Neruda, 47 años después

Este 23 de septiembre se cumplen 47 años de la muerte del poeta chileno Pablo Neruda, premio Nobel de Literatura  en 1971.

Pablo Neruda
(Foto: Tomada de Internet)
Visto: 850

Neruda ha muerto, han pasado 47 años desde el último sol de «el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma», sentencia que debemos a García Márquez y a la necedad de un poeta oscuro que sigue aferrado a los suelos. Neruda ha muerto y esto no tiene nada que ver con su poesía. Porque Neruda existe hasta en el halo comercial de la poesía de hoy.

Sería iluso decir que su primera obra no fue la mejor de todas, que sus Veinte poemas de amor y su canción desesperada reiteran a los poetas que la nada y la poesía son dos vecinas de la misma página. Neruda ha muerto y 47 años después nadie ha logrado escribir los versos más tristes.

Vanguardia te regala tres poemas que pertenecen a diferentes etapas de la vida del escritor chileno (12 de julio de 1904—23 de septiembre de 1973).

Si tú me olvidas

Quiero que sepas una cosa.
Tú sabes cómo es esto:
si miro la luna de cristal, la rama roja
del lento otoño en mi ventana,
si toco junto al fuego la impalpable ceniza
o el arrugado cuerpo de la leña,
todo me lleva a ti, como si todo lo que existe,
aromas, luz, metales, fueran pequeños barcos que navegan
hacia las islas tuyas que me aguardan.
Ahora bien, si poco a poco dejas de quererme
dejaré de quererte poco a poco.
Si de pronto me olvidas no me busques,
que ya te habré olvidado.
Si consideras largo y loco
el viento de banderas que pasa por mi vida
y te decides a dejarme a la orilla
del corazón en que tengo raíces,
piensa que en ese día,
a esa hora levantaré los brazos
y saldrán mis raíces a buscar otra tierra.
Pero si cada día,
cada hora sientes que a mí estás destinada
con dulzura implacable.
Si cada día sube
una flor a tus labios a buscarme,
ay amor mío, ay mía,
en mí todo ese fuego se repite,
en mí nada se apaga ni se olvida,
mi amor se nutre de tu amor, amada,
y mientras vivas estará en tus brazos
sin salir de los míos.

Ayer

Todos los poetas excelsos se reían de mi escritura a causa de la puntuación,
mientras yo me golpeaba el pecho confesando puntos y comas,
exclamaciones y dos puntos es decir, incestos y crímenes
que sepultaban mis palabras en una Edad Media especial
de catedrales provincianas.
Todos los que nerudearon comenzaron a valiejarse
y antes del gallo que cantó se fueron con Perse y con Eliot
y murieron en su piscina.
Mientras tanto yo me enredaba con mi calendario ancestral
más anticuado cada día sin descubrir sino una flor
descubierta por todo el mundo, sin inventar sino una estrella
seguramente ya apagada, mientras yo embebido en su brillo,
borracho de sombra y de fósforo, seguía el cielo estupefacto.
La próxima vez que regrese con mi caballo por el tiempo
voy a disponerme a cazar debidamente agazapado
todo lo que corra o que vuele: a inspeccionarlo previamente
si está Inventado o no inventado, descubierto
o no descubierto: no se escapará de mi red ningún planeta venidero.

A Fidel

Fidel, Fidel, los pueblos te agradecen
palabras en acción y hechos que cantan,
por eso desde lejos te he traído
una copa del vino de mi patria:
es la sangre de un pueblo subterráneo
que llega de la sombra a tu garganta,
son mineros que viven hace siglos
sacando fuego de la tierra helada.
Van debajo del mar por los carbones
y cuando vuelven son como fantasmas:
se acostumbraron a la noche eterna,
les robaron la luz de la jornada
y sin embargo aquí tienes la copa
de tantos sufrimientos y distancias:
la alegría del hombre encarcelado,
poblado por tinieblas y esperanzas,
que adentro de la mina sabe cuándo
llegó la primavera y su fragancia
porque sabe que el hombre está luchando
hasta alcanzar la claridad más ancha.
Y a Cuba ven los mineros australes,
los hijos solitarios de la pampa,
los pastores del frío en Patagonia,
los padres del estaño y de la plata,
los que casándose con la cordillera
sacan el cobre de Chuquicamata,
los hombres de autobuses escondidos
en poblaciones puras de nostalgia,
las mujeres de campos y talleres,
los niños que lloraron sus infancias:
ésta es la copa, tómala, Fidel.

Se han publicado 2 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Maria Piua Riveros

    Muy hermosa nota, pero son 47 años sin Pablo... Saludos desde Chile.

  • yoss

    Lo único bueno que tiene el artículo es que expone y nombra al poeta, así cualquiera interesado podría indagar en su obra y sobre él
    La periodista omite como los animalitos de aquí firmaron una carta abierta contra él por haber aceptado un premio de carácter continental.
    Decir que es el poeta más más grande en el siglo pasado en cualquier idioma es el delirio de un loco- anormal, el delirio de un loco imaginado por Dostoyevski,
    malísimo
    triste