La sirimba

Pobre Amelia. Con sus 90 años, lleva prediciendo un desenlace fatal desde que tengo uso de razón. Pero ahora sí, en estos días sabe que algo «malo» se avecina.

Ilustración de Martirena
(Ilustración: Martirena)
Visto: 993

Pobre Amelia. Le quedan pocos días de vida. Al menos eso fue lo que dio a entender ayer, en plenos aplausos a las 9:00 p.m., mientras rompía el tercer caldero de la semana, con tamborazos de agradecimiento. Cualquiera diría que Amelia está durita. Pero no. No demasiado. Hace días, dice mi vecina que tuvo un andancio.

—Ay, mijita, eso te recorre el cuerpo de arriba para abajo y de abajo para arriba.

—¿Es como un virus?

—Más o menos. Exactamente, como un aire unido a un chiflío.

—Oh, un aire es…

—Muchacha, un dolor en un pedazo de este testero, que me coge el brazo derecho y baja y baja…

—¿Y el chiflío?

—De eso no me hables. Que con lo mala que está la cosa para engordar, llevo tres días del baño a la cocina y de la cocina para el baño. Cuando yo lo digo, me queda poco.

Pobre Amelia. Con sus 90 años, lleva prediciendo un desenlace fatal desde que tengo uso de razón. Sin embargo, está consciente de que algo «malo» se avecina, porque lo de ella no es chochera.

—¿Tú ves esa que está ahí?

—¿Quién? ¿Tu nieta? Pues, claro.

—Esa es tremenda. Nadie la calcula. Siempre amanece con el moño virao.

—Ay, Amelia, no diga eso.

—Ella piensa que todos estos dolores son inventos. ¿Te había dicho que hoy amanecí con el cuerpo cortao y enfriamiento?

—Sí, sí… ya lo sé.

—Pues esa malcriá piensa que soy una vieja cañenga. Deja que ella llegue a esta edad. Yo no lo voy a ver…

Y hablando del tema, eso mismo dijo cuando Laura nació. Llegó al Materno enclenque, con la «cintura abierta», porque la abuela más longeva de la cuadra siempre ha sido una pesista doméstica.

O mejor, una deportista extrema y con mala suerte. Luego de su momento de alto rendimiento le acompañan chichones, ñáñaras y muñecas abiertas. Han pasado 13 años y Amelia sigue hablando en los mismos términos.

—Me queda poco. Si te cuento lo que he pasado desde el bobo de mayo no me lo vas a creer. Ya esto tiene que ser mal de ojo. Tomando helado: la punzá del guajiro, si como algo ligerito, un empacho…

—¿No será que está exagerando con algún alimento?

—No, chica, ¡qué va! Si yo soy un gorrión comiendo. Fíjate que el otro día me dio un descenso en horas del desayuno. Estoy descompuesta, muy descompuesta. Ya ni televisión puedo ver.

—¿Por qué?

—Me siento en un sillón a ver dos cosas: el tiempo —cuando lo da Rubiera— y la novela cubana. Eso na ma. Pero la otra noche, el día que Lía habló, después que lo había esperado tanto, casi me da una «sirimba».

—Tiene que controlarse, Amelita.

—¿Tú crees?

Se han publicado 3 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Jadya

    Vaya, que buen comienzo de día. Hace tiempo que no leía algo así. Comento después de haber leído 2 veces. La segunda vez fue para estar seguro de que esta historia, contada de forma tan agradable, estaba escrito por esa muchachita que nos atrapa en "Opinión"

    Mucha salud para Amelita

    Salud, éxitos en su vida profesional y todo tipo de cosas buenas en su vida a Yinet

    • Yinet

      El mayor regalo de mi día fue leer su opinión :) Qué bien se siente que la lengua atrape. Seguimos luchando por mantenerla viva. Saludos y cosas lindas para usted

  • Benito Antonio Martínez Ocasio

    Hola pa' la gente de Cuba.