Un catalejo sobre la patria chica

Rumbo al balance provincial, en enero próximo, se necesita la construcción colectiva de un informe final que le ofrezca a la dirección política de Villa Clara una visión holística de las carencias y recursos para promover el desarrollo socioeconómico del territorio.

Ilustración de Alfredo Martirena sobre proceso de balance del Partido.
(Ilustración: Alfredo Martirena)
Visto: 989

Mientras más ojos y manos, mejor. Lo irrelevante de la nariz hacia el frente de algunos, podría ser cuestión esencial para otros. «Predicar» en tierra propia resulta asunto espinoso: nadie es capaz de controlar cada posible brecha, y la realidad que vivimos —plural, extremada y extrema, retadora y multimediada por escenarios privados y elementos externos de todo tipo— exige que el involucramiento de las máximas instancias gubernamentales y políticas en la cotidianidad de la ciudadanía constituya un ejercicio en el cual la cooperación genuina aporte a la edificación del país que merecemos.

Un abrazo inmenso el que se pretende. Necesariamente, lo que de allí surja tiene que parecerse a lo que somos, creemos y necesitamos. Reclamar, con respeto y razón, no es un acto de deliberado egoísmo en tiempos en los que el cinto ya dio tres vueltas y amenaza con seguir apretando: más se pierde cuando el inmovilismo cava y nos remata la apatía. Escuchar, entender y proyectar sobre la base de la verdad dicha y sentida por el pueblo, desbroza los caminos de la democracia; una gestión de iguales, en la que cada actor social encuentre interlocutores y no muros, y en la cual se identifiquen problemas, pero también se aporten soluciones paridas por los saberes colectivos.

Las asambleas municipales del PCC —su culminación se prevé a finales del próximo enero con la celebración de la reunión provincial— han constituido un escenario propicio para, en buen cubano, arremangarse la camisa y aclarar la voz. Las circunstancias históricas han engendrado demasiados censores e indecisos; sin embargo, las potencialidades existentes en las comunidades de este «chispazo de tierra en el mar», los proyectos locales gestados desde el conocimiento y el corazón, y la convicción de que más lejos se llega mientras más brazos empujen, perviven en los barrios y entre los cubanos que, cada cual desde su función social, tienen mucho que ofrecerle a este proyecto inacabado y perfectible.

Por tanto, la construcción colectiva de un informe final que le ofrezca a la dirección política de Villa Clara una visión holística de las carencias y recursos para promover el desarrollo socioeconómico del territorio, demanda vías diversas de retroalimentación —adecuadas a las particularidades etarias, socioculturales y de acceso de la población villaclareña a la tecnología—, oídos y ojos atentos, una comunicación política e institucional a la altura de un proceso de tal envergadura, y, ante todo, conciencia crítica para comprender qué, cómo y con quiénes se cuenta para cambiar lo que debe ser cambiado.   

En un contexto sociopolítico minado de contradicciones y desafíos emergentes —entre los que se incluyen la lucha por la soberanía biotecnológica y la respuesta del Gobierno ante una pandemia feroz, la contienda diaria contra la superinflación del costo de la vida y el incremento de la subversión político-ideológica atizada desde el otro lado del mar—, el PCC pugna por ampliar su alcance en la vida social de la nación, despojado de formalismos innecesarios que, más que normar sus funciones, pueden constituir, eventualmente, causa de distanciamientos e incomprensiones por parte de la ciudadanía. 

El empleo de la comunicación social como un recurso estratégico para la dirección del país, en aras de establecer vías expeditas de intercambio con el pueblo; el incentivo al vínculo permanente entre el Partido y las universidades, en pos de socializar los resultados investigativos vinculados al perfeccionamiento de la actividad político-ideológica, económica y administrativa; la potenciación de la autonomía municipal para orientar la práctica política hacia la solución de problemáticas y carencias sociales (objetivas y subjetivas); la atención a la dinámica poblacional, enfocándose en su impacto en la gestión de políticas públicas, y el análisis y valoración de las implicaciones ideopolíticas y socioeconómicas del fenómeno de la corrupción, resultan algunos de los puntos brújula con vistas a la asamblea provincial de balance.

A ello se añaden la intención del PCC de escrudiñar a fondo lo relativo a la subjetividad social en cuestiones como la marginalidad, la violencia (en todas sus expresiones), las desigualdades —fundamentalmente, en el acceso asimétrico a determinados productos y servicios— y la pobreza.

El análisis de la guerra simbólica desplazada al terreno de la interacción virtual, el cual ofrece una noción falseada de participación popular; el fomento del involucramiento efectivo de los diversos sujetos económicos en la toma de decisiones sobre el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social 2030; el fortalecimiento de la empresa estatal socialista, el incentivo a la solución de problemas que vulneran la calidad de los servicios básicos, y la atención a las prácticas y expresiones que socaven la unidad, el compromiso y la emancipación de las personas, resumen el grueso de los asuntos cuyo examen consciente generará, de seguro, argumentos que podrían constituirse en los cimientos para la Cuba necesaria. 

¡Tamaño empeño!, tan abarcador como urgente.

Todos seremos imprescindibles si aspiramos a que los hijos de esta tierra mestiza edifiquen y hallen su felicidad en un sistema social a la altura de su sacrificio y entrega cotidianos.    

Se han publicado 7 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • José David

    La agenda de estos encuentros es enorme, mas que necesario es obligado tratar los asuntos que usted expone en sus artículos. Pero eso hace mucho tiempo se analiza en Cuba en cuanto evento se realiza, desde el mas modesto escenario hasta a nivel de la Presidencia del país. Se aprueban Leyes, Decretos y Resoluciones. Solo que que se queda ahí. El inmovilismo es también contrrevolucion y hay que estirparlo de raíz. Hablamos de hiperinflación, acaparamiento y precios especuladores y abusivos. Pero siguen ahí, creciendo con muy buena salud, riéndose de cuanta reunión o norma se haga. Hasta cuándo se va a permitir que estos sujetos, privados y estatales, sigan explotando al pueblo trabajador y honrado?. Esas personas le hacen más daño moral, político y económico a Cuba que USA y sus mercenarios de pacotilla. Y los que lo permiten son tan enemigos del pueblo como ellos. Y esto es solo una arista (la mas publica quizás) pero hay mucho mas que resolver.
    No me extiendo más, para ver si tu censor no me cierra, pero recibe, mi periodista favorita, mis saludos y respeto.

    • Frank Pérez

      Estoy 100% de acuerdo con usted

    • Liena M. Nieves

      José David, usted lo dijo todo. Gracias por leerme.
      Un abrazo

    • Chamakili

      Muy de acuerdo con usted yo creo que afecta más al país la corrupción de algún admistrativo que una publicación en Facebook de algún mercenario

  • Lázaro El Profe

    !Basta de estudios y palabrería intelectualoide!, lo que hace falta es acción.He dicho muchas veces que hemos sustituído la acción por la discusión y por un triunfalismo anticrítico.
    Quien conozca , aunque a medias, la situación real económica de Cuba tiene que ser objetivo, explicar sin fanfarria que todo está en contra nuestra y que las decisiones del Gobierno cubano tienen que subir la parada.Resulta que hay ccompañeros que esperan subida de salario y esto me suena a ignorancia total económica pero que está sustentada , por ejemplo, por la posibilidad de que la Empresa determine los salarios, condición que facilita la chapucería y la persecución de utilidades fantasmas.
    ¿Necesita la Dirección de la Provincia un informe que le diga lo que sabe sobradamente?
    Al revés, lo que necesitamos es una rendición de cuentas directas al Pueblo por los Gobernantes sin intermediarios de ningún tipo.El mejor trabajo ideológico es el que explica la realidad que vivimos.
    Solo salga unos minutos a las colas que hace el Pueblo y oiga las opiniones que no caben en un disco de un tera.!Vamos,no más escritos pues la vida bulle en las calles con la energía de los que están buscando alimentos a toda costa!
    Esta verdad es completamente publicable pues lo que escribo lo sabemos todos,.

    • Juan Miguel

      Profe:coincido plenamente con su opinión. Lo felicitó por su profundo y preciso análisis de la realidad cubana..
      Me da la impresión que la periodista invirtió el catalejo y alejó su comentario de la cotidianeidad del momento actual, apostando por la retórica que no define claramente las acciones concretas a emprender

  • Celina

    Ya la tienda “Las Novedades” pasó a vender en tarjetas MLC, prácticamente ya no hay una tienda donde podamos comprar para los que no disponemos de ellas, por favor ? los decidiera de esto, deténganse a pensar que están beneficiando a los q venden a precios súper abusivos que son la mayoría q compran en esas tiendas!!!