Servicios hoteleros en la lucha contra la Covid-19 (+Galería)

Villa Clara cuenta con un total de 90 habitaciones en los hoteles Los Caneyes y La Granjita para aislar a los viajeros internacionales que arriban al país.  

(Foto: Carolina Vilches Monzón)
Visto: 4031

Desde el pasado 6 de febrero, tres provincias de nuestro país abrieron centros de aislamiento y hoteles que acogen a viajeros internacionales. Estas instituciones se encuentran en las provincias de Guantánamo, Santiago de Cuba y Villa Clara.

Alexander Romero Alfonso, director general el Complejo Hotelero Los Caneyes, explicó a Vanguardia cómo han funcionado las entidades villaclareñas desde su apertura para quienes arriban al país. «Tenemos un total de 90 habitaciones a disposición de los clientes (70 pertenecientes a Los Caneyes y 20 en La Granjita). Además, esta última cuenta con otro grupo destinado a un hospital habilitado en la institución».

Alexander Romero Alfonso, director general el Complejo Hotelero Los Caneyes. (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Al arribar a Cuba, los clientes son trasladados de forma inmediata a una de estas entidades. «Llegan con un primer PCR que se realiza hasta 72 horas antes, se hace un segundo en el aeropuerto y al quinto día un equipo de Salud les realiza otro a los viajeros que se encuentran en las instalaciones», explicó el Dr. Carlos Morales Núñez, médico intensivista al frente de los servicios médicos en La Granjita.

En el puesto de mando médico de La Granjita, se efectuán turnos de 24 horas para mantener la vigilancia epidemiológica sobre los clientes. (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Hasta el 3 de marzo a Villa Clara habían llegado 246 internacionales; de ellos, 136 positivos asintomáticos, que recibieron atención médica de forma inmediata. Para garantizar el bienestar de las personas que realizan su aislamiento allí, se trabaja arduamente. Según la Dra. Yadixy Luzardo Sánchez, jefa de los Servicios Médicos de Los Caneyes: «Se realiza la pesquisa activa y la vigilancia epidemiológica cumpliendo todas las medidas establecidas por la dirección del país. Contamos con grupos que efectúan turnos de 24 horas (compuestos por un médico y una enfermera)».

Por su parte, Diana Ló­pez Mesa, especialista en Calidad, explicó que cada cliente es atendido de forma personalizada: «Las habitaciones se limpian a diario, todo el personal labora con los medios de protección necesarios y se ofrece un servicio de habitaciones con el que nuestros clientes manifiestan altos niveles de satisfacción, incluso, pueden elegir los alimentos que desean consumir».

De los Estados Unidos llegó Eraisy Liset Herrera Díaz con su bebé Adriel; ambos esperan los resultados de su PCR en La Granjita. «Llevamos 48 horas aquí y el tratamiento ha sido excelente. Cada mañana llaman desde recepción para saber si necesitamos algo y personalizar la comida del niño. La atención de los doctores ha sido excepcional», cuenta.

La Dra. Milagros Jiménez López, quien presta servicios en Los Caneyes, explicó que desde que comenzaron a trabajar con arribados, han llegado distintos grupos de pacientes con situaciones de vulnerabilidad: niños, adultos mayores, personas con enfermedades crónicas… Explica: «Si un cliente muestra algún problema de salud que no tenga que ver con el coronavirus, también recibe atención».

La Dra. Milagros Jiménez López junto a la enfermera Lesvia Carvajal. (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Desde la puerta de una de las habitaciones, José Ramón Pérez Corredera saludó al equipo de Vanguardia y aseveró: «En nuestro país no es lo mismo que allá afuera; lo que nos enseñan aquí vale oro».

La limpieza y el rigor con que se cumplen los protocolos sanitarios en ambas instituciones hoteleras resultan admirables. El subdirector de La Granjita, Onay Gómez Rodríguez, contó que en ocasiones se hace difícil preservar la disciplina y hacer que los huéspedes cumplan adecuadamente con el aislamiento. «Protestan porque quieren ingerir bebidas alcohólicas o salir de las habitaciones y bañarse en la piscina, por lo que tenemos que ser en extremo responsables y cuidadosos, explicarles bien por qué seguimos medidas estrictas. Al final, la única manera de sobrellevar esta situación es ofrecer servicios de calidad, que se sientan complacidos y cómodos. Muchos de ellos, luego de pasar, ya sea por el hotel o por el hospital que tenemos aquí, se comunican con nosotros para agradecer por las atenciones, quedan encantados con la naturaleza y aseguran que cuando todo esto pase volverán para disfrutarla a plenitud».

El pago por estos servicios lo cubre el seguro médico de cada cliente e incluye todas las atenciones que se brindan a nivel institucional, desde el transporte hasta la alimentación.
Al cumplirse un mes desde que se aplica esta medida en la región central del país, solo se puede hablar de resultados positivos que han propiciado una ligera disminución de casos de la COVID-19. Lo primordial continúa siendo la responsabilidad de todo el personal que hace posible que estos hoteles mantengan una rutina de trabajo intensa, en aras de vencer una de las mayores batallas a la que jamás nos habíamos enfrentado.

Servicios hoteleros en la lucha contra la Covid-19

Los doctores Alejandro Lorenzo Hidalgo, especialista de Primer Grado en Medicina Interna; René Medina Díaz, especialista médico general integral, y Carlos Morales Núñez, médico intensivista, integrantes del equipo de Servicios Médicos del Hotel La Granjita. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Los doctores Alejandro Lorenzo Hidalgo, especialista de Primer Grado en Medicina Interna; René Medina Díaz, especialista médico general integral, y Carlos Morales Núñez, médico intensivista, integrantes del equipo de Servicios Médicos del Hotel La Granjita. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Tania Hernández Pérez es la enfermera a cargo del personal de salud y área epidemiológica en el hotel La Granjita. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Tania Hernández Pérez es la enfermera a cargo del personal de salud y área epidemiológica en el hotel La Granjita. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Hasta el personal de mantenimiento tiene que mantener las más estrictas medidas de protección. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Hasta el personal de mantenimiento tiene que mantener las más estrictas medidas de protección. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Eraisy Liset Herrera y su bebé Adriel están aislados en La Granjita. Ella asegura haber recibido un trato inmejorable y toda la atención requerida. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Eraisy Liset Herrera y su bebé Adriel están aislados en La Granjita. Ella asegura haber recibido un trato inmejorable y toda la atención requerida. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Diana López Mesa, especialista de calidad en el hotel Los Caneyes. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Diana López Mesa, especialista de calidad en el hotel Los Caneyes. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
La Dra. Yadixy Luzardo Sánchez está al frente del equipo médico en Los Caneyes. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
La Dra. Yadixy Luzardo Sánchez está al frente del equipo médico en Los Caneyes. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Grettel Ramírez Arbona, estudiante de la UCLV, trabaja en Los Caneyes llevando las estadísticas de los aislados. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Grettel Ramírez Arbona, estudiante de la UCLV, trabaja en Los Caneyes llevando las estadísticas de los aislados. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Aliesky Mendoza Alejo, viajero al que se le diagnosticó un forúnculo por el que ya había recibido tratamiento en Estados Unidos, terminó de recibir el tratamiento en Los Caneyes, y refiere sentirse muy complacido con las atenciones recibidas. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Aliesky Mendoza Alejo, viajero al que se le diagnosticó un forúnculo por el que ya había recibido tratamiento en Estados Unidos, terminó de recibir el tratamiento en Los Caneyes, y refiere sentirse muy complacido con las atenciones recibidas. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
José Ramón Pérez Corredera regresó de visitar a sus hijos. Dice sentirse muy complacido por el trato y orgulloso de ser cubano. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
José Ramón Pérez Corredera regresó de visitar a sus hijos. Dice sentirse muy complacido por el trato y orgulloso de ser cubano. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Lesvia Carvajal Rodríguez, enfermera, es la que se ocupa de obtener las muestras de todos los alimentos que reciben los huéspedes. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Lesvia Carvajal Rodríguez, enfermera, es la que se ocupa de obtener las muestras de todos los alimentos que reciben los huéspedes. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Es importantísimo mantener la higiene, por eso cuando cada viajero sale, Yudelkis Hernández Montelier, camarera de habitaciones, sabe que tiene que limpiar bien con cloro todas las superficies. (Foto: Carolina Vilches Monzón)
Es importantísimo mantener la higiene, por eso cuando cada viajero sale, Yudelkis Hernández Montelier, camarera de habitaciones, sabe que tiene que limpiar bien con cloro todas las superficies. (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Se han publicado 6 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Andy Lay González Corcho

    Adelante valientes, la Patria os contempla orgullosa.

  • Andy Lay González Corcho

    Me gustaría saber como es la rotación de los trabajadores pues di mi disposición a estar en un centro de aislamiento pero creo q de la forma en que esta planificado es un error pues dicen que daremos los viajes diario. Yo creo q lo correcto sería estar 14 días en el centro de aislamiento y al menos 7 en un centro de aislamiento. Soy trabajador de educación y estoy y sigo y seguiré dispuesto a estar en la primera línea de combate. Gracias.

  • Loro

    Excelente trabajo que realizan los trabajadores del turismo del Hotel Los Caneyes y Grangita en una batalla por preservar la salud del pueblo y poder mantener el contacto de la familia cubana los de aquí y los de allá por el bien de todos en momentos muy difíciles.

  • Gabo

    Pero qué vicios, el que es alcohólico que espere el alta,piscina la verdad que el ser humano se vuelve un ser sin valores en plena pandemia piden cosas insignificantes ante el peligro. Pobres mortales.gracias valientes.

  • Yon

    Gabo el problema es tienen que tenerlos contentos porque el país está vacío sin turismo ni dinero además a diferencias tuyas ellos pagan un seguro en dólares que ayudan al país en muchos gastos que tiene y seguro seguro el país tiene a los extranjeros controlados que no salgan de ahí y si tienen síntomas no los dejan beber ..aparte que ellos tienen otras costumbres de estilos de vida que ahí que sobrellevar

    • X_X

      Ok