Casas Mujer y Familia, remembranzas en sus 30 años

Este 8 de septiembre se cumplen 30 años de la creación de la primera Casa de Orientación a la Mujer y la Familia en el país.

Entrega de la Orden Mariana Grajales (post mortem) a familiares de Brenda Aguilera.
Yudí Rodríguez Hernández, presidenta del Consejo de Defensa Provincial y primera secretaria del Partido en Villa Clara, entregó la Orden Mariana Grajales (post mortem) a los familiares de Brenda Aguilera Duarte. (Foto: Ramón Barreras Valdés)
Visto: 472

Aquel proyecto nacido en Villa Clara con el objetivo de perfeccionar el desarrollo social a partir del aporte conjunto de mujeres y hombres creció, y llega a sus 30 años bajo la concepción de las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia (COMF) extendidas a todo el país.

Iris Menéndez Pérez, expresidenta de la Federación de Mujeres Cubanas en Villa Clara y delegada del Icap en la provincia.
«Desde primer momento a Vilma le interesó el proyecto de las Comf y ofreció valiosos aportes», precisa Iris Menéndez. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

Fue una idea muy bien pensada que tuvo como antecedente la Cátedra Mujer y Desarrollo, del entonces Instituto Superior Pedagógico Félix Varela, a partir de investigaciones y estudios de problemáticas relacionadas con las féminas y su entorno familiar durante la década de los 80, y años después se unió, con sus aportes, la homóloga de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas.

Estas experiencias resultaron analizadas por la eterna Presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), Vilma Espín Guillois, quien las unió a otras vividas por ella en Alemania para avalar el nacimiento de la idea. Así el 8 de septiembre de 1990 se hizo realidad la primera Casa de este tipo en el país, ubicada en el reparto santaclareño de la Vigía.

Hoy, desde allí, afloraron recuerdos, se habló de resultados con beneficios comunitarios para la familia, y dos de sus fundadoras revivieron momentos especiales.

Como máxima dirigente femenina de Villa Clara en aquellos tiempos, Iris Maura Menéndez Pérez aludió a la colaboración de múltiples especialistas que de manera voluntaria conformaron los equipos para diseñar programas adecuados para la mujer, pero que sirvieran también como integradores del núcleo familiar y se generalizaran por todos los municipios de la provincia.

Quien guía en la actualidad los destinos del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) recordó la participación de Vilma. Ella visitó la COMF poco después de constituida, e Iris desempolvó las anécdotas de aquel encuentro con jóvenes ya que entre las aspiraciones de la dirigente siempre estuvieron presentes los intereses de la adolescencia, su formación, al tiempo que concedía especial atención a la educación artística, sobre todo al fomento de las agrupaciones corales, y la vinculación de los niños con las escuelas de arte.

Por su parte Cándida Orizondo Crespo, también fundadora de la Casa y en la actualidad jubilada de la Universidad Médica del territorio, destacó la obra de Brenda Aguilera Duarte, recientemente fallecida, como esa persona que, a su entender, constituyó la materialización de la prevención social.

Cándida Orizondo, fundadora de la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia de Santa Clara, primera fundada en Cuba.
Cándida Orizondo: «No se puede hablar de prevención social en la provincia sin la obra de Brenda Aquilera». (Foto: Ramón Barreras Valdés)

«Un ser excepcional —dijo— que nos enorgullecemos por haberla tenido, y que a partir de su acción fue motor impulsor para las COMF. Por ello Brenda no se ha ido. Ella está».

Un momento emotivo transcurrió con la entrega a sus familiares de la Orden Mariana Grajales (post mortem) conferida por el Consejo de Estado a propuesta del Secretariado Nacional de la FMC. Yudí Rodríguez Hernández, presidenta del Consejo de Defensa Provincial y primera secretaria del Parido en Villa Clara, la entregó a sus seres queridos.

Como parte del programa hubo reconocimientos para un grupo de fundadores, así como una mención al Día Internacional del Periodista. En el aniversario 135 del teatro La Caridad, de Santa Clara, correspondió a Nely Valdés Toledo, quien guiara la Cultura villaclareña por varios años, destacar la trascendencia del coliseo para la ciudad y el acervo del país, al tiempo que elogió a Leyda Quesada Quesada como activa promotora y dotada de un sentido extraordinario a fin de consolidar los buenos proyectos del arte.

Importantes agrupaciones corales de la ciudad matizaron el encuentro de una modalidad que ha logrado espacios creados por la FMC para consultorías individuales de ITS-VIH-sida, las concernientes a las adicciones, educación sexual, o programas de adiestramiento en disímiles oficios que posibilitaron la incorporación al estudio o al trabajo de personas desvinculadas, sin apartarse de la constitución de los Tribunales de Familia dirigidos a la mediación ante disyuntivas con menores.

Marisol García Cabrera, en representación del Gobierno Provincial, compartió este momento de vivencias y realidades necesarias para asumir nuestro tiempo.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.