Andar el espacio público

De paso por Camajuaní, una parada obligada está en el parque Leoncio Vidal Caro, no de muy grata impresión por el desaliño de algunos de sus monumentos.

Visto: 1018

De vuelta a Camajuaní. Hago recorrido de detenimiento por el Parque Central y su entorno, Monumento Local desde hace 12 años. Prometo no hablar del antiguo hotel Cosmopolita y sus misterios reconstructivos. No niego aquellas pasiones que llevaron a los «Escudriñando Archivos», una pasada columna, a la indagación minuciosa por estas tierras del tránsito de agosto-septiembre de 1892 de Ignacio Cervantes y Rafael Díaz Albertini, nacionalistas de la pianística cubana.

Un asiento a veces frecuente: la tarja que identifica la declaración de Monumento Local. (Foto: Luis Machado Ordetx)
Monumento a los mártires de la gesta revolucionaria. Apenas puede leerse la inscripción. (Foto: Luis Machado Ordetx)

Aquel periplo de los músicos incluyó Placetas, Remedios, Caibarién y Sagua la Grande. Dos años después Cervantes hizo otra gira artística. La mirada también ocupó en el nacimiento de 1895 a Claudio Brindis de Salas, el violinista, en conciertos por teatros cercanos. Esas constituyen historias anteriores, y de contrastes de fuentes documentales. Similar propósito tuvo la observancia a los acontecimientos armados de insurrectos incorporados a la Guerra Necesaria contra España. De eso hablé antes.

El busto a José Martí, el Apóstol cubano, le sustrajeron el escudo nacional y una lámina de mármol. (Foto: Luis Machado Ordetx)

Detengo la marcha en el parque, próximo en septiembre a los 111 años de existencia. El espacio público testigo de la historia y de arquitectura decimonónica tiene cierto abandono. No existe un resguardo de los monumentos que allí exhiben, y cuando los cuidadores lo hacen, al menos, dejan una persistente chapucería en sus actos. No hablemos de los «vándalos» que rodean el entorno y de los deteriorados bancos de granito.

Por dentro, la Glorieta, de estructura octogonal e influencias del art déco con apenas reflectores en exteriores, constituye un símbolo del paseo. Creo que las habituales retretas de la banda de música no ocurran en horarios nocturnos, porque carece de luminarias en el interior.

De los bustos y monumentos, al dedicado a José Martí, erigido en 1938 por cuestación popular, se le perdieron un enchape de mármol y el escudo nacional. ¿A dónde irían a parar? Un misterio.

En la estatua a las madres, de tanta lechada de cal, se pierde la lectura del texto de inscripción. Tal parece que hay un gusto desmedido por el empleo de ese tipo de pintura. Incluso, en el obelisco a los mártires hay residuos en la tarja de bronce, que un día quisieron sustraer, según se aprecia.

Monumento a las madres, Camajuaní
Capas y capas de pintura encima del monumento a las madres. (Foto: Luis Machado Ordetx)
Monumento dedicado a la victoria sobre el fascismo, inaugurado el 3 de septiembre de 1945. Una clase de historia allí se puede impartir. (Foto: Luis Machado Ordetx)

En tanto, el obelisco al coronel Leoncio Vidal Caro, construido en 1978, tiene similares huellas del enjalbegado en un busto en bronce que esculpió a principios de la quinta década del pasado siglo el villaclareño Alfredo Gómez.

Obelisco construido después del busto original de Alfredo Gómez, dedicado al coronel mambí Vidal Caro. (Foto: Luis Machado Ordetx)
Rastros de pintura sobre el busto en bronce de Leoncio (Guapetón) Vidal Caro. Al fondo el antiguo hotel Cosmopolita aguarda por su demolición. (Foto: Luis Machado Ordetx)
«La niña de la sombrilla». original de Adoración Hernández Pérez
La escultura «La niña de la sombrilla». original de Adoración
Hernández Pérez, espera por una restauración. (Foto: Luis Machado
Ordetx)

Mejor conservado, aunque exento de atención sistemática, aparece el monumento a la victoria sobre el fascismo, una de las pocas que en septiembre de 1945 se establecieron en espacios públicos cubanos.

¿Qué decir de La niña de la sombrilla, conjunto escultórico de Adoración Hernández Pérez? Ya no se trata de los dedos fracturados que un día reconstruyeron. Tampoco, de los desechos sólidos que allí vertían y del agua derramada en la fuente. Ahora se perciben daños malintencionados. Instalada en una de las remodelaciones que sufrió el paseo en los años 80 del siglo anterior, es una pena que un día desaparezca por falta de cuidado.

No hablemos de la placa que recuerda la declaración de Monumento Local, presunto asiento de ocasión de alguno que otro morador que prefiere la fronda de los árboles para disfrutar de un rato de aparente tranquilidad. Cuidemos siempre del parque Leoncio Vidal Caro, y hagamos del recinto más visible, a cielo abierto en Camajuaní, el encuentro permanente de la historia social y cultural de una localidad que sabe apreciar como pocas las grandezas creativas surgidas en el escenario espiritual del pueblo.

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Tino

    Si solamente el abandono y la chapuceris fuera en el parque y sus monumentos. Camajuani perdió el explsndor wue siempre lo caracterizó entrr los municipales de Villa Clara

  • Sandor

    La triste realidad de mi pueblo. Un llamado de atención desde la prensa para que las autoridades locales tomen carta en el asunto. Si no se actúa con inmediatez las nuevas generaciones no podrán disfrutar de estos espacios. No se habla de las ruinas del Hotel Cosmopolita q amenazan con caer y provocar perdidas materiales y quien sabe si humanas. De lo deteriorada que se encuentra la avenida General Casimiro Naya, con profundos baches. Faltó además el paseo del periodista por el parque infantil, contiguo al parque Vidal, donde existe un verdadero homenaje a la destrucción y la falta de atención a los espacios públicos.

  • Leonel

    Siempre hubo guarda-parques. Por qué desaparecieron? No sé. Quizás porque aparecieron los destruye-parques, como el que sancionaron recientemente en SClara. Del Cosmopolita, lo mejor que hizo Luis fue no hablar. Lo cierto es que hay que ponerle coto a las indisciplinas sociales que incluyen, convertir los espacios públicos en bares para la ingestión de bebidas alcohólicas o que se permita hacer y deshacer lo que les de la gana a algunos, en cualquier parte. Los funcionarios revisores tienen que pensar un poco mejor las cosas. Por ejemplo a quien se le ocurrió la triste idea de situar una piquera de carretones de caballos en pleno centro de una zona hospitalaria aledaña a la cisterna del hospital materno? O a la misma entrada de SClara? El visitante a su entrada, tendrá como impresión inicial, un aroma exquisito. No, no Camajuani tierra de chivos y sapos no es un caso aislado de inc incongruencias y desatinos. Vayan al centro de Caibarien, ciudad que por la cercanía con la Cayeria visitan tantos turistas visitantes. Constatarán que parece un lugar que bombardearon ayer por la tarde.

  • Joe

    Buenas tardes.si fuera solo en camajuani.es toda cuba luis .se a perdido todos los valores sociales.ya son irreversibles.gracias por poder opi n ar