Artesanía de las manos de Odeibys

A pesar de su discapacidad, el niño manicaragüense Odeibys Vázquez Torres aprendió a componer objetos artesanales que dona a niños de círculos infantiles.

Odeibys Vazquez
En un taller improvisado en el comedor de su casa, Odeibys compone figuras que incorpora a sus creaciones. (Foto: Ramón Barreras Valdés)
Visto: 689

Odeibys Vázquez Torres no le teme a su enfermedad, y aunque la dolencia le exige llevar una vida sosegada, al padecer del Síndrome de Silver-Russell —trastorno congénito que afecta el crecimiento y conlleva a padecimientos como malformación en las vértebras, osteoporosis e insuficiencia suprarrenal—, dedica tiempo para componer con sus propias manos objetos artesanales.

«Su vocación por las artes manuales es innata. Ningún miembro de la familia las ha practicado», insiste su mamá, Marelys Torres Arboláez.

Odeibys Vázquez
Dos veces a la semana la maestra ambulante, Eva Julia, visita al niño para dotarlo de los conocimientos correspondientes al cuarto grado. (Foto: Ramón Barreras Valdés)
Odeibys Vázquez
El apoyo de sus padres ha sido fundamental para sortear la enfermedad. (Foto: Ramón Barreras Valdés)
 

Relata que un día lo encontró revolviendo la ropa en busca de un retazo de tela. Al indagar por lo que hacía, le dijo que quería reproducir la pequeña oveja de peluche que le habían regalado como juguete. Al regresar a la mesa del comedor, donde el muchacho creaba la figura, comprobó la similitud de la obra con el objeto original.

Marelys agradece a los médicos las atenciones con su hijo de 10 años. Con frecuencia lo acompaña al Hospital Infantil José Luis Miranda, de Santa Clara, así como al pediátrico William Soler y el Instituto Nacional de Endocrinología de La Habana, para comprobar su estado de salud y recibir tratamiento.

A fin de asegurar su traslado a los centros asistenciales y evitar afectaciones por la larga travesía, una ambulancia con personal y equipos especializados, mensualmente se estaciona frente a su casa en la calle Jesús Menéndez del consejo popular Manicaragua 3, para conducirlo a las instituciones sanitarias.

Odeibys no se rinde, y cada día adquiere más habilidad, entre ellas, la técnica de hacer figuras de animales con papel maché, que incorpora a la mesa de centro de la sala.

Aun cuando su padecimiento no le impide caminar, lleva consigo el corsé que le indicó el ortopédico, para corregir las deformaciones óseas y mantenerlo erguido.

Al no poder asistir a la escuela como cualquier otro niño de su edad,  acoge en su vivienda a la maestra ambulante Eva Julia Gallardo Espinosa, para recibir las asignaturas del 4to. grado.

«Odeibys es avispado, curioso y disciplinado. Le gusta leer y escribe con soltura. Siento admiración por él, porque ha sabido convivir con la enfermedad sin desanimarse».

Marelys toma entre sus manos la engrosada historia clínica que lo acompaña desde su nacimiento, y por un momento su rostro se torna triste, pero pensar en sus avances la hace sonreír.

«Presenta problemas de crecimiento propios de la enfermedad; sin embargo, desde que le mandaron las ámpulas de  Norditropin para estos casos, se ha espigado. Él mismo se inyecta diariamente la hormona».

Artesanías de Odeibys Vázquez
Parte de la colección de Odeibys en su hogar, en Manicaragua. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

También la Asociación Cubana de Limitados Físico-Motores (Aclifim) de Manicaragua, lo acogió en su seno, y lo convirtió en el asociado más ducho en las artes manuales.

«Odeibys integra el proyecto cultural Vamos a andar —refiere la vicepresidenta Odalys Torres Pérez—,integrado por niños con discapacidad de la Aclifim, la Asociación Nacional de Sordos e Hipoacúsicos (Ansoc) y de Ciegos y Débiles Visuales (Anci), cuyas obras y pinturas son expuestas en la Casa de Cultura de Manicaragua y otros locales del municipio y la provincia».  

Además de los dibujos y objetos que de manera desinteresada  dona a los círculos infantiles, el muchacho ha ganado concursos y participa en competencias de juegos de damas y parchís, bajo la tutela del deportista Luis Reyes Carpio.

Al preguntarle sobre la profesión que le gustaría practicar en un futuro, confesó su deseo de trabajar en un laboratorio para salvar vidas humanas, sin  abandonar su vocación por la artesanía y la literatura.

Una noche soñó que era un gran escritor y contaba la historia de su vida, para que los niños con discapacidad enfrenten con optimismo los desafíos del destino y practiquen la artesanía: una manera de sentirse útiles, desarrollar el intelecto y la creatividad.             

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.