1958-1959: Presencia del Che en la Universidad

Varios momentos en la historia vinculan al Guerrillero Heroico Ernesto Che Guevara con la Universidad Central de Las Villas

Comandante Ernesto Che Guevara recibe título de Doctor Honoris Causa de la Escuela de Pedagogía, de la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas.
El Comandante Ernesto Che Guevara recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Escuela de Pedagogía, el 28 de diciembre de 1959, en la Universidad Central de Las Villas. (Foto: Tomada de Internet)
Visto: 225

Y, ¿qué tengo que decirle a la Universidad como artículo primero, como función esencial de su vida en esta Cuba nueva? Le tengo que decir que se pinte de negro, que se pinte de mulato, no sólo entre los alumnos, sino también entre los profesores; que se pinte de obrero y de campesino, que se pinte de pueblo (…)

Ernesto Che Guevara, 28 de diciembre de 1959

Las tropas del Guerrillero Heroico estaban a las puertas de la ciudad de Santa Clara luego de una victoriosa campaña en Las Villas en el mes de diciembre de 1958. El Comandante Ernesto Che Guevara, al frente de la Columna # 8 Ciro Redondo, planificaba, tras la toma de Placetas, el ataque sobre la capital provincial.

Luis García González precisa: «Liberados Camajuaní y Placetas, el Comandante Guevara necesitaba una vía de acceso a Santa Clara que no fuese ni la Central, ni la carretera de Camajuaní a Santa Clara y, es entonces que el Che solicita a la Universidad Central de Las Villas que se le envíe a un compañero con planos de la ciudad y sus accesos».

El Che asignaba una importante misión a la casa de altos estudios en la localización de una ruta segura y poco conocida para el traslado de sus tropas para el ataque a Santa Clara. Enrique Núñez Jiménez, profesor de la institución académica y destacado espeleólogo y geógrafo, resultó seleccionado para esta tarea. Sus investigaciones geográficas confirmaban su vasto conocimiento del territorio nacional. Además, su trayectoria revolucionaria avalaba esta elección. De esta manera, marchó al encuentro del comandante guerrillero.

«Núñez informa de la existencia de un camino vecinal, poco transitado y menos conocido que, partiendo del lugar conocido por La Vallita  —nombre que recibe el sendero— cruza por Sabanas Nuevas, Callejón de las Casas y otros puntos, y que termina al fondo de los terrenos de la Universidad», agrega Luis García González.

Ernesto Che Guevara eligió esta vía para el traslado de sus combatientes hasta la Universidad, tras un profundo análisis de las condiciones. El 28 de diciembre de 1958, los rebeldes llegaban al centro docente, situado a unos pocos kilómetros de la ciudad de Santa Clara. El Che instaló su comandancia en una de las oficinas de la planta baja del Edificio de Ciencias. De acuerdo con los artículos del periodista e investigador Aldo Isidrón del Valle, estos sucesos ocurrían en las primeras horas de ese día. «A las 4 de la madrugada llegó el grupo rebelde que guiaba Núñez a la Universidad, posesionándose del centro, que es declarado “territorio libre”. Dos horas después Che hacía su entrada, y tras orientar el plan de ataque fue al edificio de la Escuela de Ingeniería, donde emplazó una ametralladora 30 (trípode) "para barrer al enemigo si contraataca desde Santa Clara por carretera"», señala Isidrón del Valle.

En la Comandancia establecida en la Universidad Central de Las Villas, el Guerrillero Heroico ultimó su estrategia para la ofensiva sobre la capital de la provincia de Las Villas. En los terrenos universitarios también se fabricaron cocteles molotov y se elaboró la propaganda revolucionaria, utilizados en las diferentes acciones combativas. Los rebeldes salieron de la institución académica en dos filas paralelas a lo largo de las orillas de la carretera a Camajuaní hacia Santa Clara. Según destaca Aldo Isidrón del Valle, en medio de los combatientes avanza el jeep del Che con Aleida, los doctores Ruiz de Zárate y Rodríguez de la Vega, Núñez y una pequeña escolta.

Durante la marcha hacia la ciudad, los guerrilleros fueron atacados de manera sorpresiva por los soldados de la tiranía. Los heridos y caídos en esta embestida se trasladaron hasta el Hospital de Sangre establecido en la propia Universidad, específicamente en el aula no. 1 del edificio de Humanidades, donde recibieron atención médica y fueron velados sus cuerpos, respectivamente.

En este mismo lugar, el Che recuerda un episodio demostrativo del espíritu de las fuerzas revolucionarias en esos días de lucha. «Yo había amonestado a un soldado por estar durmiendo en pleno combate y me contestó que lo habían desarmado por habérsele escapado un tiro. Le respondí con mi sequedad habitual: “Gánate otro fusil yendo desarmado a la primera línea... si eres capaz de hacerlo”. En Santa Clara, alentando a los heridos en el Hospital de Sangre, un moribundo me tocó la mano y dijo: “¿Recuerda, comandante? Me mandó a buscar el arma en Remedios… y me la gané aquí”», recoge Ernesto Guevara en su libro Pasajes de la guerra revolucionaria.

Para el ingenioso ataque al Tren Blindado, el Che utilizó el buldócer procedente de la sede universitaria para levantar la vía férrea y así provocaría el descarrilamiento del tren militar. Por otra parte, un joven estudiante de la carrera de Ingeniería Química Industrial, Miguel Diosdado Pérez Pimentel (Tato Madruga) cayó en combate en la primera acción bélica de la Batalla de Santa Clara, según reseñan Yankiel Sarduy Melendres y Arley Morrell Consuegra en su tesis de licenciatura «La memoria histórica de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas desde el documental televisivo».

De esta forma, la Universidad Central de Las Villas ofreció apoyo al Comandante Ernesto Guevara y los rebeldes durante el ataque a Santa Clara. No solo abrió sus puertas como refugio seguro para los guerrilleros, y sus instalaciones para el establecimiento de la Comandancia o el Hospital de Sangre, sino también sus estudiantes derramaron su sangre en el combate por la liberación de la ciudad de las garras de la tiranía.

Tras el triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959, correspondía realizar un profundo cambio de la enseñanza universitaria precedente. La Universidad Central de Las Villas retomó sus actividades un mes después, en febrero de 1959. «Los desequilibrios y deformaciones heredados de la sociedad burguesa eran incompatibles con la nueva realidad del país, que destrozaba las estructuras del pacto neocolonial y se legitimaba en el poder auténticamente revolucionario de las masas», reconocen Sarduy Melendres y Morrell Consuegra.

En este nuevo escenario, el Comandante Ernesto Guevara recibe el título de Doctor Honoris Causa de la Escuela de Pedagogía, el 28 de diciembre de 1959, en la Universidad Central de Las Villas. Este hecho marcó el inicio de la refundación de esta casa de altos estudios. En el acto de investidura, el Che expuso relevantes ideas a la comunidad académica en correspondencia con la universidad nueva que debía edificarse en la etapa revolucionaria.

En el inicio de su intervención, aceptó el título conferido como un homenaje general al ejército del pueblo, y transmitió sus consideraciones sobre la función de la universidad, en cumplimiento de una anterior promesa a los alumnos del centro.

«Y, ¿qué tengo que decirle a la Universidad como artículo primero, como función esencial de su vida en esta Cuba nueva? Le tengo que decir que se pinte de negro, que se pinte de mulato, no sólo entre los alumnos, sino también entre los profesores; que se pinte de obrero y de campesino, que se pinte de pueblo, porque la Universidad no es el patrimonio de nadie y pertenece al pueblo de Cuba», manifestó el Che en los primeros instantes de su discurso.

El Guerrillero Heroico afirmaba que las aulas y departamentos debían colmarse de las masas populares como el primer consejo suyo a las instituciones académicas del país. Para ello, consideraba que había que sentirse pueblo y saber sus intereses, necesidades y sentimientos. De esta manera, exhortaba a «que sea este mismo pueblo el que tenga derecho también a los beneficios de la enseñanza, que se rompan los muros de la enseñanza, que no sea la enseñanza simplemente el privilegio de los que tienen algún dinero, para poder hacer que sus hijos estudien, que la enseñanza sea el pan de todos los días del pueblo de Cuba».

En su inolvidable intervención llamaba a los estudiantes y profesores, los dueños de la Universidad en aquellos momentos, a recibir a las masas de obreros y campesinos en el campus. El pueblo debía entonces apropiarse de las instituciones académicas del país para contar con técnicos, ingenieros y profesionales preparados para el desarrollo económico de la Revolución y la necesaria industrialización de la nación.

Como colofón de su brillante discurso, el Che realizaba el siguiente vaticinio: «Cuando esto se logre nadie habrá perdido, todos habremos ganado y Cuba podrá seguir su marcha hacia el futuro con un paso más vigoroso y no tendrá necesidad de incluir en su claustro a este médico, comandante, presidente de Banco y hoy profesor de Pedagogía que se despide de todos».

El 28 de diciembre de 1959, Ernesto Guevara había sintetizado ante el auditorio de la Universidad Central de Las Villas el profundo carácter popular de las transformaciones revolucionarias. El pueblo cubano se convertiría en el dueño de las instituciones, empresas y recursos del país. En correspondencia, la Educación Superior iniciaría un proceso real y efectivo de democratización, una verdadera reforma universitaria, guiada por las premisas de Fidel Castro.

Aunque el Che visitó en otras ocasiones la Universidad Central de Las Villas, estos dos episodios de carácter histórico reflejan de manera contundente la relevancia de esta casa de altos estudios en las acciones y el pensamiento revolucionario del Guerrillero Heroico.

(Tomado de la revista Umbral)

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.