebasar el 85 % del plan anual, un volumen que aumenta por jornada con la disminución del tiempo perdido según las ausencias anteriores de azúcar crudo, así como de bagazo y paja, la biomasa que emplean como fuente de energía. De ahí que todo concuerda en fecha para el cumplimiento de los pronósticos de elaboración.

El criterio de Yodan Chávez Roque lo atestigua de acuerdo con cálculos de producción. También está respaldado por el sentir de unos 250  trabajadores, entre los que se incluye personal —en «receso» temporal— que laboraba en instalaciones turísticas de la cayería norte y centros universitarios del territorio. Esa fuerza, en lo particular, fue una inyección que estabilizó los ritmos de fabricación y permitió el sostenimiento de actividades específicas en almacenes, estiba, calderas y tratamiento de azúcar, acotó el director.   

Adiestrada estampa

Jorge Luis Cárdenas Morales, jefe del área de derivados apuesta por la diversificación y el encadenamiento productivo. (Foto: Luis Machado Ordetx).
Jorge Luis Cárdenas Morales, jefe del área de derivados apuesta por la diversificación y el encadenamiento productivo. (Foto: Luis Machado Ordetx).

La diversificación productiva, y no solo el azúcar refino, desde hace tiempo representa aquí una reiterada ganancia en la sustitución de importaciones. Los comentarios que aporta Jorge Luis Cárdenas Morales, jefe del área de Derivados, permite entender como la glucosa se ha convertido en el rengón líder del cual extraen otros terminados.

Esa producción está dirigida a una planta en Camagüey, lugar donde se obtiene el sorbitol empleado por la industria nacional para fabricar medicinas, cosméticos y pasta dental, en lo fundamental. La pequeña área, ubicada dentro de la refinería de Remedios, tiene más de 30 años de existencia y allí se aumentó la capacidad de elaboración. El plan anual asciende a unas 650 t y marcha según lo previsto. Con inversiones tecnológicas aprobadas para el montaje de cristalizadores y una segunda centrífuga elevarán el monto a un 30 %, acotó Cárdenas Morales.

A partir de producciones de glucosa extraen, además, sirope (refinado, fructuosa y saborizado), derivados que marcan una diferencia, añadió. En ese proceso con el denominado azúcar líquido o jarabe, cuentan, además, con una fábrica de vinagre de probada calidad, y otra de hielo.

Diferentes alternativas, no obstante, se consiguen allí en la diversificación industrial: puré de tomate y dulce de coco en almíbar, e incursionarán en mermelada de mango y de guayaba, y barras de esa última línea. Anexo tienen una planta de panelas, especie de raspadura que gana en confiabilidad y aceptación entre los consumidores, así como de melado de caña, precisó. Estos son algunos de los surtidos de derivados de alimentos inocuos que se amplían, a pesar de las condiciones actuales de enfrentamiento y prevención a la COVID-19, momento en el cual acometen sistemáticas medidas higiénico-sanitarias que garantizan alimentos y entregas mensuales a la población.

Trabajadora de la refinería Chiquitico Fabregat, de Remedios, Villa Clara.
La mujer, un componente esencial en áreas claves de la entidad fabril. (Foto: Luis Machado Ordetx)

Uno de los renglones más codiciados del proceso de producción fue, hasta días atrás, el sirope saborizado. La ausencia de esencias, de importación, limitó la fabricación de unas 930 t para el año. ¡Al fin!, vía a granel, ya entregan el edulcorante a entidades del sistema de Azcuba, y la Empresa de Bebidas y Refrescos (Embeli) en la provincia. Son ventas dirigidas a trabajadores del sector y la población.

La esencia disponible ahora, dice Cárdenas Morales, es de fresa, y de acuerdo con pedidos harán unas 1800 t antes de concluir diciembre, con partidas de 200 por mes. El volumen tiene posibilidades de incremento y de variedad en saborizantes, según gestiones de los suministradores. Constituye, afirma Chávez Roque, una producción antes deprimida y que ahora se afianzará como otra garantía alimentaria frente a la COVID-19, para la preparación de refrigerios ligeros durante la estadía de niños y adultos en casa. También, a no dudarlo, será la antesala de una fábrica de refresco embotellado, en perspectiva, que se montará en un almacén aledaño a la fábrica de hielo.

Avanzada económica

Chávez Roque, director, y Darién Pérez, ingeniero químico de la refinería Chiquitico Fabregat.
Al interior de la industria Chávez Roque (izquierda), el director, dialoga con Darién Pérez Muñoz, el ingeniero químico. (Foto: Luis Machado Ordetx)

Yubán García Acevedo, operador de calderas, y Darién Pérez Muñoz, ingeniero químico jefe de turno integral, sienten satisfacción por el trabajo en equipo. Esa cualidad se distingue hacia el interior de la UEB Chiquitico Fabregat, donde la  contienda arranca con el arribo de la biomasa y el azúcar crudo a los respectivos basculadores. Todo concluye con la salida del refino y otros derivados hacia los destinos específicos.

La eficiencia marca a la entidad durante las 24 horas, en un proceso continuo que en el caso del azúcar abarca un tiempo específico, y en el resto de los derivados dura el año entero, especifica Pérez Muñoz.

Con adecuadas presiones en calderas, a partir de 5 t/h de biomasa, después de favorecer el autoabastecimiento de energía eléctrica hacen aportes al Sistema Nacional. Esas son tónicas que tipifican el sentir de los trabajadores: hacer más con menos cuando observan que solamente invierten 3 galones de diesel por tonelada de refino terminada.

El ingeniero mecánico José de Jesús García González, energético, detalla que el refino de aquí, según el crudo que reciben del vecino ingenio Heriberto Duquesne, gana en calidad con presiones de vapor y temperaturas en calderas, con lo cual se distingue de manera positiva el color y brillo del polvo edulcorante.

Sacis de azúcar refino.
- Vista del refino almacenado y listo para enviar a las provincias centrales. (Foto: Luis Machado Ordetx)

El bagazo que emplean lo trasladan desde el central Héctor Rodríguez, en Sagua la Grande, a unos 90 km del destino final. El gasto de combustible por ese concepto resulta mínimo. Los parámetros de consumo de azúcar por refino están por debajo de los índices establecidos. De igual manera se comportan los otros renglones que obtienen aquí.

El salario, según el respaldo de las producciones, acentúa la estabilidad de la fuerza laboral. El hecho repercute en costos por debajo de lo planificado y en el uso adecuado de insumos, así como en la fortaleza financiera de una entidad que tiene alrededor de 1 082 000 pesos de utilidad antes que cierre abril, recalcó Chávez Roque, el directivo.

A las 9:00 p.m., un fuerte y sostenido pitazo —al unísono con el ingenio Heriberto Duquesne— retumba por las comarcas aledañas a Zulueta. Es el tributo reiterado a los trabajadores de la Salud y fuerzas de apoyo que desde diferentes partes del mundo salvan vidas y combaten la COVID-19. Con ánimo productivo la provincia está responsabilizada con un 40 % del refino que abastece al país, y desde la UEB Chiquitico Fabregat, con su modelo fabril, también se contribuye a la diversificación industrial y al desenvolvimiento de la economía cubana.

El azúcar refino del «Chiquitico Fabregat»

El ingenio Chiquitico Fabregat prosigue la producción de azúcar refino en la presente zafra. (Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
El ingenio Chiquitico Fabregat prosigue la producción de azúcar refino en la presente zafra. (Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
En Zulueta, poblado perteneciente al municipio de Remedios, se ubica la refinería. (Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
En Zulueta, poblado perteneciente al municipio de Remedios, se ubica la refinería. (Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
El «Chiquitico Fabregat» recibe azúcar crudo de su vecino ingenio Heriberto Duquesne. (Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
El «Chiquitico Fabregat» recibe azúcar crudo de su vecino ingenio Heriberto Duquesne. (Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
(Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
(Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
El empleo de la biomasa como fuente de energía minimiza el gasto de petróleo. (Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
El empleo de la biomasa como fuente de energía minimiza el gasto de petróleo. (Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
La industria remediana inició sus labores a mediados de enero. (Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
La industria remediana inició sus labores a mediados de enero. (Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
(Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
(Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
(Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
(Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
Del ingenio Chiquitico Fabregat sale azúcar refino para las provincias centrales de Cuba. (Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)
Del ingenio Chiquitico Fabregat sale azúcar refino para las provincias centrales de Cuba. (Foto: Arelys María Echevarría Rodríguez/ACN)

Se han publicado 11 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • feliz

    Excelente trabajo con una profundidsd e integralidad impresionante. El colectivo de Chiquitico es merecedor de estos elogios por su consagracion, espiritu de lucha contra las adversidades y vision de futuro. El polo diversificado de Remedios que incluye ademas a las unidades productoras de caña y del sistema apoyo, el central Heriberto Duquesne y la destileria ronera del mismo nombre constituyen uno de los polos mas prometedores del territorio

  • Raquez

    Encadenamiento productivos en esa región, con un colectivo de trabajadores consagrados al trabajo a pesar de las dificultades, que obtienen buenos resultados en la producción de azúcar blanca, glucosa, vinagres, sirope. etc

  • agrizet

    A pesar de las adversidades epidemiológicas que deja el virus SARS-CoV-2 causante de la COVID-19, los trabajadores de la refinería Chiquitico Fabregat, se levanta erguida y con sus innovaciones y salen adelanta en la producción de azúcar refino y sus derivados. Felicidades para ese colectivo de trabajadores

  • Franz

    La mejor respuesta productiva en estos tiempos de adversidades epidemiológicas la han dado los trabajadores de la refinería Chiquitico Fabregat. Nuestro reconocimiento a este Colectivo.

  • Zenia

    A pesar de todas las dificultades que enfrentamos, hay que continuar mejorando las producciones, es muy necesario para la economía de nuestro país.

  • BDPZ

    Importante también Azucareros es velar por la calidad del azúcar y de nuestras producciones diversificadas y A Cumplir con la zafra a pesar de las adversidades.

  • Zulueta

    Felicidades a los trabajadores de la Refinería Chiquitico Fabregat "El reloj Zulueteño"

  • Lisandro Martin

    Excelente material, recordó con orgullo mis primeras experiencias laborales en un central que lucha y se mantiene frente a las adversidades. Un saludo especial a los trabajadores del sector turístico que decidieron extender su mano en auxilio de esta emblemática refinería.

  • Adalberto Perez

    creo que el central era el san agustin mi abuelo trabajaba en el central asi como muchos de zulueta chiquitico evivia a una cuadra de micasa jugabamos juntos cuando niños d mas tarde yo me mude para REMEDIOS zulueta no tenia terreno de pelota despues del famoso equipo de los Molineros de zulueta que jugaron contra los mejores equipos amateur nacionales e internacionales

  • Adalberto Perez

    Por favor lo pueden publicar para que los mas jovenes conoscan algo del pasado

    • Pedro Francisco Vidal Rivas

      Ahí trabajó mi padre, un tío,trabajé yo y ahora mi hijo Pedro Luis ingeniero industrial, jefe de brigada de mantenimientos, no mencionado en ese trabajo,más en estos tiempos de tantas carencias de recursos, buen trabajo periodístico, falto el mantenimientos, gracias a ese equipo funciona esa mole de hierros muy cansados y viejos