El superpoder de Marvel

Una crítica a las últimas producciones cinematográficas de Marvel Studios, que como se evidencia en Thor Ragnarok, sacrifican la calidad en aras de un entretenimiento banal para el público.

Marvel
(Foto: Carlos D. Quiroga Morejón, estudiante de Periodismo)
Visto: 957

Víctima de la ingenuidad, me dispuse a ver Cuadro a Cuadro, espacio televisivo de gran aceptación para la teleaudiencia cubana. La película presentada-criticada por Jorge Oliver fue Thor Ragnarok, tercera entrega de la saga Thor, basada en las peripecias y aventuras del superhéroe del mismo nombre, perteneciente a las historietas del universo Marvel. Acompañé la trama del filme durante sus más de dos horas de extensión para llenarme de una mezcla de sentimientos y expresiones (negativas en su mayoría).

Marvel Studios, desde que estrenó Iron Man (2008), ha llenado las pantallas del mundo entero con un revoltijo de coloridos superhéroes, villanos, antihéroes y cameos de Stan Lee (mente maestra tras el universo de histeriotas de Marvel). La gracia les ha resultado factible y hasta hoy, 11 años después de que Tony Stark (Robert Downey Jr.) se disfrazara del hombre de hojalata, pero con más «swing», Marvel sigue aporreando en nuestras narices la repetida fórmula cinematográfica mientras se sale con la suya.

En Thor Ragnarok, su protagonista Thor, basado libremente en el Dios nórdico del trueno, debe salvar a Asgard, su planeta o dimensión o plano astral o lo que sea, porque en realidad nunca nos queda muy claro. La antagonista es la misma hermana del héroe, Hela, la tan malévola como sexy diosa de la muerte que se asemeja en no pocos aspectos a Angelina Jolie en la película Maléfica.

Para no contar la trama, que no es absolutamente el punto fuerte del filme, sintetizo que la película es un carnaval del sinsentido, donde lo mismo le transportan a una recreación barata de la Tierra Media del Señor de los Anillos, o a un planeta ciberpunk o a la Tierra misma en donde Thor no podrá resistir la tentación de hacerse un selfie con un par de terrícolas. Pero ahí no acaba la cosa: un guion que roza la infantilería (recordemos que ahora Marvel pertenece a Disney), un final feliz y esperanzador muy predecible o personajes secundarios que no aportan nada de nada son algunos de tantos lastres que se suman al elenco del metraje.

Pero la realidad es contraria a mi criterio, al fin y al cabo ha sido un éxito de taquilla y de crítica, al igual que todas las anteriores películas de Marvel Studios, desde la enésima parte de Avengers, hasta la «oscarizada» Logan, o la aparentemente mordaz Deadpool.

Marvel también presupone muchas cosas: posee una excesiva confianza en el atractivo de su producto y asume el conocimiento total de su universo cinematográfico por parte del espectador. Así, en Thor Ragnarok aparecerán Hulk y el Doctor Strange, superhéroes que ya han tenido sus respectivos filmes, porque —al parecer— ya sabes la biografía de cada uno y te son tan familiares como tu sobrinito, porque de no ser así, estos dos esperpentos poco aportan a la caldosa audiovisual.

El universo Marvel se expande y lo seguirá haciendo en forma de remixes y featurings al más puro estilo de las canciones de pop actuales. Ya vimos a los guardianes de la galaxia en Avengers: Infinity War, a Iron Man en Spiderman: Homecoming, a los Vengadores en Captain America: Civil War, a Thor apareciendo en Doctor Strange,  o a Falcon en Captain America: The Winter Soldier y en Ant-Man. Dentro de poco no será difícil olvidarnos qué personaje pertenece a cuál película, aun teniendo esta el nombre de su superhéroe.

Sus cintas se han convertido en experiencias para toda la familia, carentes de gran dramatismo y con el objetivo de agradar a la mayor cantidad de personas. Hasta los cómics, que son la sémola de su cinematografía, se adaptan a las sinopsis de las últimas películas. La cuestión es vender y vender bien, la cantidad de filmes, supera con creces la calidad de los mismos. Mientras tanto, los superhéroes se multiplican por montones y nos invaden, haciéndonos adictos a la «superbasura».

Aprendí la lección, la próxima vez me lo pensaré dos veces antes de volver a ver una película de Marvel y de hacerlo, me despojaré de mis criterios y exigencias e intentaré no terminar gritando frente al televisor: «¡Hasta cuándo Marvel!»

Se han publicado 6 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Jesus Rodríguez

    Buenas tardes a todos, Sr Carlos , difiero de la opinión en su artículo , cuando yo me siento a ver una película lo hago para divertirme, ese tiempo que voy a gastar de mi vida lo quiero destinar en entretenimiento y felicidad, es verdad que esta entrega de Marvel no es la mejor , pero al final entretiene las dos horas que dura , después de vuelta a la realidad en que vivimos. Gracias y suerte a todos

  • curbelo

    Por favor MARVEL siempre será una industria de entretenimientos, las películas para reflexionar son otras. Más allá de eso creo que lo están haciendo súper bien, excepto por esta de Thor la verdad decayeron un poco, pero la formula AVENGER es de las mejores. Solo recuerden que detrás de todo está escondido el mensaje y sentir norteamericano, tan cargado de simbolismos y heroicidad, con pasajes e historias tan semejantes a las nuestras que te gustaría compartir esas vidas. Lo logran, sino es así solo vean cada parte de TRANSFORMERS al final donde Optimus Prime finaliza con un mensaje esperanzador para la humanidad difícil de no retumbar en tu mente durante semanas. Saludos a todos

  • gretter

    Thor Ragnarok : la más estimable del héroe

    Las películas del héroe de Asgard y su preciado martillo comenzaron en el 2011 cuando Kenneth Branagh dirigió Thor, la secuela no se hizo esperar pero esta vez la dirección corría a cargo de Alan Taylor

    La saga pedía a gritos una renovación, aires frescos pues ya era un material absurdo

    En el 2017 Taika Waititi nos trae la que en mi opinión es la más recomendable de todas, Thor Ragnarok

    Preso al otro lado del universo sin su poderoso martillo y se enfrenta a una carrera contra el tiempo. Su objetivo es volver a Asgard y parar el Ragnarok porque significaría la destrucción de su planeta natal y el fin de la civilización Asgardiana a manos de una todopoderosa y nueva amenaza, la implacable Hela. Pero, primero deberá sobrevivir a una competición letal de gladiadores que lo enfrentará a su aliado y compañero en los Vengadores, ¡el Increíble Hulk!.

    Supongo que lo que salva la cinta de ser un desastre es que Waititi decida apostar por la diversión y el uso de ciertos cameos.

    Sabemos que el guión no es el punto fuerte de ninguna película de Marvel, por eso dejamos pasar por alto cualquier elemento irracional , Thor Ragnarok solo busca entretener y por suerte lo hace dignamente

    Las escenas son simpáticas y los momentos de acción se logran pero no son lo más importante

    Otro elemento en el filme que es revolucionario aun cuando no sea implícito es que por primera vez en la historia de la Marvel aparece un personaje LGBT

    A última hora se eliminó del montaje la escena donde se sugería que Valkiria estaba con otra mujer, seguiremos esperando que con valentía y sin prejuicios llegue un héroe de este colectivo

    Continúan Chris Hemsworth y Tom Hiddleston, como los hermanos dioses , se incorporan Tessa Thompson y Mark Ruffalo

    De villana una imponente Cate Blanchett, favorece con distinción la cinta , su personaje de Hela tiene matices , drama , humor

    Ojalá que las próximas entregas sean tan amenas y desenfadadas como Thor: Ragnarok

  • D. Cooper

    Coincido con el autor la fórmula de Marvel nos ha dado filmes un poco más pasables. Por ejemplo Civil War pero esta de Thor me pareció horrible. Q sea para entretener no le da el derecho de q sea una mala película

  • D. Cooper

    De acuerdo con el autor. Hacer un film dirigido a entretener no te da un pase libre para hacer una mala película. Confieso tener en estima alguno de los títulos de Marvel, uno de los últimos fue Civil War la que me cumplió bastante. Pero lo de los de Stan Lee ya se pasa, esta última de Thor me dio ganas de llorar, personajes secundario horribles , momentos cómicos sin ton ni son y una trama solo confeccionada para explotar la vieja fórmula que tanto éxito les ha dado pero sin hacer un producto fílmico de calidad. Las películas de supers pueden ser buenas mira las de Batman de Chris Nolan, esta vez a Marvel se les fue la rosca.

  • miss.Zanahoria

    La verdad es que marvel se ha ganado un nombre entre los adeptos a los super, y si asi ha sido hasta ahora creo que lo menos que puede hacer es mantenerlo y no irse por eso de que el que cria fama se acuesta a dormir.El facilismo y la formula para el exito del mercado son lo mismo, creo que deberiamos ver las peliculas de marvel por su contenido y no por el sello, definitivamente el compromiso con el publico no es venderle toneladas de lo mismo y aunque es cierto q estas peliculas son para el entretenimiento merecemos disfrutar con algo bueno.