Una rubia inolvidable en el corazón de Santa Clara

La peculiar casa museo que desde hace 30 años rinde homenaje a Rosita Fornés, en Santa Clara, Villa Clara, se convierte a partir ahora en un sitio único en el país y el mundo al atesorar pertenencias y materiales originales de la gran vedete de Cuba.

Rembert Martínez ha dedicado su vida a homenajear a la gran vedete Rosita Fornés, por quien fundó la casa museo, única en Cuba y el mundo. Sita en el reparto Vigía Sur, en el edificio 228, apartamento 2, entre 5a. y Doble Vía (frente a la candonga del hospital Arnaldo Milián (Nuevo), en Santa Clara. (Foto: Francismet Díaz Rondón)
Visto: 5634

Cuando apenas comenzaba a tener uso de razón, el niño descubrió en el televisor a aquella hermosa mujer que marcó su vida para siempre. Desde entonces, en cada programa donde saliera la atractiva artista se le saltaba el pecho y exclamaba desaforado ante sus padres: «¡La rubia, la rubia!». Era la manera inocente y espontánea con que identificaba a la gran vedete de Cuba, Rosita Fornés.

Peluca original utilizada por Rosa Fornés en el espectáculo La Fornés Tridimensional, en 1977, expuesta en la casa museo de Santa Clara. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)

Luego, a los siete años de edad, el santaclareño Rembert Martínez  Fuentes tuvo su primera oportunidad de apreciar en vivo a una de las mujeres más hermosas y completas de la escena cubana, en una actividad de celebración por el 26 de Julio en Villa Clara, en el año 1975.

«Mis padres me llevaron, pero gran parte de las personas del público estábamos detrás de una cerca. Yo no pude contenerme y me subí en un andamio donde colocaron las luces, para verla mejor. Empezó a llover y, cuando ella baja del escenario, hubo un cortocircuito que por poquito me electrocuta. Se me acercó a verme y abrieron la malla para yo pasar al otro lado. Desde entonces hicimos una bonita relación, hasta el punto de visitar su casa en La Habana», rememora visiblemente afectado por la dura pérdida.

Pocos en Cuba, y más allá de las fronteras, conocen la vida de Rosa Fornés como Rembert. Nunca se perdió una sola presentación de la extraordinaria intérprete de decenas de obras musicales, espectáculos, conciertos, programas televisivos, radiales y películas, y estaba al tanto de cada detalle de su fructífera vida.

Cuenta que mientras fue menor de edad, sus padres lo llevaban al hogar de Rosita, hasta que ya grande se valió por sí mismo. La casa se encontraba en Nuevo Vedado.

Prendas y accesorios originales de Rosita Fornés, donados a la casa museo dedicada a su figura en Santa Clara. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)
Botines usados por Rosita Fornés cuando interpretó la canción La chica yeyé. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)
Uno de los vestidos originales de la gran vedete de Cuba, que utilizó en una presentación en Santa Clara en 1997. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)

La devoción de Rembert por Rosita Fornés lo llevó a coleccionar recortes de periódicos, revistas, discos, fotos, afiches y todo cuanto cayera en sus manos relacionado con la diva. También, muchos amigos conocedores de su inquietud comenzaron a apoyarlo trayéndole todo tipo de artículos.

Los objetos comenzaron a aumentar. Ella misma le cedió vestidos para mostrarlos en actividades coordinadas con el Centro Provincial de Cine y el Cine Club Cubanacán, entre otras instituciones. En una ocasión, el entusiasta santaclareño decidió hacer un pequeño museo en homenaje a la gran vedete, convertido en realidad el 11 de diciembre de 1989, en la propia casa de Rembert.

(Foto: Francisnet Díaz Rondón)

«Yo nunca le dije nada de la casa museo, y varias personalidades pasaban a verlo, como Amaury Pérez, Lourdes Torres, Eslinda Núñez y Mariela Castro, entre otras. Cierta vez Amaury le habló maravillas de la colección dedicada a su figura que existía en Santa Clara, y Rosita no tenía idea de lo que le decía. Hasta que le explicó que ella sí conocía a la persona al frente del museo y le dijo mi nombre», recuerda.

Por fin Rosita visitó la casa museo el 4 de mayo de 2000, un día hermoso e inolvidable para Rembert. Ella se sintió emocionada y agradecida por lo que había hecho. Para ampliar la colección Rosa le donó decenas de vestidos utilizados en espectáculos durante su carrera, prendas originales, retratos de estudio de renombrados fotógrafos, discos, programas de sus presentaciones, pelucas, sombreros, e incluso zapatos, como los botines que utilizó en el video interpretando La chica yeyé. Un verdadero tesoro.

«Ella me dijo que yo tenía cosas muy importantes porque son lo único que queda de grandes espectáculos como Ser artista, La Fornés Tridimensional y Vedettisima, cuya gira inició en Santa Clara en 1989 y cerró en 1992. Son objetos muy valiosos para la cultura cubana que debemos preservar», manifestó.

En la casa museo Rosita Fornés pueden apreciarse los programas de mano de los espectáculos protagonizados por la artista. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)

Aunque no ha tenido toda la divulgación que merece la casa museo —única en Cuba y en el mundo— ni un espacio más amplio para que el público pueda apreciarlo en toda su dimensión, por allí han pasado visitantes de diferentes partes del archipiélago, así como de otros países, como Sudáfrica, Ecuador, Argentina, Estados Unidos y otras naciones.

Primera página del álbum sobre Rosita Fornés, con una dedicatoria para Rembert. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)

Rembert ha luchado toda la vida para que instituciones como el Gobierno y Cultura lo ayuden a permutar para un local mayor. Está dispuesto a entregar su apartamento para trasladar todo ese tesoro inigualable de nuestra cultura que posee no solo él, sino el pueblo de Santa Clara y Villa Clara.

Con la triste pérdida de nuestra amada Rosa, desde ahora la casa museo de Santa Clara adquiere una importancia invaluable como institución cultural que debemos salvaguardar. A través ella los villaclareños y el pueblo cubano mantenemos también viva la memoria de un ser inolvidable que alimentó el espíritu de varias generaciones.

Firma de puño y letra de Rosa Fornés. (Foto: Francisnet Díaz Rondón)

Pues, como bien expresara el escritor camajuanense Pablo Broche Damas:

«Hay hechos culturales que pueden quizás pasar inadvertidos. Pero hay otros ante los cuales hay que detenerse, porque van cargados de una misteriosa esencia, que es la de ser grande dentro de los grandes. Rosita Fornés, la Gran Rosa de Cuba, es y será siempre un hecho cultural en la historia de esta isla. Todos los que la amamos, la mantendremos viva siempre».

Se han publicado 11 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Wislandy Cuellar Medina

    ?Haci se pone de ejemplo la mujer cubana dando el ejemplo en todo ?

  • Osmani

    Realmente pienso que Rembert tiene un tesoro cultural de trascendencia mundial al tener cosas únicas de Rosita Formes que adquieren un valor histórico unico,se debe apoyar para que se amplíe ese sitio por uno mayor donde el gobierno y cultura deben de tener una participación protagonista y dotar a Santa Clara de ese lugar donde todos conozcamos detalles de esa gran artista cubana que es Rosa Fornes.

  • Osmani

    Excelente articulo.

    • Francisnet Díaz Rondón

      ¡Muchas gracias, Osmani! Nos alegra que le haya gustado.

  • carlos

    Muy bueno el artículo hay q ayudar al chico atesora mucha historia

  • Andrey Gómez Sánchez

    Soy remediano, y aunque desde el año 2009 vivo en la ciudad de Cárdenas, no dejo de ir a Remedios y caminar tambien a Santa Clara; pero nunca hubiese imaginado que en esa ciudad tan bella existiera un espacio para recordar a nuestra Rosita Fornes. Gracias periodista, de hacer visible a nuestra provincia, por estos días que tanto se ha hablado de Rosita, este trabajo debió de tener mayor alcance en los medios de prensa... Y sí, tambien es necesario que se le ayude a Rembert para que más personas puedan disfrutar lo que él con tanto celo y cuidado ha conservado para le historia de nuestra patria.

    • Francisnet Díaz

      ¡Muchas gracias, Andrey!

  • EL POETA YUMURINO

    UNA FLOR PARA ROSITA
    -1-
    La Cultura Nacional
    con honda consternación
    dice adiós esta ocasión
    a una artista mundial
    a esa mujer excepcional
    cariñosa y adorable
    con un público respetable
    que llora tras su partida
    pues fue la hija querida
    la Vedette tan memorable.
    -2-
    Su belleza incomparable
    junto a su versatilidad
    hicieron de la calidad
    un sello indispensable
    de un talento inolvidable
    al pueblo lleno de encanto
    el cine, la ópera, el canto
    teatro, baile o televisión
    era toda una atracción
    por eso se añora tanto.
    -3-
    Jamás olvido a su Habana
    aquí quedan sus cenizas
    ese gesto simboliza
    su estirpe de soberana
    gracias…. por ser cubana
    esta es tu patria bonita
    la historia así lo amerita
    gracias…. por tu adoración
    solo pido en la ocasión
    ¡! Una Flor para Rosita ¡!.
    ---000---
    EL POETA YUMURINO
    16 de Junio de 2020






  • Carlos

    Rembert, ese tesoro que tienes en tus manos, tiene un alto valor cultural, continua incrementandolo para que sirva para las futuras generaciones y que nunca se olvide el legado de la Fornes y a la Direccion de Cultura, Gobierno y Partido de Villa Clara que te eyuden con una casa mayor y en un lugar centrico para que puedas trabajar mas esa gran obra que sera de mucho interes no solo para los cubanos, tambien para los foraneos que visiten el territorio y crear asi buenos valores que estamos necesitados de ellos.

    • pedro nolasco

      Buen artículo de un periodista que escucha el latir de su ciudad.
      Creo que la iniciativa de ampliar ese Museo en un local mayor y más centrico cumple varios objetivos: homenajear a Rosa Fornés, premiar a Rembert por su constancia en el esfuerzo y de paso dotar a Santa Clara de un lugar interesante, de esos que no abundan por acá.

  • Idalmis

    Vi tú entrevista en el NTV y me gusto mucho tú iniciativa, gracias, yo ví a Rosita desde lejos en el teatro de manzanillo, y mi vecino fue quien la maquillo , luego nos contó lo agradable que era, la sentí muchísimo, me alegró que viviera 97 años, ?Que lindo verdad?