Sinfonía de una mujer

Irina Toledo es una de las creadoras más destacadas de la cultura villaclareña. Con esta entrevista, Vanguardia homenajea a las mujeres por el 8 de marzo.

Irina Toledo Rocha
Irina Toledo Rocha, directora de la Sinfónica de Villa Clara durante once años. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)
Visto: 488

Vive entre instrumentos musicales y sueña con alcanzar la excelencia. Irina Toledo Rocha se ha dedicado a vivir plenamente a la música, la cual la llevando siempre a todos aquellos que dispuestos a escucharla. Al frente de la Orquesta Sinfónica de Villa Clara desde hace 11 años, ha demostrado que ser mujer no es impedimento para construir una vida desde esa manifestación artística.

—¿Cómo llega a dirigir la Sinfónica de Villa Clara?

—Siempre aspiré a dirigir coros cuando estudiaba en el nivel elemental, pero no tenía las condiciones vocales necesarias para asumir esta carrera. Una vez concluido el nivel medio en Piano básico, vi la posibilidad de hacer la Dirección de Orquesta.

«Un día fui al Instituto Superior de Arte (ISA)  e indagué acerca de las asignaturas que se evalúan para optar por esta especialidad, y tuve así la posibilidad de conocer a quien fue mi profesor durante la carrera, el maestro Jorge López Marín, con quien me preparé durante un año para luego hacer los exámenes de ingreso y entrar en Dirección de Orquesta.

Irina Toledo Rocha
Irina Toledo Rocha
El trabajo y consagración de Irina Toledo al frente de la Sinfónica villaclareña ha contribuido a que la orquesta alcance el primer nivel. (Fotos: Ramón Barreras Valdés)

—Se considera que dirigir una orquesta es una gran responsabilidad y aún más para una mujer…

—Muchas mujeres cubanas hemos cursado la carrera de Dirección de Orquesta. Creo que fue un fenómeno que se dio en Cuba, particularmente después de que Zenaida Castro Romeu se hiciera popular con la Camerata. Ese fue el motor impulsor para decidimos a cursarla.

«De mi generación, varias no están en el país ni tampoco ejercen la profesión. Yo he querido mantenerme en Cuba solamente por ejercer lo que estudié y me he permanecido».

—Actualmente, se dificulta mantener cubiertas todas las plazas dentro de una Sinfónica, y a pesar de ello alcanzaron el primer nivel.

—Realmente, ha sido una tarea difícil. Durante años hemos estado con líneas deficientes en la orquesta, pero gracias a la intención del Instituto Cubano de la Música y del Centro Nacional de Enseñanza Artística ha sido posible la ubicación en la orquesta de egresados propiamente de la enseñanza para cubrir las líneas deficientes. Hemos logrado así un completamiento que aún sigue siendo débil en la especialidad de Viola.

«Estamos en un momento muy difícil porque la economía actual no se equilibra con el trabajo que desempeñamos y, desgraciadamente, los “Cayos” y lo comercial reportan mucho más que dedicarse a este tipo de música, la cual sienta las bases técnicas e interpretativas.

«Es importante agradecer a Juan Águila, el concertino de nuestra Orquesta, por su apoyo y dedicación de tantos años para poder lograr el primer nivel, y a aquellos que llevan décadas en la orquesta y la han mantenido viva.

—¿Qué dificultades enfrenta actualmente la Sinfónica de Villa Clara?

—En primer lugar, necesita un lugar donde habitar, pues la carencia de un local fijo trae malas consecuencias, por ejemplo, a la hora de implantar la disciplina laboral y trabajar en base a un resultado sonoro que siempre sea el mismo, con una intensidad determinada entre los diferentes instrumentos de la orquesta, y cuando usted cambia de lugar eso se afecta.

«En el Cine Camilo Cienfuegos, donde actualmente radicamos, nos estamos afectando la salud porque la iluminación y la climatización no son apropiadas para trabajar allí. Pero, aun así, hacemos nuestro mejor esfuerzo por mantener y conservar la música sinfónica en Villa Clara.

«Se nos ha dicho que la sede se incluye dentro del proyecto Villa Clara con todos, en el Boulevard, pero hasta que no se haga el concierto inaugural, donde se corte la cinta de esta sala de conciertos en Villa Clara, no lo voy a creer. Llevamos alrededor de diez años sin local, hemos estado tiempo sin trabajar y realmente es complicado. Los músicos reclaman y se preguntan, pero aun no pasa nada.

Irina Toledo Rocha
La principal aspiración de Irina Toledo es seguir elevando la calidad técnica e interpretativa de la Orquesta Sinfónica de Villa Clara. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)

—La mayoría de los jóvenes no aprecian las manifestaciones artísticas y encuentran a muchas de ellas como aburridas y obsoletas. ¿Pasa esto con el arte de la Sinfónica?   

—Es un poco complicada esta pregunta en los tiempos actuales, porque los niños no crecen en el siglo XXI con esta formación, sino con el reguetón, las letras banales, sin melodías, sin armonías… Sin embargo, a la juventud le gusta mucho el cine y yo me pregunto, las bandas sonoras de las películas ¿con qué se hacen? Muchas de las bandas sonoras son en vivo, interpretadas por una orquesta sinfónica.

«Los conciertos actuales de artistas famosos a nivel internacional tienen una base instrumental que sostiene el peso, pero todos los colores que existen alrededor son interpretados por una orquesta sinfónica. Nosotros en los últimos tiempos hemos intentado hacer programas de música para cine, de un corte un poco más comercial, y también a acompañar a trovadores como Polito Ibáñez. Muy recientemente estuvimos a cargo de la parte musical del Festival Gustavo Rodríguez in memoriam.

«Pienso que todo esto viene relacionado con el pensamiento de la juventud, porque la música sinfónica no es más que el reflejo de una época que se vivió. Solamente con tener un poco de conocimiento de la historia podemos ser capaces de entender lo universal de la música sinfónica.

—¿Y para usted la Sinfónica seguirá siendo una parte importante en su vida?

—Claro, estamos muy contentos porque vamos a tener una participación relevante en la edición del Festival A tempo con Caturla, que creó la Asociación Hermanos Saíz (AHS) aquí en Villa Clara. Tendremos el honor de que la maestra Beatriz Corona, conocida por su música de cámara, tendrá a cargo la dirección de la orquesta para el concierto final de este festival, en el cual se interpretará su obra.

«Pero más que los festivales y conciertos que nos quedan por delante, junto a la Sinfónica quisiera seguir creciendo profesionalmente primero que todo, y además, seguir elevando la calidad técnica e interpretativa de la institución».

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.