La razón en puntas

Un comentario sobre la importancia de que se haya salvaguardado la especialidad de ballet dentro de la Enseñanza Artística en Villa Clara.

Alumnos de la especialidad de ballet en Santa Clara
(Foto: Francisnet Díaz Rondón)
Visto: 1116

La alegría y sorpresa expresadas por los integrantes del Ballet Nacional de Cuba (BNC) cuando hace pocos días «descubrieron» la valiosa cantera de estudiantes que cursan la especialidad en la Escuela Provincial de Enseñanza Artística de Villa Clara, demostró que la razón siempre triunfa cuando se defiende una idea justa.

La mismísima primera bailarina Viengsay Valdés, subdirectora artística del BNC, no salía de su asombro y entusiasmo al apreciar el fruto del trabajo consagrado de profesores y alumnos, que mucho debieron batallar contra obstáculos y decisiones burocráticas que pusieron en jaque la existencia de la disciplina en el territorio.

Viengsay y sus colegas —entre ellos, los coreógrafos Alberto Méndez y Pedro Consuegra— elogiaron la labor realizada en la institución docente. Tan emotivo resultó el encuentro, que la prima ballerina calificó de «maravilloso» el intercambio con los futuros bailarines, de los cuales varios pudieran integrar, algún día, las filas del prestigioso BNC. 

En ese sentido Méndez, oriundo de Pinar del Río, lamentó que la escuela de ballet de su provincia ya no existiese, y se alegró de que en Villa Clara se cultive la enseñanza de la especialidad con «ese apoyo, entusiasmo y resultados».

De haber fructificado años atrás la infausta propuesta de eliminar la especialidad, hubiese sido un duro golpe no solo para la enseñanza artística, sino también para la hermosa historia e impronta de la disciplina en esta provincia gracias a la incansable entrega de la profesora Marta Anido Gómez Lubián, fundadora de la primera escuela de ballet en el centro del país.

Para nadie es secreto que la situación económica ha conllevado a reestructurar sectores y organismos en pos de disminuir gastos. Mas, en el caso de la cultura tales cambios no pueden medirse ni calcularse con fríos números, sino con sentido común, inteligencia, y sobre todo, una profunda sensibilidad.

Nada resulta más reconfortante que disfrutar cada año del desempeño de los pequeños bailarines en las actividades organizadas por la escuela de arte, festivales o en el prestigioso evento «Para bailar en casa del trompo». Inolvidable la puesta en escena de la obra Cascanueses, un sueño hecho realidad contra viento y marea.

Que los villaclareños, la región central de Cuba y la nación se enorgullezca de que exista una especialidad de ballet en Villa Clara se lo debemos a la resistencia, perseverancia y pasión con que profesores y alumnos la defendieron. También, al invaluable apoyo de los padres, horcones fundamentales en la carrera de sus hijos.

Triunfó el ballet y la razón. Arriba el telón y ¡aplaudamos!

Se han publicado 2 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • EVA

    Alrededor del año 2005 mi hija mayor comenzó sus estudios en la EVA, especialidad "Danza" porque para Ballet debía estar desde el 4to grado y a ella la convencieron de presentarse a las pruebas cuando comenzaba el séptimo grado.

    En esos momentos fui testigo de la calidad de las clases de los profesores de la especialidad porque a los padres los invitaban a presenciar las clases. Como yo pasaba a diario por la escuela siempre observaba la misma calidad y todo ese tiempo fui testigo de los entrenamientos que tenían esas especialidades y siempre he comentado que el rigor de esas clases es mayor que el de cualquier escuela de deportes porque detrás de la delicadeza que hay que mostrar en el escenario se esconde un entrenamiento sistemático y de mucha disciplina.

    Lamentablemente para mi hija la calidad de vida en la beca no fue la mejor en esos tiempos y con buen desempeño en la danza decidió abandonar una carrera codiciada por muchos. Hoy, después de casi 15 años veo que el aspecto exterior de esa escuela ha cambiado y ojalá que todo funcione bien porque a los niños de esas edades hay que garantizarles todo para que den lo mejor de si y se motiven a hacer carrera porque para esas especialidades si hay que tener aptitud y actitud y cualquiera no puede graduarse en esas especialidades.

  • lisbeth

    Qué agradable noticia, que orgullo siento de que mi hija haya pasado por esa escuela, desde 5to grado comenzó en Ballet y luego en 7mo pasó para la Especialidad de Danza hasta que se graduó de Bailarina Profesional, y hoy pertenece al claustro de profesores que forjan el futuro de esos estudiantes. Felicidades a los profesores que hacen posible que se mantenga el prestigio ganado por la escuela y mucho éxito a los estudiantes.