Plomac: producir para el pueblo

La Empresa de Producción de Materiales de la Construcción (Plomac), de Villa Clara, ganó la sede del acto central provincial por el Día del Constructor.

En la UEB de Encrucijada el ritmo laboral es intenso y el mejoramiento de las condiciones de trabajo y la calidad de sus producciones constituyen principios esenciales básicos, siempre con la mira de incrementar producciones y aportar nuevos rubros para la provincia y país. (Foto: Carlos Torres)
En la UEB de Encrucijada el ritmo laboral es intenso y el mejoramiento de las condiciones de trabajo y la calidad de sus producciones constituyen principios esenciales básicos, siempre con la mira de incrementar producciones y aportar nuevos rubros para la provincia y país. (Foto: Carlos Torres)
Visto: 501

El año 2021 que finaliza ha sido duro en todos los órdenes, pues la pandemia de la COVID-19 y el recrudecimiento del bloqueo han puesto a prueba al pueblo cubano, pero no lo suficiente para detener el espíritu de trabajo de los constructores villaclareños de la Empresa de Producción de Materiales de la Construcción (Plomac), quienes, aunque han visto menguadas sus producciones, se han crecido para satisfacer en buena medida el programa de la Vivienda en el territorio y apoyar obras sociales de impacto para la población.

La voluntad de los trabajadores de las 13 Unidades Empresariales de Base (UEB) hizo posible que la joven entidad —creada a mediados del año 2019 y subordinada al Gobierno Provincial— fuera distinguida para ser la sede del acto de Villa Clara por la efeméride, a efectuarse en la UEB de Encrucijada, entre las más destacadas de la empresa y pionera en el uso del adocreto, una tecnología innovadora en la provincia, ya validada en varios sitios de la gastronomía y la recreación en la ciudad de Santa Clara.

Mención aparte merece la pavimentación de calles y viales del territorio, con el rescate de dos plantas de asfalto en caliente, ubicadas en Santa Clara y Sagua la Grande, respectivamente, con cifras que se acercan a las 10 000 toneladas.

Para evidenciar estos logros, aún distantes de las necesidades constructivas de Villa Clara, Vanguardia, junto a representantes de los diversos medios de prensa del territorio, recorrió tres de las UEB destacadas de Plomac: Encrucijada, Camajuaní y la «Osvaldo Herrera», de la capital provincial, y dialogó con directivos y trabajadores de esas entidades y con el director general de la empresa, Jesús Martínez García.

UEB Encrucijada: adocretos y perspectivas de encadenamientos productivos

Gilberto Fernández Valle ha dedicado toda su vida a la construcción, y de su esfuerzo, capacidad aglutinadora y voluntad de hacer, nació y llegó a la mayoría de edad la Unidad Empresarial de Base (UEB) del municipio de Encrucijada, así como el taller ubicado en Dos Hermanas, cercano a la cabecera de ese territorio villaclareño.

Innovador y creativo, gracias a su impulso, en este año 2021 se inició en la provincia la producción de adocretos, rubro de amplio uso a nivel mundial y que ofrece muchas ventajas, dada su económica instalación y bajo costo, facilidad y rápida colocación, alta resistencia, bajo mantenimiento y la posibilidad de varios diseños y colores. Una tecnología que ya ha sido empleada en el canopy del Complejo Recreativo Arcoíris, con excelentes resultados y belleza estética.

on más de 30 años de experiencia, Ricardo Ríos Faife resulta uno de los trabajadores más destacados de la UEB de Camajuaní y será uno de los que reciba la medalla Armando Mestre en el acto por el Día del Constructor. (Foto: Carlos Torres)
on más de 30 años de experiencia, Ricardo Ríos Faife resulta uno de los trabajadores más destacados de la UEB de Camajuaní y será uno de los que reciba la medalla Armando Mestre en el acto por el Día del Constructor. (Foto: Carlos Torres)

Todo ello, sin descuidar el cumplimiento de sus producciones principales con destino al programa de la Vivienda: bloques, baldosas, tanques, mesetas, fregaderos, viguetas y tabletas; aunque estas últimas, limitadas por la falta de acero.

Igualmente, a tono con la voluntad del país de reactivar la economía con nuevos actores, tiene en proyección la creación de una mipyme (micro, mediana y pequeña empresa) en Dos Hermanas, para incorporar nuevos rubros constructivos, perfeccionar la tecnología del adocreto y contribuir al vital programa de la Vivienda en Villa Clara y el país.

En diálogo con la prensa, Fernández Valle reconoció el estímulo que representa ser la sede del acto por el Día del Constructor y se refirió a las perspectivas para el venidero 2022: «A pesar de la escasez de recursos se ha trabajado de manera intensa y tenemos cumplidos los principales surtidos. Además, hemos apoyado al Gobierno del territorio en tareas vitales de enfrentamiento a la COVID-19 con la creación de facilidades temporales, de hospitales de campaña e incluso de pavimentación de calles, pues hubo un mes sin cemento y nos dedicamos a asfaltar calles del poblado de Calabazar de Sagua, algo que nunca antes habíamos hecho.

«Para el 2022 tenemos en mente priorizar el adocreto y aumentar la producción en los demás renglones y, junto a ello, hacer encadenamientos con las nuevas formas productivas y actores económicos.

«Asumimos el gran compromiso de seguir trabajando, de seguir creando. El programa de la Vivienda no se puede detener, no se puede parar. Nos corresponde revitalizar el país y mejorar el nivel de vida de todos los cubanos. Pensar como país».

UEB Camajuaní: bloques de cerramiento y ladrillo económico

Camajuaní es famoso por sus parrandas, sus producciones agropecuarias y por concentrar una buena parte de los trabajadores por cuenta propia dedicados a la industria del calzado.

El ladrillo económico en Camajuaní es una experiencia novedosa en fase de validación con la construcción de dos Células Básicas Habitacionales, lo cual optimiza tiempo, recursos y proporciona belleza estética. (Foto: Carlos Torres)
El ladrillo económico en Camajuaní es una experiencia novedosa en fase de validación con la construcción de dos Células Básicas Habitacionales, lo cual optimiza tiempo, recursos y proporciona belleza estética. (Foto: Carlos Torres)

Por eso, abrirse paso en tareas de la construcción no resulta fácil, pero en ese empeño está la UEB de dicho municipio, perteneciente a Plomac Villa Clara, junto a personas innovadoras que ven en el denominado ladrillo económico, algunos lo nombran también ecológico, una tecnología amigable con el medio ambiente y que ahorra de manera considerable tiempo y recursos, además de humanizar el duro trabajo de la construcción.

Adrián Lucena Suárez dirige la UEB camajuanense, y resalta el esfuerzo de sus trabajadores, quienes lograron cumplir los planes previstos para el 2021 que finaliza: «Nos mantuvimos trabajando el año entero sin incidencia con la COVID-19 y aseguramos el cumplimiento de nuestras metas productivas, donde resaltaron los 100 000 bloques de cerramiento, pues ahora se está potenciando este surtido en apoyo al programa de la Vivienda; en específico en las cerca de 100 casas que se construyen en la Vocacional Ernesto Guevara, de Santa Clara, lo que ha demandado un gran esfuerzo por nuestra parte.

«También se nos pidió apoyar con mesetas, en una cifra de cien, un pedido que estamos ejecutando en la actualidad. Tendremos un cierre de año duro, pero sin pérdidas económicas para la UEB».

En dicho municipio también existe una experiencia novedosa, ahora en fase de validación, pues se construyen dos de las llamadas CBH (Células Básicas Habitacionales) del programa de la Vivienda, utilizando el denominado ladrillo económico o ecológico, una tipología que se ejecuta mediante la mezcla moldeada a presión de cemento y árido prensado, lo que resulta en un producto altamente resistente y de fácil engranaje para el levantamiento de paredes.

Muestra del encadenamiento productivo entre las formas estatales y no estatales de producción, el proyecto del arquitecto Alejandro González Lovelle ahorra recursos, al pasar las instalaciones eléctricas y sanitarias por los orificios del ladrillo tipo Lego, lo cual permite ejecutar una vivienda en poco tiempo.

De igual manera, la innovadora experiencia, primera en Villa Clara, brinda una favorable visualidad y estética, al prescindir del revestimiento de sus paredes.

Asfalto y otras producciones en la UEB Osvaldo Herrera, de Santa Clara

Sacar del olvido la Planta de Asfalto en caliente —luego de nueve años de abandono— fue el principal logro de la UEB el pasado 2020, y ahora en los 12 meses que finalizan se evidencian los resultados de esa proeza laboral, pues, a pesar de limitaciones con el petróleo, los áridos y la obsolescencia tecnológica, allí se han logrado producir 6830 toneladas, de las cuales, 3800 se han colocado en Santa Clara en los consejos populares de Vigía-Sandino, Capiro, Universidad, Centro y, sobre todo, en los del Condado Norte y Sur.

La pavimentación de algunas calles en el barrio Condado ha sido una de las acciones de mayor satisfacción para los pobladores de la populosa barriada santaclareña, gracias al asfalto producido en la UEB Osvaldo Herrera. (Foto: Carlos Torres)
La pavimentación de algunas calles en el barrio Condado ha sido una de las acciones de mayor satisfacción para los pobladores de la populosa barriada santaclareña, gracias al asfalto producido en la UEB Osvaldo Herrera. (Foto: Carlos Torres)

Para el director de la UEB santaclareña, René González Navarro, sin obviar el esfuerzo constructivo realizado por sus más de 70 trabajadores en la producción de elementos de piso, pared y techo para el programa de la Vivienda, el asfalto ha sido  el que le ha dado el toque distintivo a su entidad y ha posibilitado obtener utilidades por encima de los 4 000 000 de pesos y un salario promedio que supera los cinco mil pesos por trabajador:

«Hoy, cerramos un año muy productivo, a pesar de las limitaciones del país, pues al cierre del mes de octubre aseguramos cerca de 7000 toneladas de asfalto y para el venidero 2022, con las reparaciones realizadas a la planta y la voluntad de los trabajadores, esperamos superar las     10 000 toneladas de tan necesaria producción.

«Con este asfalto hemos apoyado la reparación de viales en varios municipios: en Placetas, con más de 1000 toneladas, y otras tantas semejantes a Remedios. También se ha ayudado a Encrucijada, aunque en cantidades menores. Siendo la ciudad de Santa Clara la más beneficiada; sobre todo, en los barrios de Condado Norte y Sur, Dobarganes y otros, siempre con una gran aceptación por parte de la población de esos lugares».

González Navarro no dejó de mencionar la elevación ostensible de la calidad de las producciones a partir de las minindustrias donadas por el proyecto Hábitat II de la Facultad de Construcciones, perteneciente a la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, unido a la posibilidad de disponer de un molino de piedra, tanto para la mezcla asfáltica, como para la elaboración de los bloques y otros elementos constructivos.

«Hay voluntad de trabajo. La organización, el control y la exigencia nos resultan claves para garantizar un año 2022 más productivo y con mayor eficiencia».

Plomac de cara al 2022

El director de la empresa constructora, Jesús Martínez García, no deja de referirse al 2021 como un año bien duro de trabajo, que dejó alegrías, pero también insatisfacciones, pues aún Plomac debe recuperarse de los impactos de la Tarea Ordenamiento y seguir trabajando en incrementar producciones importantes para el territorio, como las derivadas del barro: ladrillos, rasillas y otras.

Quedan muchas reservas productivas y hacia allí hay que dirigir los principales esfuerzos: «La recuperación de las plantas de asfalto en caliente de Sagua la Grande y la «Osvaldo Herrera», de Santa Clara, ha logrado impulsar la producción de asfalto en la provincia, y hasta la fecha se han producido y colocado 9790 toneladas en 10 de los 13 municipios de Villa Clara, con las excepciones de Ranchuelo, Santo Domingo y Manicaragua, aunque en este último territorio se trabajó en el puente de Güinía de Miranda, en la zona montañosa manicaragüense.

Para el director Jesús Martínez García, otra de las fortalezas de Plomac es contar con la vinculación de 86 trabajadores por cuenta propia (TCP), quienes tributan a la producción de materiales de la construcción. (Foto: Carlos Torres)
Para el director Jesús Martínez García, otra de las fortalezas de Plomac es contar con la vinculación de 86 trabajadores por cuenta propia (TCP), quienes tributan a la producción de materiales de la construcción. (Foto: Carlos Torres)

«A pesar de que el plan de asfalto del 2021 se ha sobrecumplido en 5790 toneladas, que representan el 245 %, aún es insuficiente lo logrado, por lo que para el año 2022 nos proponemos producir y colocar 12 000 toneladas.

«Ya ajustado el precio del ladrillo y la rasilla, se crean las condiciones para acercarlo a los territorios, facilitando su comercialización para el programa de la Vivienda y los constructores.

«En saludo al aniversario 63 del Triunfo de la Revolución, los trabajadores de Plomac nos proponemos: incrementar la producción de elementos encaminados a ir completando los genéricos que lleva una vivienda en cada municipio, poner en explotación la minindustria de Zulueta y la Planta de Cerámica Roja de Manicaragua, esta última con capacidad de producir 150 000 ladrillos huecos mensuales, y continuar impulsando la recuperación de las plantas de asfalto frío en los municipios de Remedios y Sagua la Grande.

«Son aspiraciones productivas superiores, pero posibles. Trabajamos con la filosofía de Fidel de que «Revolución es construir» y, sobre nuestros hombros descansa, en buena medida, el programa de la Vivienda, al que la provincia deberá darle un impulso importante en el 2022»

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.