Cuba, un eufemismo de pies a cabeza

¿Por qué los cubanos abusamos de los eufemismos? ¿Será que a veces nos faltan pantalones para llamar las cosas por sus nombres? Debate con Tengo la palabra. 

Eufemismos
(Ilustración: Alfredo Martirena)
Visto: 2379

Seguramente pensarás que se me subió la alcurnia filológica a la cabeza; porque esa palabra, eufemismo*, tal vez no sea entendida por muchos de nuestros coterráneos. Sin embargo, son ellos los causantes de que nuestra isla constituya, entera, un rebuscado ir y venir de vocablos pícaros, retahíla de códigos cubanísimos, ironías constantes.

Nosotros, «cuidadosos» hablantes de la lengua, tememos una malinterpretación de interlocutores sensibles. Por ello, cuando alguien nos resulta poco agraciado es muy fácil quitarse el golpe de arriba con una expresión: «nunca tuvo quince».

Para continuar con la crítica «sana», o al buen cubano, «sacando tiras al pellejo», ¿cómo juzgar a una vedette que se aferra a vivir en la gran pantalla? ¿Te suena familiar que «ella ya vio pasar sus mejores años»?

Y si cambiamos de palo para rumba, los fluidos corporales también acaparan la atención de esos disimulos lingüísticos. A nadie se le ocurriría en solemne encuentro mencionar con todas sus letras aquellos términos relativos a problemas estomacales. En este punto, perdónenme que yo misma esté siendo extremadamente eufemística.

Si digo que los de la Mayor de las Antillas estamos en la «lucha», aseguraría que es más que una simple metáfora. Enseguida nos viene a la cabeza la batalla campal que supone la supervivencia del día a día. Y un poco más. Entonces, nos acordamos de la gran cantidad de paisanos que prácticamente «estafan» la inteligencia ajena: esos viven del invento o, lo que es más cómodo, del cuento.

Ante la precariedad de la vida, muchos términos se despojan de su matiz negativo para ser aceptados colectivamente y reajustar el sistema de valores éticos. Por ejemplo, doy por hecho que todos los cubanos saben lo que implica tener «buena búsqueda» en un centro laboral.

Pero hay otros términos muy polémicos que rompen Récord Guiness, frasecitas que revuelven en un dos por tres la tranquilidad mental. No hay criollo que se resista a ponerse las manos en la cabeza ante la aparición cotidiana de conflictivos juegos de palabras.

¿Cómo reacciona usted al entrar a una tienda, a media mañana, y lee un cartel que informa a los consumidores «estoy resolviendo un “problemita”»? ¿Qué pensamos cuando ante otros fenómenos sociales de gran envergadura alguien responde que «se está trabajando en base a eso»?

Me parece que en estos tiempos los cubanos estamos tomando muy en serio la cuestión de los eufemismos. ¿Será que a veces nos faltan pantalones para llamar las cosas por sus nombres? ¿O que la variante cubana del español es excesivamente prudente? Puede ser.

Con una invitación a que los lectores continúen enriqueciendo los conocimientos de nuestra variante cubana del español, propongo un punto final. Hasta aquí las clases. ¡Chao!

 

* Palabra o expresión más suave o decorosa que sustituye a otra considerada tabú, de mal gusto, grosera o demasiado franca.

Se han publicado 8 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Alejandro

    Anja...muy bien pero otros eufemismos vienen igual desde las diferentes instancias dirección del país...jinetera por prostituta, cuentapropista por trabajador privado o período especial en vez de crisis económica, ira a ocupar otras responsabilidades, en vez de fue removido por mal trabajo, solo por mencionar varios ejemplo

    • yinet

      Tiene razón, Alejandro. Esos términos son buenos ejemplos eufemismos que no son mera cuestión lingüística. Se van adentrando en el terreno de la social. Diríamos algo así como eufemismos sociales --con el respeto de los teóricos de la lengua. Muchas gracias por su aporte

    • Francisnet Díaz

      Tiene razón en varios de los ejemplos, menos en el de Período Especial, pues no se sustituyó ese término por crisis económica, al contrario. Fidel explicó bien que la etapa que vivirían los cubanos a partir de la caída de la Unión Soviética y el campo socialista sería muy difícil por la crisis o dificultades economicas que sufriría el país al perder más del 80% de su comercio exterior y por el recrudecimiento del bloqueo. Nunca se escondió o maquilló la crisis económica por el vocablo Periódo Especial, sino que se le catalogó así porque sería una situación en la que debían tomarse medidas, estrategias, soluciones urgentes y sobrevivir al enorme problema económico o situación profundamente adversa en tiempo de paz.

  • Juan Bermúdez

    Nunca me preocupé por saber qué era un eufemismo. Ahora puedo asegurar que sirven para embellecer nuestro idioma. La poesía es puro eufemismo.

  • Guillermo

    Bienvenido el artículo, Yinet ya extrañaba tus palabras y comentarios, creo que el uso de eufemismos forma parte ya de la "cultura del cubano", puede que por falta de pantalones, puede ser por no querer ofender, puede simplemente ser por que es más fácil entendernos y nos adaptamos, lo cierto es que proliferan y no creo que se extingan, mientras tanto frases como «estoy resolviendo un “problemita”» o «se está trabajando en base a eso» sí implican una soberana afrenta a los que también necesitamos resolver "un problemita" y fuimos a ese lugar, generalmente en horario de trabajo, por que no olvidar que Cuba es un país de 8:00 a 5:00, y "trabajando en base a eso", realmente no dice nada, insulta la inteligencia de los que queremos respuestas ciertas y soluciones viables, y es una frase que se usa bastante por muchos directivos que realmente no tienen pantalones para reconocer los problemas tal y como son o para asumir su propia insuficiencia, creo que me salí del tema, sea cual fuere la causa del uso; a veces indiscriminado, de eufemismos, no seríamos los mismos si dejáramos de utilizarlos, "eso es cosa de cubanos", por cierto ¿qué cosa es cosa?, sería tema de una necesaria y polémica disquisición filosófica definir "cosa", por ahora bienvenidos los eufemismos que nos hacen bien cubanos, pero ojo, a lo mal hecho es necesario llamarlo por su nombre y no adornarlo con frases o palabras que puedan enmascararlo como cuando hablamos de algún parásito aceptado: "el pobre, sólo es un luchador", lo correcto sería, "es alguien que vive de otros" lo que evidenciaría que la pobreza es sólo moral, sin ánimos de ofender a nadie, más allá de como llamemos los hechos, "al pan, pan y al vino, vino".

    • yinet

      Hola, Guillermo: Es bueno saber que mi sección es esperada por los lectores. Ello motiva a una a seguir hurgando en la lengua que hablamos los cubanos. Coincido con su reflexión: las cosas :) son mejores como dice el refrán: al pan pan y al vino vino. Saludos

  • chinesse

    Y, periodista,? se le olvidan las archi-conocidas frases eufemisticas con que los"directivos de los diferentes factores" le responde a Abelito en su programa televisivo, sobre las "soluciones a problemáticas" que nos aquejan? ... disculpe mis eufemismos....

  • Hubert

    Los eufemismos en Cuba no solo son atribuibles a la jerga popular, sino que también son muy frecuentes en la verborrea institucional. Por citar pocos ejemplos: a las cuarterías, ahora les dicen "Ciudadelas". A los albergues donde viven aquellos que perdieron sus viviendas por un evento meteorológico severo, se les llama "Comunidad de Tránsito". Cada vez que la Policía, de conjunto con otras entidades, va a sacar a determinadas personas que están ocupando ilegalmente un edificio o construyeron sus rústicas casas en terrenos que son propiedad del Estado, en vez de decir que es un desalojo (que sería lo correcto, porque les quitan su lugar de alojamiento), se le llama "Extracción". A los edificios que están al derrumbarse, se dice que están en "Estática Milagrosa". Y son muchos, muchos más que en este momento no recuerdo. Gracias.