Madre

Hoy, mañana, siempre, cualquier día.

Madre, padre e hijo
(Foto: Archivo).
Visto: 707

Grandeza de mujer puso en el trance, nos maduró en su vientre, gimió de dicha y a la luz nos trajo. No hubo nada más hermoso, ni regio en lo adelante.

Si no tenemos luz, ella la hace; si hay sombras, las disipa. Si no tenemos pan, inventa el trigo. Si falta el agua, junta sus manos y pide al cielo desate la tormenta. Si escasea el oxígeno, inhala el verde de las plantas y transforma la sabia en aire puro. Si las piedras y el lodo entorpecen el camino, ella se tiende y nos alcanza. Nada escatima…

No digo un beso, que es como si el mar se uniera con la tierra. No digo abrazo, infalible cobertor de miedos infantiles y adultas desazones.

Digo su fuerza, su valor, su ilimitada magia para atemperar heridas, dolores, malos pasos, ya el pelo frondoso y colorido, ya entero de plata relumbrado.

¿Qué hay amor en su cólera, y amor en sus regaños, y amor en sus reproches, y amor en sus reclamos? : Virtudes maternales. ¿Encono? Si acaso a quien nos odia, a quien nos daña, a quien injustamente la libertad nos roba, nos priva, o nos prohíbe; a quien nos daña, nos aborrece u oprime.

Ella sabe perdonar sin condiciones, y  por la felicidad del hijo sacrifica la propia, olvida cansancios y dolencias. No hay mayor beneficio ni corona más regia.

¿Qué regalo? Nada encuentro ni alcanza la calidad de su universo.

Mejor devolver sus desvelos, abrigar más razones para la alegría, disiparle ausencias, reciprocarle afectos.

Hoy, mañana, siempre, cualquier día.

  • Juan Antonio Hernandez Caraballo

PARA LAS MADRES
POR JUAN ANTONIO HERNÁNDEZ CARABALLO
1
Voy arrancar una estrella
De los altos firmamentos,
La daré con sentimientos
Solo a ti, mi madre bella,
Porque dejaste la huella
En tu luz y tu razón,
Que embriagaste la pasión,
Por eso hoy con cariño
Te doy yo y te da tu niño
¡Una felicitación!

2
Estoy haciendo un jardín
De jazmín, gladiolo y rosa,
Con la nota primorosa
De un afinado violín,
Y voy hacer un festín
Para ese regalo hacerte,
Y tus hijos y yo verte
En este apreciado día
Leyendo esta poesía
Que te alegra y te divierte.

3
Toda mujer en esencia
Por su dote natural
Lleva dentro un manantial
De mil hijos en potencia,
Y sucede con frecuencia
Que en un singular proceso
Un hijo esperado es eso:
La hipsipila primorosa
Que espera la madre hermosa
¡Después del néctar de un beso!
4
Para ti tengo una flor
Muy linda madre querida,
Que has concebido una vida
Producto de luz y amor,
Tú das pasión y color
De madre, me descompensa,
Por lo hermoso que tú piensa
Como una madre ejemplar
Porque es la palabra amar
Tu virtud bella e inmensa.
5
Muchos besos madrecita
Te felicito en tu día
Tú eres una poesía
Hermosa, dulce y bendita,
Tus virtudes exquisitas
Son dignas de admiración,
En una declamación
De los más dignos profetas,
Inspiración de los poetas
Es tu hermoso corazón.
6
Tu cariño extraordinario
De madre tan peculiar
Lleva la palabra amar
De tu hermoso poemario,
Tú tienes lo necesario
Para ser un buen modelo,
Para cubrir los anhelos
Que existan de todos modos,
Eres la madre de todos
Entre la tierra y el cielo.
7
Una madre que se empina
Y lleva la bendición
Con la consigna y acción
Buena obrera-campesina,
Es una lactante fina
Que no admite los engaños,
Y aunque no sean extraños
Esta madrecita apta
Al último niño lacta
Ya pasado los tres años.
9
Una madre multiplica
La vida todos los días,
Es flor de las profecías
Que por si sólo se explica,
Es industria que fabrica
El ser de especie humana,
Tu fresca como una mañana
Salpicada de rocío
Llévate los besos míos
Madre tú, de mente sana.
10
Hoy me abro el corazón
Para reglarte un beso
Por ser madre y con eso
Una felicitación,
Hay una conciliación
Entre luz y divinidad,
Tú eres una verdad
Difícil de repetir
Y me orgullece vivir
Con tu sincera amistad.