Santa Clara otra vez redescribe a Fidel

La Caravana de la Libertad, 58 años después, entró a Santa Clara para rememorar un día histórico con Fidel en su paso de Oriente a Occidente.

Esta vez los protagonistas fueron jóvenes y pioneros junto a combatientes de aquella epopeya. (Foto: Ramón Barreras).
Visto: 673

Otra vez, como en aquel Día de Reyes, en Santa Clara, Fidel se detuvo frente al Parque Vidal para «conversar con ustedes un rato», en acto de confirmación y continuidad épica. Era la primera ocasión que eso ocurría. Había, como ahora, un torrente de pueblo congregado en la plaza principal de la ciudad. No faltaron al encuentro de aquella mañana los villareños. Hasta la prensa nacional y extranjera dejó el inconfundible testimonio de imágenes. Ahí se guarda la historia. 

Ese ustedes martilleó durante varios momentos del discurso que ahora los villaclareños evocaron al redescribir el paso de otra Caravana de la Libertad, muy similar a esa del 6 de enero de 1959, cuando arrancó la ruta de la Revolución victoriosa.

(Fotos: Ramón Barreras).

Son jóvenes y pioneros del presente, junto a combatientes de entonces, los protagonistas de una travesía inolvidable que envolvió nuevamente a la ciudad y las localidades aledañas a la Carretera Central, o de aquella ruta dirigida a Cienfuegos, y el volver desde el sur a retomar la vía principal del país.

Con visión de futuro, el Comandante en Jefe alertó la necesidad de que el «pueblo nos hable a nosotros», como el que valida el vínculo con las masas, y la emoción de la unidad nacional sin la cual no habría progresos sostenidos. Fueron horas sin desconciertos, como en otras partes.

Por «algo nuestra Revolución ha triunfado», añadió, y preguntó «¿Cómo será la juventud que va a venir después de la Revolución, la que vamos a educar con el buen ejemplo?». Allí, junto a las riendas de esos continuadores, otra vez, con signos de admiración, llegó Fidel a Santa Clara.

Allá en los límites con Sancti Spíritus, primero, y después con Cienfuegos y Matanzas, sitios por los cuales transitaron los caravanistas villaclareños, vibró la historia en su recorrido continuo.

En «la hora pura de la Revolución es cuando la Revolución debe dar su más extenso paso, es cuando la Revolución debe lograr sus mayores avances», significó Fidel en aquel enero luminoso. Lo indicó primero en Santa Clara, y lo reiteró en otros lugares en su indetenible trayecto.

Cuando apenas separan semanas de la desaparición física del indiscutible líder, y el pueblo «será quien diga la última palabra sobre todos nuestros problemas», apuntó, no habrá tiempos  para el descanso.

(Foto: Ramón Barreras).

Al rubricar el concepto de Revolución de Fidel se impone un alerta ante la conformidad. Tal fue el compromiso de trabajo que entregó Zoila Niveysis Delgado Sánchez, primera secretaria de la UJC en la provincia, al Partido. Similar fundamento reafirmó Yaima Ángel Hernández, homóloga dirigente en Santa Clara. No es el momento de fallar,  sustentó la joven.

Una sabiduría entraña la evocación del pasado-presente: seguir un cauce latiente. Tal advertencia dejó el Comandante en Jefe hace 58 años frente al Parque Vidal: «aquí lo que hay que hacer es trabajar y cumplir con el deber mientras tengamos energías, mientras tengamos aliento y mientras tengamos vida». Esa será siempre la razón del futuro.

(Fotos: Ramón Barreras).