Raúl Ferrer, el poeta del retorno

«Aunque su poesía no resulta obra capital en las letras cubanas, Raúl Ferrer siempre cautiva como un poeta de circunstancias, espontáneo», resaltaron los exponentes del panel «Raúl Ferrer, su justa trascendencia», celebrado en el marco de esta edición villaclareña de la feria del libro.

Raúl Ferrer.
Visto: 2544

En su centenario, Raúl Ferrer emerge en una injusta condición de poeta olvidado. Olvidado por la XXIV Feria Internacional del Libro, que apenas lo ha mencionado en esta edición. Olvidado por el público, poco conmovido ante la convocatoria de un panel sobre su legado. Olvidado por las editoriales del centro de Cu­ba, indiferentes a la reedición de los textos del espirituano.

Panel sobre el poeta Raúl Ferrer.El libro Viajero sin retorno, de Raúl Ferrer, resultó punto de evocación y análisis para los panelistas, en «un acto de amor a la persona y al intelectual que conocimos», como expresara Norberto Codina (a la derecha), director de la revista literaria La Gaceta de Cuba. (Foto: Laura Lyanet Blanco)

Por eso, el panel «Raúl Ferrer, su justa trascendencia», que sesio­nó en el cine Camilo Cienfuegos, de Santa Clara, se propuso rescatarlo de los libros escolares y las biografías gélidas. Reivindicarlo con el mismo espíritu que entregó el poeta al defender a sus amigos negros, víctimas del racismo asolador de los bateyes espirituanos, donde ofició como maestro en las décadas del 30 y el 40 del siglo pasado.

Al conversatorio comparecieron el escritor Ricardo Riverón, en calidad de moderador; como panelis­tas, la ensayista Cira Romero y el editor Norberto Codina; todos admiradores de la obra ferreriana, de esa literatura genial en el lenguaje de las décimas, e igualmente cautivadora en el terreno de los versos alejan­­drinos, como destacara Riverón.

Merecedor de recuerdo y estudio, el autor de Romance de la niña mala resultó enaltecido como «poeta espontáneo» y «persona entrañable». Su poesía fue aclamada y declamada, como firme evidencia de su «fuerza elegíaca», y por constituir un canto a la vida común. Como tal ha de ser recordado el maestro rural, el promotor cultural que fue Raúl Ferrer, y devuelto a su modesto predio de poeta del retorno.

Se han publicado 2 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Dalia Aguilar

    Me emociona saber que se incorpora Raúl Ferrer nuevamente a los libros escolares. Ni siquiera en libros de poesía para niños han incorporado su trabajo y él amó tanto a los niños!
    Yo trato de citarlo en las redes para que lo conozcan. Fue un gran poeta, maestro, amigo, siempre de puertas abiertas a todos los que queríamos saber.

  • Gabriel Planas

    Yo, un venezolano que tuvo la dicha de visitar al MAESTRO en su casa, en el 30 de Agosto de 1992, y que, por su estado de salud, a solicitud de su esposa Raquel, tuvo que ser muy breve, no pudimos conversar sobre una visita que él hizo a Venezuela, invitado por profesores amigos del Instituto Pedagógico de Caracas. Ignoro la fecha de esa visita. Si los compañeros Cira Romero o Norberto Codina supieran y me pudieran informar por éste correo, sobre la fecha y con quienes se entrevistó en esa visita - única, al parecer- hecha a nuestro país.
    Agradecido.