Trap

El moderno género musical invade el espacio sonoro cubano con su apología a las drogas, la violencia de género, las armas, el sexo, el dinero...

Cantante puertorriqueño Ozuna.
Al parecer, la violencia que emana de sus canciones ha afectado la conducta del puertorriqueño Ozuna, quien durante su más reciente presentación en New Jersey, Estados Unidos, decidió golpear con el micrófono a un hombre que se encontraba cerca del escenario. (Foto: Tomada de Internet)
Visto: 4417

Andro tiene apenas 10 años y corea un estribillo un poco fuerte para su edad: «Sigue tu camino que sin ti me va mejor, ahora tengo a otras que me lo hacen mejor. Si antes yo era un hijo’e p… ahora soy peor». Prácticamente no sabe deducir lo que repite, pero ya es víctima de la epidemia trap que se expande de memoria en memoria y a través del mundo Zapya.

El género urbano se ha colado como un estupefaciente que demuestra el poder destructivo, escandalizador y vulgar que puede llegar a alcanzar la música; contrario a la buena educación, la virtud y los valores morales de antaño.

Cantante Maluma.
El video Cuatro babys, de Maluma, causó polémica en las redes sociales a partir de que la bloguera española Laura Pérez Sánchez tildara el tema del cantante como «absolutamente denigrante para el género femenino» y pidiera a la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial y la Comisión Fiscalizadora de Espectáculos Públicos su retiro de YouTube. (Foto: Tomada de Internet)

«Yo quiero hacerte las 50 sombras de Grey, amarrarte de la cama con tape, comenzar a las 11 y terminar a las seis. Déjame empezar cuando yo quiera. Aquí no mandas tú, silencio, presta atención, bandolera, hoy a mucho placer te sentencio», se oye en 50 sombras de Grey, de Arcángel.

Las letras son misóginas y machistas, extremadamente pobres, y se repiten en singles de varios minutos de duración. Los temas devienen alabanza a la violencia de género, la subasta de curvas femeninas con un único valor sexual, «disponible» a los gustos y necesidades del macho alfa.

El tema La ocasión, de Ozuna, De La Ghetto, Anuel Aa y otros, bien lo refleja: «Yo estoy claro de lo que de mí te han dicho, que lo tengo grande, y que bien rico chicho. Y dale, métele, solo por capricho sométele, motívate, agárralo con tu mano y verás que es algo sano».

El contenido grosero y denigrante de las polémicas canciones se tararea en centros nocturnos y otros espacios públicos, bodas y cumpleaños, incluso en actividades escolares. Al cuestionar a los jóvenes ante la preferencia por este género, alegan que «es lo que se usa». Como tantas otras veces, el hombre masa se multiplica y el trap deja su impronta en los estilos de vida y el comportamiento de muchos cubanos.

La trampa musical

El género surge en la década de los 90 del pasado siglo y proviene del sur de Estados Unidos, de los barrios más periféricos de ciudades como Atlanta y Houston, donde el tráfico de drogas, la marginalidad y la violencia se hicieron canción bajo el apodo trap (trampa, en español). Irrumpió en Latinoamérica a finales de 2015, a partir de la popularidad adquirida por el controversial tema Cuatro babys, de Maluma, y el auge de cantantes como Bad Bunny, Ozuna, Arcángel, Noriel o Bryant Myers.

El trap mezcla el rap con el hip-hop y la música electrónica. Las composiciones mantienen una banda sonora constante, densa y sombría, que entra en litigio con la escasa letra de las canciones.

Erige su principal plataforma en Youtube y Vevo, y cuenta con un gran impacto en redes sociales como Facebook e Instagram. Seis temas de este género se encuentran actualmente en la Billboard Top 50 Latin Songs, lista de éxitos de música latina que califica las canciones según las ventas físicas, digitales y emisiones de radio que logren.

Cantante Bad Bunny.
Según rumores que vienen compartiéndose en distintos medios internacionales, serán Bad Bunny y Maluma los cantantes que crearán el himno del Mundial de Fútbol 2018, en Rusia. (Foto: Tomada de Internet)

Bad Bunny destaca como uno de los traperos más populares entre el público joven cubano. Canciones como Si tu novio te deja sola, Dama y Soy peor invaden el espacio sonoro a lo largo de toda la isla. Este compositor e intérprete urbano cuenta con más de cuatro millones de oyentes mensuales en Spotify, una de las plataformas digitales de música más importantes en todo el mundo. Como si esto fuera poco, cuenta con más de cinco millones de seguidores en Instagram y tres millones de suscriptores en Youtube.

Pero las canciones tienen sus detractores dentro del propio género urbano. El boricua Don Omar, en una entrevista que le hiciera la revista especializada estadounidense Uforia Music, afirmó: «Nunca haría trap. Se me hace difícil aceptar que un niño quiera referirse con ese tipo de letras hacia mi hija. Quien busque mi música puede ver que en los últimos diez años he sido sumamente selectivo con todo lo que sale de mi boca».

Mientras que el colombiano Carlos Vives, en entrevista concedida al diario argentino El Clarín, se declaró en contra del «contenido sexual explícito» del trap, que califica como «música pornográfica».

«Para un caballero es difícil entenderlo [...]. Soy papá, tengo cuatro hijos. Sabes lo que quieres para ellos y lo que no quieres. A mucha gente eso le parece muy chévere para el pueblo, pero no para sus propias hijas», manifestó el vocalista de La bicicleta, en franca oposición al tema Cuatro babys, de su compatriota Maluma. 

En el espacio sonoro cubano 

Gudelia Zardón Herrera tiene un nieto de 17 años que escucha trap a todas horas. La abuela no conoce el nombre del género, mas está convencida de que es nocivo para el buen desarrollo mental de niños y jóvenes. «Esa música es  irrespetuosa, violenta y grosera; se escuchan muchas malas palabras y continuamente el cantante habla de infidelidades, droga y borrachera. Lo triste es que oyen eso todo el día, y aunque yo no se lo permito en la casa, esas cancioncitas están en la calle acabando con la educación que les hemos dado a los muchachos».

La epidemia musical acecha a todos y tiene una marcada influencia en adolescentes y jóvenes. Los que se ufanan de ser más inte­lectuales llevan la carpeta bien escondida en su dispositivo electrónico; saben que para encajar en un grupo social de su edad en algún momento deberán al menos tararear el estribillo para no ser tachados de «raritos».

Iroide Turca Brito tiene 24 años y prefiere escuchar a Buena Fe o los clásicos de la Trovuntivitis, pero en estos días su móvil emite coros que reniegan del buen gusto melódico. «Para la mayoría de las muchachas de ahora, si no tienes temas de Bad Bunny eres un aburrido y ni se fijan en ti; parece que su hombre ideal es un bruto que solo quiere usarlas como vasos desechables. Es triste reconocer que a veces la ignorancia de las mujeres por seguir una moda es directamente proporcional a las curvas que aguanta la armazón».

«Se ha criticado el reguetón por su banalidad, pero si lo comparamos con el trap estamos en franco retroceso. Este nuevo género maneja un discurso aún más agresivo y machista. Si bien tiene un ritmo pegajoso y producciones visualmente atractivas, los jóvenes no deberíamos tomarlo como tendencia», comenta a Vanguardia Luis Javier González Velázquez.

Por fortuna, debido a la explicitud de las letras degradantes, estas canciones no resultan de interés para estaciones de radio ni canales de televisión en nuestro país. Al respecto, Vivian Suárez García, subdirectora de programación e información de la cadena provincial de radio en Villa Clara, comenta:

«La radio cubana tiene dentro de sus tareas la promoción de la buena música, sea cubana o internacional, con predominio de los temas del patio en nuestros espacios musicales. Evitamos darles promoción a textos de mal gusto, de calidad artística nula o dudosa, que sean groseros o lesivos a la dignidad o integridad de la mujer. Los temas se someten a una comisión de música que valora su idoneidad antes de lanzarlos al éter».

Yanara Machado Trujillo, joven promotora cultural del municipio de Camajuaní, se niega a escuchar una música que refleje a las féminas como «un mero pedazo de carne», y hace un llamado a las entidades culturales a «fomentar los valores de la música cubana» en contraposición a las nuevas fórmulas musicales.

Apelar a la suerte para que el trap resulte una moda pasajera sería un facilismo; más bien, reanalicemos las motivaciones y oportunidades que llevan a nuestros niños y jóvenes a consumir el género urbano, en una sociedad marcada por el deterioro moral y la pérdida de valores. En tiempos de imputar convencionalismos y romper dogmas, seamos entonces transgresores, pero respetuosos; proconsumidores responsables e inteligentes para no sucumbir ante estas trampas musicales.

Se han publicado 11 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Gualterio Nunez Estrada

    A principios de 1960, el MINED quito las maestras de musica de las escuelas (las llamaron "vagas que no trabajaban") y ya ve Ud., tenemos ahora tres generaciones de cubanos "sordos" que no tienen el oido educado musicalmente, sin el mas minimo concepto de lo que es musica y lo que no lo es. Por tesis cientificas norteamericanas recientes, se sabe que esa "musica" de rap o como se llame, incita a la violencia y a la iniciacion sexual temprana y tambien agrede el medioambiente sonoro. Ahora el mal esta hecho, sobre todo por la invasion de esta basura ideologica con ruido a traves de los medios masivos, un producto industrial (se fabrica por recetas) enlatado por las disqueras cuyo unico afan es la ganancia rapida.

  • ros

    Lo mas triste del caso es que no se transmiten por radio o tv, pero cualquier centro cultural o de recreación lo único que tiene es esa música, no estaremos haciendo nada malo si se prohibe,no tengamos miedo, lo que no sirve, no sirve.

  • yosmeidy

    No se puede generalizar, lo que esta mal en la mayoria es la letra no el ritmo.

  • El Villo

    He leído los pocos comentarios existentes, es una lástima que este diario digital no sea leído por muchos cubanos que no se molestan tan siguiera en buscar artículos tan polémicos como este. No sé qué trabas existen para que el mismo se difunda por ejemplo en Cubadebate, creo que en este foro si pudieran encontrar criterios de muchos cibernautas.

    A “ros” le voy a decir que es más que evidente el hecho de que esta música que frisa en la obscenidad cantada no se pueda difundir por los medios masivos. Por accidente he escuchado las barbaridades y sin sentidos que producen esa gente y eso no es erótico para nada, el erotismo se convierte en pornografía cuando comienza a ser vulgar y prosaico.

    Señor existen códigos y reglas que no se pueden violentar, no solo en Cuba , sino en cualquier parte del mundo, una cosa es en su página particular y en algún soporte digital que ruede por ahí que ponerlo para que miles de personas , incluyendo niños la escuchen.

    Yo en realidad no me imagino hasta donde van llegar las grandes corporaciones y las autoridades de nuestros países si siguen dando espacios a esta gente. La censura existe en todas partes y si alguien quiere vomitar sus excrecencias, eso que lo haga en un entorno donde existan individuos como él. Aquí en Cuba por desgracia también tenemos a personajillos de esos que han colado como virus esas barbaridades, y demás está decir que gozan del favor de los jóvenes porque las instituciones donde se exhiben solo les interesa el beneficio económico que reportan.

  • Maribel

    En mi opinion personal, el trap una tendencia que se ha agudizado en este año. Eso realmente no es musica, sus letras son ofensivas y lo peor de todo es que en nuestro pais los mismos centros recreativos la promocionan, los jovenes con sus equipos de musica en las calles obligando a los demas a escucharla. Deberia ser censurada, pues el reggueton se tildo de depravado por sus letras pero sin duda alguna el trap es mucho peor.

  • Jonathan

    Saludos a todos.Tengo 15 años, y en lo personal...mi cantante favorito es Bad Bunny, de Puerto Rico. Me gusta la mayoría de sus temas. Me gusta, no por el tipo de letra que emplea en sus temas; para nada..., sino por el ritmo que posee y la concordancia que tiene al escucharla... Simplemente me gusta. No me parece mal escucharla por un rato y con audífonos. No todas las personas son iguales... Puesto que tienen diferentes gustos. Me parece que hay que pensar en eso también.

  • Camila Verdecia

    Saludos. Concuerdo

  • D.G.C

    Mi opinión sobre el trap es que es una basura y una asquerosidad, eso no es música ni nada por el estilo eso lo que es pornografía.

    • Junx

      Estimado D.G.C: Quisiera redactar este comentario personal para expresar mi opinión acerca de este tema,... que por cierto, está muy interesante. (Mis más cordiales saludos para la persona que redacto este artículo, también para todo el personal. Muchas Gracias).Es verdad que no suena muy bien lo que últimamente se compone pero, sin embargo, quisiera que preste un poco de atención a la "basura y asquerosidad", como usted bien refleja en lo anterior, que está sonando mucho en estos tiempos. Que sienta el ritmo de esa "basura". Puede que no le guste, pero hay gente que sí. Es verdad que la música actual no se asemeja a la anterior, que no tendrá esos valores, esa educación,y esos principios que nos ha dado la música de antaño, pero si no fuese "música ni nada por el estilo", no existiesen los miles de (vews)* en el mundo, ni los millones de seguidores que presenta, por poner un ejemplo, Bad Bunny, Ozuna o Karol G. (*no se muy bien como se escribe la palabra vius)Ellos nos han demostrado que poniendole el corazón y dedicándole tiempo a la música, todo es posible. Por tanto, no me parece correcto que usted se refiera de esa forma al género que millones de personas escuchan y admiran.Está muy bien que de su opinión,... pero al igual que todos,... yo también quiero dar la mía. He leído todos los comentarios anteriores y asombra ver que todos digan lo mismo. Esta bien dar la opinión, no digo lo contrario,... por favor, no quiero ser malinterpretado... ... Pretendo ser claro y preciso... Los temas ACTUALES de hoy en día parece que están causando mucha incomodidad en muchas personas... Estamos en el siglo XXI, por favor...Es cierto que la letra es ofensiva para muchos, pero no muestra contenidos pornográficos, como dice usted,... para algunos quizá sean eróticos,... pero no es para tanto. No muestra nada por el estilo; así que, ¿de que estamos hablando?. La verdad es que no entiendo... Espero no caer mal por este comentario, ¡solo quería dar a conocer mi opinión! Muchas gracias por leer... Lo siento si me pase un poco en el comentario... Cuidese...

  • [Real forever]

    Mi opinión acerca del Trap es que es un género más. ¡Si es que hay canciones peores que las de Bad Bunny!.Me encantan los temas del conejo malo. No se q tiene de malo... También me gusta la electrónica:Marshmello, Skrillex... entre otros.

  • D.G.C

    Querido junx, yo no soy una persona mayor soy joven de hecho soy estudiante del conservatorio de música "Amadeo Roldan" de la habana. El trap normalmente se escucha en los países latinos donde todo el mundo sabe el nivel de pobreza e incultura que existe,las discográficas se aprovechan de esa situación.todos los cantantes de trap tienen una voz pésima,no saben nada de música,no saben ni hablar hay que escucharlos cuando les hacen una entrevista y para colmo lo que cantan es para denigrar a la mujer.