Mujeres en el epicentro del barrio

La revitalización en el accionar de la FMC devino centro del seminario nacional de la organización realizado en Villa Clara. 

Seminario nacional de la FMC, presidido por su secretaria general en el país, Teresa Amerelle Boué.
Temas medulares para el ejercicio de la mujer y las transformaciones en los barrios fueron abordados durante el seminario nacional. (Foto: Ramón Barreras Valdés)
Visto: 1394

Cambiar la manera de actuar y atemperarla con los intereses actuales de las féminas en las barriadas constituye prioridad para el necesario rescate del trabajo en la base, liberado de métodos obsoletos.

Esa revitalización, basada en nuevos saberes e iniciativas, devino centro del seminario nacional de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), en el que se abordaron las estrategias dirigidas al fortalecimiento de la labor de la organización.

Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la FMC, preside el seminario nacional de la organización en Villa Clara.
Teresa Amarelle Boué, máxima dirigente femenina en Cuba, insistió en fomentar la participación de las mujeres en el barrio. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

Teresa Amarelle Boué, miembro del Buró Político y secretaria general de la FMC en el país, junto al resto de su secretariado, interactuaron con las villaclareñas a fin de impulsar las acciones, sobre la base de que unas comunidades funcionan y en otras refieren que la FMC solo es «para cobrar».   

¿Y se han preguntado las residentes en el área cómo cambiar ese panorama? Por ello encontrar el epicentro de las problemáticas en el barrio reclama actuación y no quedar de brazos cruzados sin soluciones.

Habrá que actualizar el quehacer cotidiano con iniciativas novedosas, personalizar las gestiones y encontrar los antídotos ante las debilidades, sin que constituya un propósito unilateral de las federadas, sino de todos:  las familias, del resto de las organizaciones, los hombres, los líderes y activistas comunitarios y de cada uno que sienta su lugar de convivencia como la patria chica.

La mirada va más allá, porque el Programa Nacional de Adelanto de la Mujer persigue la justicia social. En este propósito se encamina a  barrer los obstáculos o barreras de género, que impiden el desenvolvimiento de las féminas y atentan contra su empoderamiento, al minimizar sus capacidades, tanto en el plano individual o colectivo.     

Para llegar a la meta, la lucha femenina debe tener como premisa la igualdad de derechos y oportunidades de mujeres y hombres. Por tanto, es necesario conocer más sobre la violencia, estudiar el contexto nacional e internacional, sin apartarlos de esas múltiples trabas que hacen más complejo el batallar cotidiano.

Sería estimulante que en todos los barrios primara la atención a las personas vulnerables, apoyar a los ancianos y a quienes viven solos. Tampoco olvidarse de aquellos niños con dificultades en el aprendizaje o derivadas de la disfunción existente en su familia e impulsar el trabajo comunitario sobre la base de ayuda y cooperación.

Todo lo que ocurra en una comunidad resulta de interés compartido, y uno de los tantos retos es no dejar que los múltiples problemas envejezcan. Si ello ocurre es porque no se actúa a tiempo, o porque muchas veces demora la notificación a las partes competentes, y es imposible darle la respuesta ágil que demanda.

En medio de todo, la FMC estudia las modificaciones en bloques y delegaciones como estructuras de base llamadas a ajustarse a las características de las circunscripciones y consejos populares donde están ubicadas.

El encuentro, compartido, además, por Osnay Miguel Colina Rodríguez, integrante del Buró Provincial del PCC, insistió en las acciones inmediatas, entre ellas, la de potenciar el trabajo en equipo para abordar de conjunto la realidad de las comunidades, sin descuidar la ejemplaridad de los líderes.

Es intención crear espacios de las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia (COMF) en las propias barriadas. Allí donde se conoce el perfil de sus ciudadanos, las dificultades de cada familia, la supervivencia de los rasgos machistas, las manifestaciones delictivas, de violencia, indisciplinas... Otros espacios ya existentes en el radio de acción que insistan, a la vez, en el fortalecimiento de los valores.

Mabel Dipotec Mollinedo, federada de Villa Clara.
Mabel Dipotec Mollinedo, con reconocido aval en la Fiscalía de Villa Clara, dejó claro que las mujeres no renunciarán a sus conquistas ante cualquier patraña desestabilizadora. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

Y quedó claro que las mujeres defenderán cada una de sus conquistas. En este sentido Mabel Dipotec Mollinedo, una mujer negra que en su Cuba pudo cumplimentar el sueño de hacerse fiscal, lo dejó definido: «La fidelidad de las villaclareñas se reafirma de nuevo ante cualquier contingencia que se quiera imponer».

Temas como la participación en los debates del Anteproyecto del Código de las Familias, la preparación para las elecciones del Poder Popular y el proceso de Rendición de Cuentas del delegado a sus electores, figuraron entre los aspectos tratados que remarcan las posibilidades de tender manos a quienes lo necesitan apoyados en el impulso a la igualdad de género.

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • milagro

    Las mujeres Villaclareñas y cubanas defenderemos nuestras conquistas al precio que sea necesario eso que no lo dude nadie. valientes e intrépidas como siempre