Insisten en proteger a la edad pediátrica próximo a la vacunación contra la COVID-19

Este proceso se realiza a manera de campaña de vacunación, para abarcar a la mayor cantidad de personas en el menor tiempo posible.

Niña recibe la vacuna contra la COVID-19.
La vacuna no es para evitar el contagio con el SARS-CoV-2, por lo que se hace necesario continuar las medidas establecidas en cada protocolo. (Foto: Tomada de Internet)
Visto: 739

Próximo a iniciar la vacunación contra la COVID-19 en edades pediátricas, se hace necesaria la protección al máximo de este grupo poblacional en cada familia, para evitar condiciones que conspiren contra el esquema de vacunación establecido.

Así lo afirmó la Dra. Susset Pérez Parra, jefa de promoción de Prosalud del Minsap, al referirse a procesos infecciosos y de otra índole que pudieran aparecer antes y durante el período de inmunización.

La inmunización se realiza a manera de campaña de vacunación, con el propósito abarcar a la mayor cantidad de personas en el menor tiempo posible, destacó.

Para garantizar cada detalle se ha establecido una estrategia conjunta entre los ministerios de Educación y Salud Pública. Por ello cada núcleo familiar debe estar bien informado, y serán las escuelas las encargadas de comunicarles la fecha de la convocatoria y la institución a la que deberán dirigirse.

Cada menor debe estar acompañado por sus padres en el momento de la inmunización y llevar su carné de identidad o tarjeta de menor.

Los vacunatorios serán exclusivos para estos grupos, y una vez que concluya la vacunación en niños, procederán con los profesores y personal de las instituciones estudiantiles.

Se insiste en respetar los horarios de asistencia con el propósito de evitar aglomeraciones, tanto en espera del instante de la vacuna como en las salas de observación. Estas velarán por las reacciones adversas, y en caso de alguna complicación aguda que no pudiera ser manejada en el sitio, se trasladará al paciente a los hospitales pediátricos de referencia.

Queda claro que las vacunas contribuyen a disminuir las posibilidades de enfermar, ayudan a la respuesta inmune, y evitan las formas graves o el desenlace fatal.

La especialista fundamentó que esta campaña en niños resulta de primer orden ante la presencia de variantes más peligrosas y virulentas. Aun en las formas asintomáticas de la enfermedad existen grandes posibilidades de transmitir el virus.

También aclaró que si bien las manifestaciones leves y moderadas son muy similares a las experimentadas por los adultos, no puede descartarse la existencia del síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (MIS-C), que deviene afección grave con consecuencias lamentables y secuelas múltiples, incluso, en salud mental.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.