Vitalizar la montaña

A pesar de las adversidades, para las autoridades de la provincia la prioridad es el pueblo. Por tal motivo, la primera secretaria del Partido en Villa Clara, Yudí Rodríguez Hernández, y un equipo de funcionarios recorrieron territorios de Manicaragua. 

Para Yudi Hernández Rodríguez, Primera Secretaria del Partido en Villa Clara, saber qué piensa la población y cuáles son sus preocupaciones supone una prioridad. (Foto: Dayana Darias Valdés)
Visto: 659

Llegar hasta los lugares más intrincados y de difícil acceso en Villa Clara sigue siendo una prioridad para las autoridades en la provincia. En recorrido encabezado por la primera secretaria del Partido, Yudí Rodríguez Hernández, se visitaron diferentes poblados pertenecientes al municipio de Manicaragua.

Palo Prieto, Quiebra Hacha, Las Cajas, El Manguito y Arroyo Seco fueron las comunidades a las que se dirigió José Raúl Arias, funcionario del PCC, con el propósito de supervisar el desarrollo correcto de todos los procesos en las distintas esferas.

Muchas comunidades cercanas a Manicaragua, como Palo Prieto y El Manguito, carecen de medios de transporte estables, por lo que trabajadores y pioneros se trasladan a caballo. (Foto: Dayana Darias Valdés)

Luego de un largo período de lluvias provocadas por el fenómeno meteorológico Eta, el acopio de leche se vio afectado. Por abruptos caminos, castigados por el sol y el polvo, los pobladores de la región se mueven por el lomerío con la sobriedad de quienes no exigen mucho de la felicidad.

Este es el aire de satisfacción que se respira en la escuela primaria Granma, en El Manguito. Con una matrícula de 33 estudiantes, los profesores y trabajadores del centro se muestran orgullosos, ya que su labor educativa solo se interrumpió mientras duró la tormenta y los pioneros regresaron de inmediato a las aulas. Son estos niños de pañoletas azules y rojas quienes resguardan el obelisco en honor de Antonio Maceo y Máximo Gómez Báez.

Aunque el estado material de las escuelitas no es óptimo, el sentir de los profesionales que allí laboran las convierte en espejo de la zona. (Foto: Dayana Darias Valdés)

En un escenario dibujado a verdes, los centros de Salud garantizan la vida en las montañas del Escambray. Servicios farmacéuticos se crecen a través de la explotación de la medicina verde, y desde la consulta del joven doctor de la comunidad, una embarazada de 37 semanas se deshace en elogios. Claro, ni los consultorios ni las farmacias de estas zonas montañosas escapan de la carencia de medicamentos e hipoclorito de sodio.

Lo más preocupante a ojos de José Raúl Arias y los periodistas que con él llegamos a las principales locaciones de las comunidades, resultó el desabastecimiento de las bodegas. Los estantes vacíos realzan un panorama gris que, según cuentan trabajadores y pobladores, emergió luego de la llegada de la COVID-19.

El desabastecimiento de las bodegas resultó un factor común durante el recorrido. Productos como el cloro fueron reclamados en distintas entidades. (Foto: Dayana Darias Valdés)

La panadería de Arroyo Seco fue otro de los lugares que mayor impacto causó durante el recorrido. Con condiciones higiénico-sanitarias desfavorables, un local maltratado severamente por las lluvias ofrece servicios gastronómicos a la población. Fue el propio funcionario Arias quien tomó en sus manos seis panes y los colocó sobre la balanza para descubrir un faltante de 120 gramos, equivalentes a aproximadamente 20 gramos menos por pan.

Las condiciones en las que se elabora el pan en Arroyo Seco no son adecuadas, ya que el local de la panadería presenta filtraciones, incluso dentro del horno. Sin embargo, se identificaron otras deficiencias que deberían solucionarse a nivel de entidad. (Foto: Dayana Darias Valdés)

Productos agrícolas cultivados en esas tierras se llevan hasta el punto de venta de Arroyo Seco, donde se venden a la población a precios asequibles, por ejemplo, la libra de malanga a 4.20 CUP y la de calabaza a 0.70. Sin embargo, el administrador de la entidad nos cuenta que las ventas son bajas.

Salir al camino y detenerse en los claroscuros del panorama no resulta complejo cuando las sonrisas y el buen trato se abren paso en las cercanías de Manicaragua. Su gente, con la fe y la entereza de quien vive y ama la montaña, acrecienta los ánimos y su tono esperanzador me hace a creer en aquello que dijo una vez el General de Ejército Raúl Castro Ruz: «Sí se pudo, sí se puede y sí se podrá».

Se han publicado 3 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Ciudadano

    Tengo fe en que con estas visitas se revierta con mayor rapidez la situación de las zonas afectadas. Es vital dar un seguimiento continuo para acelerar el proceso de recuperación.
    Muchas cosas no dependen del nivel de recursos disponibles. Es frecuente ver que algunas deficiencias se deben a factores humanos, y es necesario “no sacarles el pie”.
    Por ejemplo, como se dice en el artículo al referirse a la visita a una panadería:
    “Fue el propio funcionario Arias quien tomó en sus manos seis panes y los colocó sobre la balanza para descubrir un faltante de 120 gramos, equivalentes a aproximadamente 20 gramos menos por pan.”
    Esto no solo sucede en Arroyo Seco. En muchos municipios sucede durante todo el año y no se toman acciones para erradicarlo.
    Ahora pregunto:
    ¿Qué medidas se tomaron con esos panaderos?
    Si, porque eso es robarle a la población. Y tiene más connotación hacerlo en medio de desastres naturales.
    Si se deja impune, sin dudas volverán a hacerlo, sobre todo si están en una zona alejada donde no hay muchas inspecciones.

    • Juan...

      Realmente se agradece a la Secretaria del PCC en la provincia su empeño en gestionar la solución de los problemas en lugares tan intrincados que merecen la mejor atención durante todo el año porque de ahí salen productos exportables como el café y el tabaco. Por eso también pido que se revisen las condiciones de trabajo y la existencia de todo lo que les hace falta para que cumplan con la calidad requerida. Este no es trabajo de Yudí y sí el trabajo diario de los gobernantes y entidades vinculadas a la región.

      Esos males detectados no tienen nada que ver con la geografía ni la presencia de inspectores ni de dirigentes. Recorra Santa Clara que verá peor calidad y bajo peso de lo que se vende a precios abusadores (me refiero al propio estado en la llamada Cadena y mercados estatales).
      Al recorrer Santa Clara podrá darse cuenta de que esos lugares son muy visitados por inspectores y dirigentes (o sus tracatanes multioficio) que usted los puede identificar porque salen con sus mochilas y/o maleteros de los carros -estatales, con el logotipo de las organizaciones a que pertenecen- cargados delante de todos los que hacen la cola (y los que la organizan) para ver si alcanzan algo (y cuando se clasifica sólo puedes comprar el máximo establecido).

  • Pedro Diego Perez Morales

    En arroyo seco sobran productos que según este comentario no se venden; pero en santa clars ha y in déficit del 95% de productos agrícolas y no se sabe cuando se normalizar ahora que la comercialización esta abierta