¿Lengua cubana? ¡Tremendo arroz con mango!

Enhorabuena traemos «Tengo la palabra» a la red de redes, una sección que surgió en Vanguardia para revalorizar la lengua que hablamos todos los cubanos. 

Visto: 1456

Cuando Cristóbal Colón, en 1492, zarpó de Puerto de Palos, trajo a América, por errónea matemática e inocente geografía, un «bando» de marinos hambrientos, el Evangelio colonizador y la lengua española. Entintados de sangre de pies a cabeza, poco faltó para que los castizos exterminaran por completo la raza e influencia taínas.

Ilustración de Martirena
(Ilustración: Martirena)

Mas poco duraría la pureza de aquel «paquete» colombino. A paso de conga llegarían los negros a esta Cuba, con África sobre los hombros y la ruta del esclavo tatuada con verdugones en la espalda. Tiempo después, el ajiaco nacional comenzó a rebullir como cosa buena. ¡Lo partimos! Gritaron, en pleno fandango, el día que lograron la mezcla perfecta para inventar al criollo.

Por su parte, ni Pepe Antonio ni la férrea lealtad de la Isla a la Corona española pudieron espantar las influencias no hispánicas. Como si no fuera poco, a punto de caramelo se puso el remandingo nacional cuando, en busca del sueño cubano, macheteando cañaverales y salpicando de creole el Oriente, arribaron los hermanos haitianos, que nunca estuvieron tan cerca. Caribeños de las Antillas mayores y menores se sumaron a la fiesta.

Y muchos tuvieron chinos detrás en el tiempo en que llegaron bandadas y oleadas de hijos del gigante asiático. En suma, un fuerte entrometimiento de nuestros más cercanos vecinos norteamericanizaron, por medio siglo, la tierra patria. ¡Éramos pocos y parió Catana!

Pero aquel arroz con mango no es cosa de un pasado ancestral. Una época auténticamente so-viética legó a esta Cuba más que decenas de Sashenkas, Aliuskas y Vladimires. Desde ese entonces, Cuba ha ido por el mundo y a Cuba ha venido el mundo de tal manera que ya de Colón ha quedado poco.

Ni siquiera la lengua se estuvo quietecita por estos siglos, sino que, lentamente, comenzó a fraguarse en el revuelo de la historia nacional. Y en ese proceso, infinito, la variante cubana del español estará cambiando «hasta que se seque el malecón».

Expresiones populares de gran pegada; malentendidos lingüísticos, errores hechos regla; palabras robadas, reajustadas o inventadas por el joven cubano; todo ello y mucho más están en el catauro de cubanismos «a pululu».

En uno de esos días en que la cosa lingüística parece calmarse, aparece un Chocolate, salido de la nada, creyendo tener el agua tibia y nos tira una «bajanda». Para hablar de lengua cubana denme la potestad de decir: «Tengo la palabra». Así, una vez al mes escribiré sobre alguna picardía o curiosidad de lo que hablamos los cubanos.

Sí, también tú puedes hacerlo, porque siempre estás «arriba de la bola». Embúllate y revela alguna historia, plantéanos dudas o sugiérenos temas a través de los comentarios en nuestra página web o del correo electrónico yinet@vanguardia.cu. Con ello exhortamos a cuidar la lengua cubana, que desde la tradición o la inventiva popular, traza el camino de un español cubano, no inferior ni superior, simplemente nuestro. ¡Regresamos pronto! ¡Chao pesca’o!

Se han publicado 5 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Wilfredo Severiano

    esta bueno el comentario; yo diría que "estas escapao", " fuera de liga"

  • Yinet

    Gracias, Wilfredo!!! Así nos gusta: que enriquezcan estos escritos lenguaje popular y muy cubano. Siga nuestra sección pa´ que esté arriba de la bola!!!

  • angel

    En ocasiones he trabajado con compañeros de la region orienntal y cuando se refieren a la alimentacion bien completa, me dicen COSA FUERTE,

  • george i cue

    Alabao! que barbara eres. Y Catana pario , que dices del cubaneo de ese lado del charco que le han dado en llamar spanglish, No me des nada de "jama" que estoy "fullisimo" ( de full = lleno). Vamos de "pari"( party=fiesta) y a "drinkear "( drink=beber) hasta que salga el sol. Y no quiero escribir malas palabras aunque esas son enciclopedicas. Muy buena y simpatica tu columna.

    • yinet

      George, me encantan los lectores cubanísimos... De seguro le dedicaremos una edición a los extranjerismos y entre ellos al spanglish popular. Siga la sección para compartir juntos sobre nuestra lengua y no dude en "tirar pa´ca".