Annia Castillo: «sin el piano me muero»

A sus 20 años de vida artística, Vanguardia se acerca a la pianista Annia Castillo para conocer detalles de su carrera y su relación con la música.

Pianista Annia Castillo
Annia Castillo cumple este año dos décadas de vida artística. (Foto: Ramón Barreras Valdés)
Visto: 1009

Son las cinco de la mañana. Annia se levanta, camina a la cocina y prepara la cafetera. En lo que cuela va hasta el piano y revisa las partituras que dejó la noche anterior, danzas del siglo XIX que rescató de algún archivo de Sagua la Grande. El potente aroma la hace volver al fogón y se sirve la primera de muchas tazas de café.

Tiene tres horas para ponerse al día con ella misma, para montar esas piezas que la traen loca. A las ocho se marcha para la escuela y apenas pone los pies en el piso. Es viernes, así que a su regreso al «hogar dulce hogar», tendrá a sus alumnos esperándola para ensayar. Baja un par de veces a la casa de su madre. «Nunca me dedicas tiempo», le reclama la anciana, y Annia asiente mientras corre a una reunión de última hora para acordar los detalles del Encuentro Regional de Música.

Son las nueve de la noche y vuelve a su piano. Sus 20 años de rutina la han enseñado a aprovechar cada segundo, a no perder un instante de concentración. A las 12 se va a la cama y decide mimarse con una hora más de sueño, todo un lujo para una mujer tan entregada a las notas y melodías musicales.

Annia Castillo no se detiene, encadena un trabajo con otro, un ensayo con otro, y el piano reina en su vida. Son dos décadas entregada a la las notas musicales, a las partituras y a la investigación, dos décadas en que el tiempo se ha convertido en su principal aliado y enemigo.

—¿La música llega a ti de forma casual o es una herencia familiar?

—Un poco de ambas. Tengo influencias de familiares que no conocí y que eran músicos, pero nadie cercano. Por lo demás todo ocurrió de la forma más habitual: cuando estaba en la primaria realizaron la convocatoria para la Escuela Vocacional de Arte (EVA). Fui y aprobé, pero no cogí plazas y la perreta que armé en mi casa fue tremenda. Es que yo quería ser músico, tocar piano, aunque no estaba consciente de lo que significaba.

«Fui con mi mamá hasta la escuela y me paré frente al antiguo subdirector y le dije: “A mí me pones en trompeta, en tambor o en lo que sea”. No me sirvió de mucho, pero hubo fallos en los ingresos y por corrimiento entré…y hasta el día de hoy».

—¿De qué te graduaste?

—Estudié piano los siete años de nivel elemental y luego del pase de nivel fui para la Escuela Nacional de Arte (ENA), en La Habana. Cuando me gradué vine a trabajar para la EVA y a los dos años me certifiqué como pianista solista.

«La enseñanza superior la hice 10 años después por una serie de felices consecuencia y gracias a personas como Enrique Pérez Mesa, Ivette Gómez y Rosalía Capote, quienes me abrieron el camino y me comprometieron para realizar las pruebas del Instituto Superior de Arte (ISA)».

—¿En cuántos proyectos estás inmersa al mismo tiempo?

—Lo primero es mi carrera como solista y lo otro que tiene un gran peso para mí es la escuela —el Centro Provincial para la Enseñanza Artística— pues desde hace dos años estoy frente al departamento de música.

«Dentro del sistema de enseñanza artística, y vinculado al Grupo de Investigación de Las Villas, también organizo el Concurso Regional de Piano, muy vinculado al Evento de Patrimonio Musical de nuestra provincia, en el que también participo.

«También toco en el Dúo Expresión, en el que trabajo con una clarinetista, y que lleva ensayo y montaje del repertorio. Además, tengo pensado montar otro dúo junto al violinista de Ars Nova, donde defendamos la música patrimonial desde el punto de vista histórico.

Igualmente, me desempeño como pianista del grupo de Liz Castillo, algo muy diferente a lo que realizo habitualmente pues me acerco a la música popular, al jazz, la fusión y me alejo un poco de la música de concierto.

«Tampoco puedo dejar fuera la investigación y mi estudio, que son las bases de mi trabajo docente y profesional.»

—Son muchos trabajos a la misma vez, ¿cómo logras organizar tu tiempo?

—Bueno, yo necesito que el día tenga 88 horas y no 24. Me levanto bien temprano y con el café me pongo a estudiar. Sobre las ocho me voy para la escuela hasta las cuatro. Los ensayos los voy alternando y los viernes y sábados también vienen mis alumnos. Día libre, solo los domingos y, a veces, los dedico a estudiar. No tengo un chance en mi vida para descansar, pero no me pesa.

«Para mí, es importante economizar el tiempo, dedicarme completamente a lo que hago. Cuando digo “Voy a aprenderme esta partitura”, trato de hacerlo de la manera más eficiente, para cuando vuelva a ella al cabo de unas horas o unos días, pueda retomarla sin problemas. He aprendido a emplear toda mi atención en lo que hago porque no puedo perder un segundo.

«Siempre trato de trabajar sobre lo perfecto y evitar los fallos. No quiero ni puedo acomodarme a tocar con errores, así sea un simple ensayo.»

—Hablas con tanto entusiasmo sobre tu trabajo y me pregunto: ¿qué sería Annia Castillo si no tuviera un piano?

—Nada. Nada en este mundo. Cuando me paso días sin tocar, por cualquier situación, mi cuerpo lo siente. Hace un par de años tuve que estar un mes fuera de la provincia por razones personales, y a los cuatro días exactos empecé con un síndrome de abstinencia: caí en un estado de ansiedad, me dolían las articulaciones de los dedos, me deban calambres en la madrugada, mareos de la cervical, se me engarrotaron las manos.

«Yo no puedo parar de tocar, sin el piano me muero. Es que me cambia todo, la vida, el pensamiento. A veces necesito unos días de descanso, pero tienen que ser regulados, no pueden ser más de tres.

«Tampoco me puede faltar la escuela. Para mí dar clases es tan importante como tocar o tomar café. Cuando veo a mis alumnos al piano siento que he plantado una semillita que ha ido germinando: son una extensión de mí misma porque en ellos he puesto todo lo que sé, mezclado con todo lo que ellos puedan aportar. Es un campo que uno siembra y lo cuida, lo cultiva y lo protege del mal tiempo y las plagas y al final da frutos.

«Dar clases me ayuda incluso en mi propia carrera, a tomar decisiones sobre el camino, a extrapolarme y buscar nuevos puntos de vista. Me obliga a superarme todo el tiempo, a informarme, a escuchar todo tipo de música».

—Y entre tanto ajetreo profesional, ¿cómo logras hacer un espacio para tu familia y para ti misma?

—Es complejo. A veces mi mamá se queja de que le dedico poco tiempo y tiene razón pero es que a veces no puedo visitarla más tiempo o sentarme a conversar con ella por horas. ¡Y eso que vive al lado de mi casa! Con mi hermano ocurre parecido.

«A veces no puedo ni para realizar las tareas domésticas. En ocasiones he tenido que lavar y limpiar durante la madrugada pues por el día no he tenido chance entre tantas obligaciones.

«En cuento a mi vida personal tengo que confesar que soy una vieja. Casi no salgo, solo al teatro o a algún evento artístico. Pero salir por salir, por simplemente pasarla bien sin responsabilidades laborales, no recuerdo cuando fue la última vez que lo hice. No voy a una playa hace años y menos a una fiesta. Y realmente está mal porque necesito desconectar de vez en cuando.

—¿Cuáles son esos artistas que más admiras y han influenciado tu trabajo?

—Son muchísimos, pero no me pueden faltar Daniel Barenboim y su esposa la chelista Jacqueline du Pré; Martha Argerich, una de las grandes pianistas mujeres de la historia y Alfred Brendel y Vladimir Horowitz, grandes maestros de principios del siglo XX.

—¿Y en el caso de músicos cubanos?

—Ahí tengo a Andrés Alén, una persona que admiro profundamente y pretendo tocar su obra en mi concierto de aniversario; Hernán López-Nussa y Jorge Luis Prats, un tremendísimo artista con un anclaje enorme en el panorama internacional y que ha llegado a tocar incluso con la filarmónica de Berlín.

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Juan Antonio

    Gran artista de reconocido prestigio pero actualmente está muy ocupada y no puede realizar con eficacia su labor docente debido a su muy cargada su agenda y responsabilidades como dirigente que apenas puede dedicarle a sus estudiante el tiempo necesario para su aprendisaje y por este concepto los mismo deben recibir las que considero clases de forma insuficiente teniendo en cuenta que generalmente los más afectados son los niños de muy corta edad.
    Pienso que por lo menos debe delegar en otros profesores para que ayuden en la docencia y ayuden en el aprendisaje de este instrumento muy complejo.
    El que opina es el abuelo de una alumna de ella.

  • Peter

    Bravo Annia has logrado parte de tus sueños y se que vas por mas, eres orgullo de tu mamá y papá y de tu hermano que de una forma u otra han contribuido en tu formación, nos alegramos mucho por tus éxitos y té deseamos lo mejor. Esa niña que conocimos desde chica y que ha crecido en su pasión, el piano.
    Julieta y Pedro
    Compañeros bancarios amigos de tu mamá excelente ex-bancaria jubilada y de tu padre.

    • Sinay albornoz

      Hola le gusta mucho el trabajo en los cayos de lunes a viernes no enseña en escuela y asi cobra un sueldo

  • Sinay albornoz

    Hola .estoy opinando sobre el concepto de el señor juan antonio y tambien comparto su idea esta señora sera un idolo o la tendran como idolo.realmente tendra su agenda muy apretada pero deberia enseñar un poco mas y dedicar mas tiempo a su profesión, Como les explico asistiendo mas a clases con sus estudiantes como profesional porque si yo se tocar piano no tiene necesidad.las clases se imparten en la escuela entre semanas para eso tiene un sueldo no particular pero claro de lunes a viernes gana mas plata en los cayos amen para este gran ifolo como la quieren ver debió ver invitado a susss niños para que aprendan de una experiencia amen