La historia guerrerista norteamericana nos revela, con sobrada elocuencia, cuál es su modus operandi. No hay nada nuevo en el guion utilizado esta vez con Venezuela, excepto algunos personajes. Otra vez el disfraz de ayuda humanitaria para enmascarar una intervención.