Se «quemó» la pista en el Festival de Música Retro

La banda C-Men y el solista Armando Paz obtuvieron el Gran Premio en esta primera edición del evento.

La banda C-Men, ganadora del primer premio del Festival de Música Retro.
La banda C-Men, ganadora del primer premio del Festival de Música Retro. (Foto del autor).
Visto: 915

Con gran beneplácito acogió el público amante de la buena música la realización del Primer Festival de Música Retro que culminó este miércoles 20 de diciembre en el Centro Cultural El Bosque de Artex, donde ganaron el Gran Premio del jurado la banda C-Men y el solista Armando Paz.

Los jueces también entregaron menciones a la agrupación Onda Retro y a la solista Patricia Casañas, y el Premio de la Popularidad lo obtuvieron el grupo Gama y la cantante Wendy Bárbara, quienes cautivaron al público que disfrutó de un evento que pudiera convertirse en uno de los favoritos realizados en el territorio por el poder de convocatoria de la llamada música de la década.

La presentación de C-Men resultó todo un espectáculo que puso al público de pie gracias a la muy acertada ejecución y proyección escénica de los muchachos liderados por su director y guitarrista Iolano, acompañado de la bajista Marilín Cano Quiñones, el baterista Carlos Alberto Martínez Benavidez  y la explosiva cantante Sheyla Ramos Luna.

«Utilizamos varios temas de nuestro repertorio pensando en que pudiera gustarle a la gente y que fueran agradables. No lo hicimos por premios, simplemente buscamos agradar al público para que conozcan un poco lo que hacemos y asistan a las peñas del grupo», manifestó Iolano.

El cantante Armando Paz defendió los temas con una gran calidad interpretativa, afinación, con matices bien logrados y tuvo bien claro el concepto de la música retro, a pesar de su juventud, lo cual no dejó dudas para ocupar el primer puesto entre los solistas.   

Según la profesora Isabel Díaz de la Torre, miembro del jurado, se tomó en cuenta la calidad de los arreglos, el repertorio, la instrumentación, balance sonoro, calidad vocal y proyección escénica, entre otros requisitos.

La participación de artistas y público jóvenes en el evento constituyó un gran aliciente, pues demuestra que las nuevas generaciones saben apreciar la buena música y tener mejores gustos en un mundo cada vez más plagado de banalidad y seudocultura.

Independientemente de la competencia, sería justo reconocer en una próxima edición a aquellos grupos o artistas que han dedicado su carrera a defender de manera incondicional la música de la década, como Robertico Jiménez y su banda, que contra viento y marea ha sido defensor a ultranza del género cuando otros apenas han tenido uno o dos temas en su repertorio.   

Es menester que los organizadores confeccionen al menos certificados de participación para los concursantes, pues deviene aval para quienes acudieron al evento sin pedir nada a cambio, y entregárseles pases especiales o credenciales para acceder a la institución y garantizárseles puestos reservados. También, analizar los puntos débiles como fallos técnicos, organización escénica y apelar a la asesoría de un jefe de escena o director artístico, fundamentales para este tipo de espectáculo.

De manera general, ha sido muy positiva la idea de la Sucursal de Artex de Villa Clara del Festival de Música Retro que podría incluir a artistas de otras provincias y convertirse en nacional. La provincia se lo merece.