Lágrimas por Eusebio

Con la muerte de Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana, este 31 de julio a los 77 años de edad, Cuba pierde a uno de sus más ilustres hijos y un ferviente patriota. Sirva esta crónica para honrar al inolvidable maestro.

Eusebio Leal: «Los honores ni se piden ni se rechazan»

Con la muerte de Eusebio Leal Spengler (1942-2020), Historiador de La Habana, Cuba pierde a uno de sus intelectuales más ilustres en los últimos dos siglos. (Foto: Tomada de Internet)
Visto: 511

Sí, llora Habana, ha muerto tu hijo. O, por qué no, también tu padre, porque hizo por ti como nunca nadie hizo , porque te dio el amor filio-parternal más grande de este mundo, entregado en cuerpo y alma, espantando los demonios y devolviéndote vida, desparramando colores y luces sobre tu vetusto cuerpo.

El legado de Eusebio Leal queda como ejemplo para las futuras generaciones en el cuidado del patrimonio y el amor a la Patria. (Foto: Adalberto Roque/Afp)

Sí, llora Historia, porque nadie te contará con tanta pasión, ni relatará con imágenes maravillosas cada parte de ti. Nadie hará vivir los acontecimientos de esta isla como él, con su palabra encendida, con su verbo cabalgante y telúrico, con los ademanes de sus manos dibujando los toques de a degüello y las cargas al machete. Poniendo cada cosa en su lugar, sin paños tibios ni secretos ocultos.

Sí, llora Cultura. Nadie como él para alabarte y comprenderte, para encaminar a artistas con hambre de hacer, en defender el arte auténtico y verdadero, para buscar siempre un espacio al talento y el arte buenos. Nadie como él para dar abrigo a la música, al canto, a la danza, las artes plásticas, al teatro y todas las artes y a todas las musas, que ahora también le lloran.

Sí, llora Cuba, porque ha muerto uno de tus grandes hijos, de los que jamás vaciló en defenderte de canallas y enemigos, del que nunca profirió una sola blasfema en tu contra. Un cubano cuyo corazón vibraba al vaivén de las palmas reales, al canto del tocororo y al ondular de la bandera. Un cubano que lo dio todo por ti, hasta su último aliento.

Ahora habrá estatuas sobre su figura, calles con su nombre, instituciones y premios en su memoria. Pero, nada de eso hace falta para tenerlo presente, porque Eusebio Leal Spengler sigue por cada rincón de la ciudad, con su abrigo al hombro, inquieto y apurado, porque queda mucho por andar todavía.

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Pool

    Cuba está de luto por tan sensible pérdida. Eusebio Leal fue una persona ilustre que sobresalió por sus valiosas cualidades humanas y su gran intelecto digno de admirar. Las nuevas generaciones debían seguir su ejemplo.
    Llegue mi más sentido pésame a sus familiares y amigos.