Inivit, vanguardia de la vida

El Instituto de Investigaciones de Viandas Tropicales (Inivit) logra 26 años consecutivos como Vanguardia Nacional.

Entrega al Inivit del certificado por 26 años de Vanguardia Nacional.
Néstor Hernández Martínez, secretario general del SNTAFT, entregó a la dirección del Inivit y a la representante de su Buró Sindical el certificado que acredita la condición de Vanguardia Nacional por 26 años consecutivos. (Foto: Ricardo R. González)
Visto: 1295

Una de las mayores fortalezas que atesora el Instituto de Investigaciones de Viandas Tropicales (Inivit) es la de crear, producir e innovar, y, a la vez, convertirse en esa universidad del conocimiento que llega a los productores en busca de mejores resultados a partir de la interacción con quienes labran la tierra.

La Dra. Mariluz Folgueras Montiel tras recibir la orden Lázaro Peña de II grado.
La Dra. Mariluz Folgueras Montiel conversa con Julio Morales Verea, máximo dirigente obrero en Villa Clara, instantes después de recibir la orden Lázaro Peña de II grado. (Foto: Ricardo R. González)

Así, la institución, radicada en el municipio villaclareño de Santo Domingo, ha trazado su camino, y por 26 años consecutivos logra la condición de Vanguardia Nacional del Sindicato de Trabajadores Agropecuarios, Forestales y Tabacaleros (SNTAFT).

La historia la escribe su colectivo al vencer los retos impuestos en todos los tiempos, al enfrentar el azote de plagas a los cultivares, las carencias de insumos y compartir los saberes relacionados con el uso de métodos biológicos que no atenten contra el medio ambiente.

Entre esas edificaciones, caracterizadas por mantener la cultura del detalle, aparecen resultados integrales en las investigaciones, en la consagración al trabajo, en el apoyo al sector productivo, y en ese afán de mejorar la variedad alimenticia en la mesa del cubano, aunque la responsabilidad no recae unilateralmente en ellos.

La vida transcurre en un escenario complejo para lograr los objetivos; sin embargo, sus hombres y mujeres vencen obstáculos a pesar de que no están satisfechos, como expresara el Dr. Sergio Rodríguez Morales, al frente de la entidad, al hablar de los saldos del pasado año.

De ese empeño colectivo salen los más de 700 resultados científicos y la generalización de un grupo de ellos, como el nuevo clon de boniato B-50 (Ipomoea batatas (L.) Lam.), en un país que planta anualmente unas 50 000 ha del tubérculo, con una producción estimada de 220 000 t, que representa el 18 % del consumo per cápita de viandas.

La investigadora Carmen Pons Pérez, galardonada con la Medalla Jesús Menéndez.
La investigadora Carmen Pons Pérez, galardonada con la Medalla Jesús Menéndez. (Foto: Ricardo R. González)
Imposición de la medalla Marcos Martí a cinco trabajadores del Inivit.
Medalla Marcos Martí para cinco trabajadores. (Foto: Ricardo R. González)

La mirada no escapa de los cultivares de boniato como fuente de exportación y algunos clones de yuca, ni tampoco del aporte al país de semillas de malanga, calabaza, fruta bomba y de unos 900 esquejes del propio boniato.

No menos importantes resultan las variedades de plátano y banano, en las que el centro se consolida como verdadera potencia,  lo cual constituye una garantía en el enfrentamiento a la consecuencias del cambio climático. También satisface que el Inivit constituya la única institución cubana que disponga de semillas de fruta bomba.

Entre surcos y laboratorios

Qué hacer en un mundo en el que aparecen  plagas y enfermedades devoradoras de los cultivares cuando se cierran las puertas para adquirir tecnologías. El desarrollo del intelecto ya logra respuestas efectivas con medios biológicos.

En este sentido figura el manejo integral de la sigatoka negra, causada por el hongo Mycosphaerella fijiensis, y que por los estragos que provoca en el plátano y el banano, entre ellos, la madurez prematura del fruto, es la principal limitante productiva de este cultivo en el orbe.

Diosdada Gálvez, autora principal de trabajo merecedor del Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba.
Uno de los premios nacionales de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC) recayó en un colectivo de la institución dominicana. Su autora principal es Diosdada Gálvez Guerra, quien recibió, además, el lauro provincial de Mayor Impacto Económico y Social conferido por la ANIR. (Foto: Ricardo R. González)

Tampoco escapan los daños ocasionados por el tetuán del boniato, una plaga muy agresiva que demanda el empleo de feromonas sexuales o sustancias químicas que, a manera de trampas, emiten el olor de la hembra del insecto cuando está en celo.

Cuba adquiría las feromonas en el mercado internacional, pero el consorcio fue comprado por una entidad norteamericana que prohibió la compra a la mayor de las Antillas, y por más de una década no pudo recibirlas.

Pero gracias a la integración de la comunidad científica, en el país se pudieron lograr estas sustancias químicas, que tienen la ventaja de no generar resistencia en las poblaciones de insectos y resultar de bajo impacto ambiental, a tal punto que unas 60 000 feromonas se han vendido a diferentes sitios del archipiélago.  

No hay plaga que ponga en tela de juicio la profesionalidad del colectivo, y se recuerdan las afectaciones en la malanga Colocasia (Colocasia esculenta). Luego de las investigaciones pertinentes, se concluyó que el agente causante de aquel panorama devastador en una zona de Cienfuegos era el Tarophagus colocasiae (M.), considerado un nuevo reporte para la fauna entomológica cubana.

Tras varios ensayos se determinó que el empleo de la tabaquina —obtenida a partir de desechos de tabaquería— propicia los mejores resultados para contrarrestar la plaga.

También, la utilización del raquis de los racimos de plátanos (Musa paradisiaca), otro residuo de cosecha sin utilidad, del cual se logra el lixiviado o líquido oscuro para su empleo ante determinadas bacterias y demuestra sus avales como controlador biológico por excelencia.

Trabajadores del Inivit ganadores del concurso nacional de la ANIR.
También recibieron estímulos los ganadores del Concurso Nacional de la ANIR en saludo al aniversario 45 de su constitución. (Foto: Ricardo R. González)

La pandemia ha imposibilitado la ejecución de programas establecidos; por ello, desde el pasado año fue preciso desplegar modalidades e iniciativas para no dejar de hacer ciencia.

«Una etapa en extremo compleja en la que perdimos valiosos compañeros debido al SARS-CoV-2, lo que nos comprometen a continuar el camino», al decir del Dr. Sergio Rodríguez, quien ratificó todos los esfuerzos por alcanzar la soberanía alimentaria y nutricional apoyados en la inteligencia individual en función de producir alimentos. A su juicio, habrá que conseguirlo con un pensamiento creativo y diferente, en aras de evitar importaciones y ampliar las exportaciones.

Antes de pronunciar las palabras de felicitación al colectivo, Néstor Hernández Martínez, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores Agropecuarios, Forestales y Tabacaleros (SNTAFT), entregó el certificado de Vanguardia Nacional a la dirección del Instituto y a Xiomara González Estrada, al frente de su Buró Sindical.

A la actividad asistieron Joaquín Bernal Rodríguez, miembro del Comité Central y diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular; José Raúl Arias Díaz, funcionario del Comité Provincial del Partido, y Luis Yoan Díaz López, primer secretario del Partido en Santo Domingo, entre otros dirigentes políticos, gubernamentales y de diferentes sectores.

Reconocimientos otorgados durante la celebración 

— Orden Lázaro Peña de II grado a la Dra. Mariluz Folgueras Montiel.

— Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC) al colectivo de autores de la innovación «Nuevos aportes para el incremento de la eficiencia en la propagación in vitro de aráceas». Y además, su autora principal, Diosdada Gálvez Guerra, recibió el Premio Provincial de Mayor Impacto Económico y Social que confiere la ANIR.

— Medalla Marcos Martí a Milagros Basail Pérez, Arletys Santos Pino, José E. González Ramírez, Joel Beovides García y Alfredo Valdés León, por los resultados en el trabajo y los años ininterrumpidos en el sector agropecuario.

— Medalla Jesús Menéndez a la investigadora Carmen Pons Pérez, por su destacada trayectoria como dirigente sindical.

— Reconocimiento a Dania Rodríguez del Sol y Yaselys Guillén López, por el aporte a la divulgación del quehacer de los innovadores y, a la vez, por ser ganadores del Concurso Nacional en saludo al aniversario 45 de la ANIR.

— Sello al Mérito Humanismo y Solidaridad, conferido por el Minsap a la Dirección Provincial de la Agricultura ante el apoyo brindado a los centros que trabajaron en el enfrentamiento a la COVID-19.

— Reconocimiento del Buró Sindical y de la dirección del Inivit a 46 trabajadores como vanguardias del centro durante el año 2020.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.