Mayo redentor

Tiempo que redime, que salva, que enmienda, que tonifica y cura.

Desfile por el Primero de Mayo
(Foto: Archivo).
Visto: 1385

El tiempo pasa, nadie lo ha podido detener, ni retrasar ni acelerar. Jamás diría yo que corre «raudo y veloz», como escuchamos por ahí en la más común de comunes las frases. Simplemente pasa: lento, torpe, lánguido, rápido, resuelto, enérgico. 

El cómo transcurre es asunto nuestro, que cedemos pasivos a su marcha, o nos enrolamos intensos en su recorrido infinito de soles y de lunas, de lunas y de soles. 

La gente, igual. Nadie es eterno. Y si perdura, ha de ser en la memoria, que reconoce en ella la semilla, lo virtuoso del ejemplo, lo intransigente y heroico del tránsito. 

Porque eso bueno tiene el tiempo, que permite a los demás construirse niditos de recuerdos, cobijos de remembranzas. Cada cual a su manera, a su necesidad. ¿Y si no fuera así? ¡Ah! «Qué cosa fuera, que cosa fuera la maza sin cantera». 

A pesar de todos los tipos de relojes el tiempo no adquiere figura por sí mismo, y se disfraza: de lluvia, de viento, de sequía, de flores, de frutos, olores, colores y sabores. Y usted escoge. O lo escogen si no se hace fuerte, resistente, y mantiene una cuota de honor y de locura. 

Entonces viene aquello de los nombres con los que ponemos camisón al tiempo, y una comienza a ordenar del mismo modo el suyo: agosto, vacaciones; diciembre, navidades; sábado, limpieza; domingo, pan, vino o carruseles. Depende. 

El tiempo rutinario nos sojuzga en un año de cifras y monedas, de vestido y calzado, de médico y farmacia, de escuela y de oficina, de obligados deberes laborales y asuntos notariales de pasada, de historias ya contadas, mal contadas algunas veces. 

¡Ah!, pero existe el tiempo que redime, que salva, que enmienda, que tonifica y cura. «Si no creyera en el delirio, si no creyera en la esperanza…» ¡Ah!, el tiempo. ¿Qué cosa fuera si no cabeza blanca y blanca luna, y no piel tersa y primavera, y nada más que un primer día de plaza, carteles y banderas.

Nota: Los entrecomillados pertenecen a la canción La Maza, de Silvio Rodríguez.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.