El «Quintín Bandera» se incorporará a la nómina de cumplidores

El ingenio de Corralillo será el sexto de Villa Clara que rematará sus compromisos de fabricación. La provincia continúa con sus aspiraciones de alcanzar su plan de producción.

Central Quintín Banderas, Corralillo
El ingenio de Corralillo, nuevamente entre los baluartes azucareros de la provincia. (Foto: Archivo de Vanguardia)
Visto: 2134

Abogaron algunos por lo objetivo, y los cálculos matemáticos, al apostar por otro ingenio de Villa Clara en la lista de cumplidores del plan técnico-económico en la fabricación de azúcar. Otros, a pesar de los esfuerzos de los trabajadores del sector y en medio de estrictas medidas higiénico sanitarias de enfrentamiento a la enfermedad causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2,  tendieron la vista hacia el escepticismo.

Ya no hay dudas. Ni la terrible pandemia que azota al mundo, y que en parte también toca a los cubanos, frena el empuje que desde «Quintín Bandera» (Corralillo), se despliega en la elaboración de crudo-refino, proceso que ocurre con particularidad única en una entidad de ese tipo en la provincia.

Al amanecer de este martes completarán las 30 000 toneladas de azúcar blanca, dijo a Vanguardia Onel Pérez González, jefe de fabricación en ese ingenio.

Precisó que durante la zafra logran un positivo balance de 1.8 t de biomasa por 1 de refino. Utilizaron petróleo, la escasa fuente de energía fósil no renovable, en momentos de limitaciones de bagazo  procedente de «Héctor Rodríguez» (Sagua la Grande) y de paja, y también se autoabastecieron de electricidad y mantuvieron aportes al sistema nacional.

No solo será el cumplimiento del programa de refino, al cual después adicionarán otras 15 000 toneladas por encima del encargo ya satisfecho. También al amanecer del miércoles se incluirán en la nómina de los abanderados del sector. Será el sexto central villaclareño que rebasará su plan de crudo, momento en el cual rematarán las 25 060 t, según declaró Pérez González.

Antes alcanzaron sus respectivos propósitos «Heriberto Duquesne» (Remedios), «Héctor Rodríguez» (Sagua la Grande), «Carlos Baliño» (Santo Domingo), «Panchito Gómez Toro» (Quemado de Güines), así como «Ifraín Alfonso» (Ranchuelo), y solo quedarán las insatisfacciones de los desempeños de «José María Pérez» (Camajuaní), paralizado hace un tiempo, y «Abel Santamaría» (Encrucijada), que aún continúa moliendo.

La provincia, mayor productor del país, tiene su plan de azúcar a más del 93% de ejecución, y aunque los procesos fabriles se afectaron con las precipitaciones ocurridas en los últimos días, todavía continúa con sus aspiraciones de arribar a la término propuesto. De igual modo se afianzará en el transcurso del año las terminaciones de derivados destinados a mercados nacionales y foráneos, así como las encomiendas en las  siembras de caña y de cultivos varios.

Se han publicado 2 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Pedro Diego Perez Morales

    Habra que rogar por Dios que el agua deje unos dias mas para ver si ya con los que cumplieron y un aventon del abel puede ligrsrse el 20 de mayo poder lograr el plan provincial y dejar ese lunar incumplidor.
    La provincia ha trabajado para cumplir en tiempos de pandemia que en mi opinión es un logro y ha sido mejor que la agricultura que no llena de 10 productos una placita y parece que la contratación y el acopio no andan bien como que siempre han tenido fallas pero el pueblo no come planes ni promesas y no se donde se meten los 900 millones de usd que otorgó el gobierno porque el delegado de Villa clara plantea que hay carencia de todo.
    Hay que hacer de la petición una norma porque Villa clara siempre ha sido cumplidora.
    Las placitas no son MAE y los barrios como karakatey y loma de belen reciben poco de acopio y ya ni carretillas hay. Confiemos en nuestro gobierno.

  • Pool

    Estoy de acuerdo con Pedro Diego Perez Morales.
    Pero lo que sucede es que se ha puesto en evidencias que la agricultura estaba muy mal.
    Las tierras que ahora se están recuperando, debieron haberse recuperado mucho antes. Es triste que nos hayamos dado cuenta de eso en estos difíciles momentos. Pero no es muy tarde para hacerlo. Lo que hace falta es que en el futuro se mantenga.