Finito finito, ¿se acabaron los muñequitos?

A pesar del tiempo, los muñequitos cubanos continúan impregnados en el imaginario popular y en la lengua cubana. Hoy, una reseña escrita a cientos de manos.

Visto: 920

El martes me levanté melancólica, con la idea de que mi sección de la lengua no daba para más. «Será que le está llegando su fin», me dije con un aliento de desesperación, que se repite cada vez que tengo que enfrentarme a la cuartilla en blanco.

Claro, necesito motivar a mis lectores para que esperen los segundos sábados de cada mes con el entusiasmo de leer «Tengo la palabra». Y que —como yo— lleguen al punto final enamorados por la creatividad de nuestra gente, «hinchados» por haber nacido en Cuba.

Pues les cuento que enseguida en casa—como es costumbre— sortearon el «bache» en que se hallaba mi musa: «Escribe sobre las frases de los muñequitos cubanos». ¡Guao! Nunca mejor sugerencia, solo que ya no me acordaba ni de la mitad de ellos. «¿Y qué me hago ahora?».Otro susto, el segundo de la mañana.

Animados cubanos
(Caricatura: Alfredo Martirena)

Me llené de valor. Abrí Facebook e invité a mis amigos a escribir juntos, a cientos de manos, la sección. En minutos ya tenía mi perfil lleno de comentarios que sintetizaban años de anécdotas colectivas sobre los animados cubanos.

Para que nadie quedara fuera de esta sección y todos se vieran reflejados en Vanguardia, elaboramos algo así como el primer Top Ten de la fama de los «muñes» nacionales.  Así que allá vamos con algunas de las criollísimas expresiones de sus personajes.

En el último puesto del decálogo de éxitos colocamos «Mi casa linda y bonita, qué maravilla es este papá», que adquiere más o menos jerarquía a conveniencia de las mujeres.

El corto cubano Tabey nos legó la frase «Hermosa mañana para explotar indios» y «Al trabajo, caballeros», una oda al humorismo de su guionista.

Cecilín y Coti
Cecilín y Coti es una serie de historietas y dibujos animados creada por Cecilio Avilés en 1979 (Foto: Tomada de Internet)

Cecilín y Coti, juntos, lograron arrebatar el octavo lugar de lo más pega’o de la televisión cubana en el lenguaje popular con «¡Qué pescado más flaquito!».

Pudieron posicionarse en el puesto número siete de la escalada de éxitos Matojo y sus icónicas frases «Un nadador, necesitamos un nadador» y «Yo no le hago caso a lo que dice esa vieja».

Chuncha luchó por el sexto escaño con «¡Alabao!», «Fumiga, Paquito, fumiga» y «No voy, ¡he dicho que no voy!», que perduran y sobresalen en el argot popular actual gracias a la campista más destacada.

La historia del fuego se afianza en el quinto lugar. Resaltaron en la avalancha de criterios «Eso les pasa a ustedes las mujeres, que son unas nerviosas» y «Los niños, verdaderos incendiarios natos».

Más cerquita de la caliente El agua y la higiene. Las expresiones «La peste el último» y, en especial, «Si me mojo me da catarro», conquistaron la quinta posición en esta riña lingüística.

Los valientes
Los valientes, con diseño de Jorge Oliver y dirección de Juan Padrón, es uno de los animados más populares para cubanos de diferentes edades. (Foto: Tomada de Internet)

Los valientes llegaron con más pegada a los días de hoy. «Mientes, rata inmunda», «Eres un bárbaro con el hacha», «Suave, Yelika» y «A mí me embarcó este, que es un antisocial», son escuetos parlamentos que aún sobreviven.

Arrebatando a los televidentes, y en el número dos, llega Vampiros en La Habana. «Oye, el de la cornetica, ¿tú no trabajas por la mañana, mijito?» y «Vendo enanitos verdes», resultan la más llevadas y traídas frases del superfamoso largometraje de chupasangres made in Cuba.

Y en la cima del Top Ten, Elpidio Valdés, el padre de los animados cubanos, el más creativo y venerado personaje de Juan Padrón, el vocero nato de «¡Eso habría que verlo, compay!».

Elpidio Valdés
 (Tomada de Internet)

¿Quién no ha dicho, en un repentino cambio de estado climatológico, «¡Qué país!»? ¿O en una inspiración de humorismo, ante una amenaza al amigo, «Pártelo, Jabao»? ¿Qué joven cubano olvida mencionar en algún contexto: «Tócate, María Silvia», «Qué susto, Josú» y «¿A ti qué te duele, pelirroja?». ¿Qué les viene a la mente cuando les decimos «Mambises, bestias, no tiréis con ventanas»?

A pesar del tiempo, los muñequitos cubanos continúan impregnados en el imaginario popular. De generación en generación, padres y madres, abuelos y tíos, junto con la parrilla televisiva, los mantienen con vida infinita.

Se han publicado 11 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Luis Orlando

    Jajaja me encantó! Hice mi aporte, pero la pluma de Yinet está genial! Síguelo, que este tema da pa rato! Y te dejo otra: Yinet es la mejor del ejerrrrrcito libertador! ?

    • yinet

      Jajaja Gracias, Luiso!!! Muchas gracias, esos elogios son mayores si vienen de un periodistazo como tú. Un gran abrazo

    • Isis

      Que si da?? El tema es largo!!!! ??????

  • Sergio Cabrera

    Muy buen artículo. Felicidades

  • Lisbel

    Me encantó!!! Fue todo un éxito. Qué vengan más así para seguir colaborando. Saludos para Yinet.

  • Isis

    Sencillamente genial!!!! Gracias Yine por deleitarnos!!!

  • Andrey

    Lindo artículo, vale mucho recordar así, en cascadas de ideas lo que nos han legado nuestros muñequitos; provoca cierta nostalgia y al mismo tiempo reconforta que aun se mantenga en la memoria de las generaciones más jóvenes frases emblemáticas de nuestros muñes, pero; -hablando de otro tema-; con la poca producción nacional (para mi criterio, a pesar de que hay unos cuantos, como Fernanda y otros...) y la nula promoción de los mismos, poco podrán hacer Elpidio Valdez y su ejército de muñes cubanos frente a la avalancha de producciones foráneas que nos llegan nuevos y a diario... A pesar de bloqueos y estrecheces financieras, creo que se debe de incrementar la producción de animados con la misma gracia y soltura de los de antes, sin obviar que vivimos en otra época, y que los mismos se vean reflejados en prendas de vestir, juguetes, mochilas.... Para ganar la guerra cultural que se nos hace...
    Haaa.... y discúlpenme por irme del tema, pero me gusta defender a mis muñequitos, aun cuando ya tenga 41 años de edad.

  • Delvis Toledo desde Cienfuegos

    Aunque tengo que admitir que los animados cubanos no estaban en mi selección top5, sí marcaron una época dorada, no solo para la Televisión nacional, sino también para los espectadores más fieles que hoy (después de tantos años), los recuerdan en esas frases.
    Un beso para ti.

  • Roger

    Cubano desde Puerto Rico. Me has hecho llorar de la risa y de la nostalgia de esa época de nuestra infancia. Son frases que se quedaron definitivamente en el lenguaje popular del cubano. Indiscutible resulta el # 1, Elpidio Valdés es el que mas frases ha aportado. Desde "eso habría que verlo", pasando por "tócate María Silvia", "nos vamos a descuarenjiar to", "josuuu" " en la próxima aventura", "la inteligencia, es la inteligencia". Si debemos rendirle homenaje a Juan Padrón, no puede faltar el homenaje a Frank González, con sus mil voces, a Irela Bravo, a Edwin Fernández, Alden Knight, y todos aquellos que pusieron su voz para darnos ese regalo de identidad cubana.

  • Beatriz

    Estupendo esa lista de éxitos. Es verdad, esas expresiones forman parte de nuestro criollisimo lenguaje. Las empleamos a diarios, y para todos los que crecimos disfrutandolos es un ideó a que identifica nuestro pensar y sentir, en el estrés del día a día, o en la rutina. Siempre aparece una frase según la ocasión. Tan instructivos y tan divertidos. Qué pena que ya no ocupen un lugar protagonico en la programación infantil. Sólo en Buenos días, en la sección dedicada a los niños es donde logro reencontrarme con mi niñez de vez en cuando.

  • Lyselle

    Yine me ha encantado!!! Realmente me haz hecho recordar mi infancia.