Ser madre en estos tiempos

Marcado por el envejecimiento poblacional y una cada vez más baja tasa de natalidad, el panorama demográfico en Cuba continúa siendo ciertamente complejo.

Madre e hija
(Foto: Archivo).
Visto: 1145

Yanelis Rivalta Oña es madre de dos hembras. Ambas asisten al círculo infantil Pequeño Príncipe, en la ciudad de Santa Clara. La mayor de ellas, Ana Esther Hernández Rivalta cursa 6.º año de vida y la otra, Ruth Esther, está en 4.º año.

Como trabajadora, Yanelis se ha visto beneficiada por las resoluciones emitidas en febrero pasado, encaminadas a extender la protección y los beneficios de la maternidad.

«Desde hace dos meses solo pago 30 pesos de la chequera por ambas niñas. La mitad de lo que me cobraban antes. También me han explicado que cuando la mayor pase al seminternado solo deberé pagar $ 3.50 por ella, mientras que por la que permanezca en el círculo serán 20 pesos».

Tan satisfechas como Yanelis se encuentran Yunai Hidalgo Santos y Dayana Quincoso Alfonso. La primera tiene dos varones, y la segunda dos hembras. Los cuatro cursan estudios en el seminternado Octavio de la Concepción. Precisamente en esa escuela, ambas madres obtuvieron los pormenores de los dos Decretos-Leyes publicados en la Gaceta Extraordinaria No. 7 del 10 de febrero de 2017, y de las cuatro resoluciones, cuyos propósitos consisten en contribuir a estimular la fecundidad, la incorporación y reincorporación al trabajo de la mujer, así como la participación de otros familiares en el cuidado y atención de los menores.  

En los casos de Yunai y Dayana, ahora solo pagan el 50 % de la chequera en el seminternado. «Se trata de una medida muy favorable y más ajustada al salario», opinan.

La Ley por dentro

(Caricatura: Alfredo Martirena).

Marcado por el envejecimiento poblacional y una cada vez más baja tasa de natalidad, el panorama demográfico en Cuba continúa siendo ciertamente complejo.

Desde hace más de tres décadas, la tasa global de fecundidad no supera los 2,1 hijos por mujer necesarios para alcanzar un adecuado reemplazo poblacional; en el 2015 solo llegó a 1,72. En tanto, el 19,3 % de la población tiene más de 60 años y la esperanza de vida al nacer alcanza ya los 78,45.

A partir de ahora y de acuerdo con lo establecido en el Decreto-Ley No. 339 «De la maternidad de la trabajadora», del 8 de diciembre del 2016, si la madre decide reincorporarse al trabajo —una vez concluida la licencia pre y posnatal y antes de que el menor cumpla el año de vida— podrá simultanear la prestación social a que tiene derecho con su salario.

Asimismo, será posible también extender a los abuelos maternos o paternos, que sean trabajadores, el cuidado del niño hasta su primer año de vida. Anteriormente solo podía hacerlo el padre; en este caso podrán recibir la prestación social ascendente al 60 % de su salario promedio mensual en el transcurso de los últimos 12 meses.

De la misma manera, el mencionado Decreto-Ley precisa que las cuantías de las referidas prestaciones mensuales no pueden ser inferiores al salario mínimo vigente en el país. En caso de que suceda así, serán elevadas a dicha cifra.

Además, si «la madre trabajadora percibe dos remuneraciones por tener más de un empleo, ya sea en su entidad o en otra distinta, tiene derecho a percibir la prestación económica y social por cada uno de los contratos de trabajo, en proporción al tiempo real trabajado».

Otra de las resoluciones publicadas dispone un nuevo tratamiento para el pago por los servicios en los círculos infantiles y seminternados a las madres con dos o más hijos.

A las que tengan dos niños se les reducirá en un 50 % la tarifa vigente para los dos, y en el caso de que sean más de dos infantes, adicionalmente se eliminará el pago de estos servicios a partir del tercero. Las madres con partos múltiples de más de dos bebés, serán exoneradas completamente del pago.

Las madres trabajadoras del sector no estatal tendrán además otros beneficios. Teniendo en cuenta las facultades otorgadas al Ministro de Finanzas y Precios por la Ley No. 113 «Del Sistema Tributario», del 23 de julio del 2012, se aprueba una bonificación —según los procedimientos estipulados para ello— del 50 % en el pago de las cuotas mensuales del Impuesto sobre Ingresos Personales a las trabajadoras por cuenta propia que tengan dos o más hijos menores de 17 años.

Por otra parte, en las normativas publicadas se precisa que se otorgará una bonificación en el pago de los impuestos a los trabajadores por cuenta propia que ejercen las actividades de «Asistente para el cuidado de niños» y «Cuidador de enfermos, personas con discapacidad y ancianos», incluidos en el Régimen Simplificado de Tributación. Ello consiste en la reducción del 50 % de las cuotas consolidadas mínimas mensuales que les corresponde pagar, de acuerdo con las pautas establecidas en la resolución correspondiente.

Panorama villaclareño

Villa Clara clasifica entre las provincias más envejecidas del país, y su tasa de natalidad de 9.3 % también es baja respecto al promedio nacional.

Al acercarnos a la Dirección Provincial de Educación para conocer el panorama del territorio en cuanto a la aplicación de las nuevas normativas, dialogamos con Carmen Amador Curbelo, metodóloga de otorgamiento de círculos infantiles. Sobre la cantidad de plazas otorgadas en los últimos meses, resaltó que la cifra no es significativa; y no se arriesgó a declarar cuántas están disponibles. «Para no crear falsas expectativas», dijo.

Lo cierto es que en Villa Clara existen 63 círculos infantiles y según la resolución 6, ahora la matrícula para el segundo año de vida se otorga mensualmente por la comisión municipal creada al efecto. 

La cantidad de instituciones educacionales existentes no satisface la demanda y obliga a que muchas madres tengan que acudir a las casas de cuidadoras (por cuenta propia) o que otro familiar asuma el cuidado de los pequeños. Y si se tienen en cuenta los bajos salarios, vemos que la ley emitida no constituye un gran estímulo para traer hijos al mundo.

Amador Curbelo señaló que la escasa cobertura laboral en las instituciones de educación es lo que más afecta la posibilidad de otorgar mayor cantidad de plazas. En los municipios no existen tantas limitaciones como en Santa Clara, donde tres círculos infantiles poseen  proyecciones de ingreso en el segundo año de vida pero por falta de cobertura docente no se han podido ofertar. Ellos son Semillitas Martianas, La Rosa Blanca y Mi Reyecillo.

«Se trata de una problemática para la cual se buscan soluciones en estos momentos, pero la verdad es que todavía no están en nuestras manos».

Respecto al orden de prioridad para el otorgamiento, la funcionaria aclaró que corresponde al Consejo de la Administración Municipal decidir el mismo, aunque por lo general se destinan al sector educacional y salud en primera instancia. «Los restantes sectores están en dependencia de las condiciones socioeconómicas del municipio: existen lugares donde se priorizan a las trabajadoras por cuenta propia, por ejercer una de las actividades que más aportan al presupuesto del territorio; en otros sitios no ocurre así».

Añadió que hasta el cierre de marzo en la provincia existían 558 madres con dos hijos en círculos infantiles, otras 9 con tres hijos y 6 con más de tres hijos. Todas beneficiadas con las nuevas leyes.

En el caso del seminternado, el departamento de enseñanza primaria no tiene a su alcance la cifra de madres con dos o más hijos beneficiadas con estas resoluciones. Es un dato que nos gustaría dar a conocer para tener idea de la magnitud de las bondades de las normativas puestas en vigor desde el 10 febrero de 2017.

Entre tanto, solo nos resta suponer que sean decenas las madres villaclareñas que como Yanelis, Dayana y Yunai observan con beneplácito la reducción al 50 % la tarifa de la chequera a pagar en círculos infantiles y seminternados.     

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.