Ciberviolencia en Cuba: la cara oculta del Internet

En Cuba el ciberacoso sí existe. El ciberbullying no está alejado de nuestros adolescentes y jóvenes. Conozca los riesgos de ser internauta en el siglo XXI.

Jóvenes cubanos navegando por internet en zonas wifi.
Ante el crecimiento del acceso a internet, es preciso que los adolescentes y jóvenes cubanos conozcan los riesgos de su actividad en el ciberespcio, especialmente en las redes sociales. (Foto: Tomada de Cubahora.cu)
Visto: 7198

En la era de los Likes, tienes un perfil en las redes sociales y luego existes. Aunque se crea que la frase es demasiado exagerada para el contexto cubano —donde, a pesar de los avances en la informatización de la sociedad,  todavía se deben abaratar los costos del servicio—, la mayoría de los jóvenes acceden y ven como un asunto primordial su presencia en el cibermundo.

Las ventajas del entorno digital quedan claras y las personas las conocen. Sin embargo, también hay un lado oscuro, una cara oculta en el uso de Internet, que pueden poner a los usuarios a un clic de distancia del problema. 

Ya se escuchan historias de la muchacha X que se peleó con su novio y este por venganza puso sus fotos privadas en las redes sociales, o de lo que le pasó a la amiga de Menganita que recibía fotos de partes íntimas y le pedían a cada momento también imágenes de las suyas. 

Sí, porque las nuevas tecnologías solo redimensionan e, incluso, agudizan la forma en la que se presentan comportamientos que siempre han existido, pero que ahora se extrapolan a otro escenario, muy difícil de regular: el espacio digital. 

Ciberacoso a la mujer.
(Foto: Tomada de Internet)

Las consecuencias de la ciberviolencia incluyen ansiedad, tristeza, miedo, aislamiento, soledad y baja autoestima. El 10% de los casos incluyen intentos de suicidio. (Fundación Mutua Madrileña y Fundación ANAR 2016)

La ciberviolencia de género puede tomar varias formas como el cibercontrol y el ciberacoso, que se sirven de Internet y las redes sociales como arma para anular y dominar a la víctima.

Con beneplácito recibimos e incorporamos a nuestra vida términos como wifi, conexión de datos, Imo, Facebook, Twitter, Instagram… No obstante, junto con estos llegan otros como ciberviolencia, ciberacoso, ciberbullying, grooming (acoso ejercido contra menores de edad), sexting (envío de contenido sexual desde dispositivos electrónicos), pornovenganza. Pero, ¿saben como se manifiestan? ¿Los habían escuchado alguna vez?

Cuba, según la plataforma Hootsuite, ha tenido un crecimiento abismal de nuevos usuarios en redes sociales, y entre todas, Facebook se ha convertido en la más popular.

Sin necesidad de recurrir a las estadísticas, basta con entrar a la plataforma de Mark Zuckerberg para encontrar ahí a los amigos y a los amigos de los amigos, o a la persona que te desagrada y quieres saber qué es de su vida, o al muchacho que te gusta y necesitas investigar.

Ahí, en sus perfiles, encuentras a la adolescente casi desnuda, que se toma la foto de espalda o le estampa un beso rojo, provocativo, a la pantalla. Pero ella, que es casi una niña, ¿sabe si son reales todos los perfiles que le comentan?

Pero ella, que es casi una niña y está en la edad de enamorarse, ¿conoce de VERDAD al muchacho con el que habla en su chat y con quien quedó para conocerse en un lugar apartado en la semana próxima?

Y sus padres —los padres de ella, que es casi una niña—, ¿saben qué hace y con quién conversa a través de cualquier red? 

Todo por un Like 

Memorias flash, celulares, tabletas, computadoras, aplicaciones para el intercambio de mensajería, videos y fotografías han sido plataformas ideales y frecuentes para convertir en una pesadilla la vida de jóvenes que han caído en la desgracia de ver expuesta su propia intimidad. 

Uso de la aplicación Zapya en Cuba.
Los ciberacosos se cometen no solamente en las redes sociales, sino a través del teléfono y aplicaciones. (Fundación Mutua Madrileña y Fundación ANAR 2016). En Cuba se ha extendido el uso de Zapya, en ocasiones empleada para el acoso y el ciberbullying. (Foto: Maykel Espinosa Rodríguez/Juventud Rebelde)

«En Cuba el ciberacoso no existe». «El ciberbullying es cuestión del primer mundo». «La pornovenganza aún está alejada de nuestros adolescentes y jóvenes». Son algunos de los mitos instaurados en el ideario de padres que descuidan la atención a sus hijos en edades vulnerables. Tanto así es que muchos casos transcurren en el grupo de amigos y a espaldas de los adultos. 

No han sido pocas las imágenes íntimas y los videos eróticos que han circulado de mano en mano. Así lo confirma una adolescente de 15 años, quien confesó bajo sumo sigilo: «Hace dos años, cuando estaba en la secundaria, por Zapya comenzaron a pasar la foto de una amiguita mía desnuda. Ella estaba muy abochornada y quería dejar la escuela. A mí me quitaron el teléfono porque pensaban que yo tenía la foto. Se tomaron medidas fuertes, pero al final no sabemos cómo terminó».

Ciberbullying escolar en Cuba.
Según el estudio sobre ciberbullying el 42.1% de afectados son adolescentes mujeres y el 87% entre 13-17 años. (Fundación Mutua Madrileña y Fundación ANAR 2016). (Foto: Tomada de la revista Somos Jóvenes

La adolescencia es una edad muy compleja dentro del desarrollo humano. Comienza  una especie de exploración de la sexualidad y se disparan los deseos de experimentar. Entonces, no faltan quienes se aventuran a dejar una imagen gráfica de su cuerpo junto al que, en ese momento, creen el amor de su vida. Sin embargo, basta con una ruptura incómoda para que a las bajas pasiones se les una la inmadurez en una mezcla explosiva que puede dañar, para siempre, la vida de alguien.  

Antes el asunto quedaba reducido a un puñado de gente. Sin embargo, resulta contradictorio que estos hechos, muy cuestionables, generen cierta tolerancia hacia los agresores, como si se le restara importancia.

«Yo soy hombre y tengo novia: nunca he tenido necesidad de eso. Pero un amigo mío recibió unas fotos comprometedoras de una muchacha que estaba puesta para él.  Su novia se enteró y por venganza comenzó a regarla. Todo el mundo lo supo. Pero no pasó nada», comentó otro de nuestros entrevistados, que aún no cumple la mayoría de edad.

«Cuando publicaba una foto mía sensual en Facebook, los árabes y musulmanes me mandaban fotos de sus partes íntimas, me decían obscenidades y me enviaban pornografía. También me sucedía por el Messenger: llamaban y se masturbaban. Yo los eliminé a todos. Pero hay muchas de mis amigas que sí lo hacen por tal de que les den Like», comenta otra de las muchachas encuestadas.  

En una etapa de la vida donde la aceptación resulta vital, los niveles de popularidad comienzan a medirse según los «Me gusta», y esta es una postura peligrosa. ¿Están conscientes estas personas de que detrás de esos supuestos árabes y musulmanes se esconden verdaderos farsantes?

Fotos de mujeres jóvenes en internet.
Muchas jóvenes se aventuran a mostrar poses sexuales con el objetivo de aumentar el número de Likes en su perfil y con ello la popularidad en su grupo social. Modalidades como la cibermisoginia y ciberviolencia simbólica instituyen como víctima a la figura de la mujer, que se ve denigrada a un mero instrumento sexual. (Foto: Juan Morales Agüero/Juventud Rebelde)

La sed de protagonismo lleva a los adolescentes y jóvenes a aceptar posturas criticables, que los conducen por caminos erróneos y peligrosos. «Si uno de nosotros recibe 20 Likes en las fotos que sube a Facebook, entonces es popular en la escuela. Si no, los muchachos que viven del pedacito ese comienzan a decir: “Ay, mira el descoordina’o que no tiene Like, que no tiene pinta porque no se viste bien”. Y a veces, sin conocerlos, les escriben ofensas en los comentarios», explicó otro de los entrevistados que también prefirió no decir su nombre.  

Según los muchachos con los que conversamos, esto sucede sobre todo luego de la salida de las escuelas, en parques o plazas donde se tiene acceso a Internet.

«Nosotros nos conectamos a buscar muñes, series mangas. Pero salió una página pornográfica y uno de nuestros amigos comenzó a verla. Se impresionó mucho y se quedó callado, pero me ha dicho que la ha visitado en otras ocasiones».

Sin embargo, para comprar una tarjeta de Internet, el usuario tiene que ser mayor de 18 años y presentar su carné de identidad en Etecsa.  A esta edad no se maneja tanto dinero como para costear una cuenta. Entonces, aquí los caminos conducen a los padres, ¿dónde están mientras sus hijos hacen y deshacen? ¿Están conscientes de los peligros? ¿Saben qué páginas visitan? 

Ojo: Existen leyes 

En el mundo el asunto preocupa y ya existen abogados para el espacio digital y policías de Internet. En Cuba, según explica  el profesor José Ramón González Guadarrama, a cargo de la Formación y Desarrollo Profesional en el Tribunal Popular Provincial, «actualmente los delitos informáticos no cuentan con una regulación propia en el Código Penal, y uno tiene que interpretar la norma y aplicarla al caso concreto.

«Siempre los códigos en relación con el desarrollo de las ciencias se van quedando detrás; sin embargo, la forma de redacción del nuestro asume conceptos generales, posibilita que se pueda calificar el delito, sin que se vaya a la analogía que proscribimos en el ordenamiento penal.

La plataforma Facebook ha publicado una lista de pautas sobre los contenidos

►Contenido destinado a «coordinar o buscar personas para actividades sexuales entre adultos» (como actividades pornográficas, actuaciones sexuales o masajes eróticos, entre otros). 

► Contenido con solicitudes sexuales explícitas (como pedir u ofrecer sexo o parejas sexuales, conversaciones sexuales o imágenes de desnudos).

► Contenidos con solicitudes sexuales implícitas, incluidas afirmaciones como «busco pasar un buen rato esta noche», menciones de roles y posturas sexuales o incluso de orientación sexual o preferencia de parejas sexuales y de partes del cuerpo que habitualmente se consideran sexuales.

► Contenido que pueda representar actividades sexuales o personas en poses sugerentes, dibujos incluidos.

► Contenido que pida u ofrezca pornografía comercial o parejas que compartan intereses sexuales o fetichistas.

Fuente: Cubadebate

«Por ejemplo, en el caso del ultraje sexual, referido al acoso sexual, está previsto en el Artículo 303 (M. DL No. 175/97), según el cual se sanciona con privación de libertad de tres meses a un año o multa de 100 a 300 cuotas al que: acose a otro con requerimientos sexuales; ofenda el pudor o las buenas costumbres con exhibiciones o actos obscenos; produzca o ponga en circulación publicaciones, grabados, cintas cinematográficas magnetofónicas, grabaciones, fotografías u otros objetos que resulten obscenos, tendentes a pervertir o degradar las buenas costumbres. Lógicamente, serían los mensajes enviados a través del teléfono o del medio informático una de las pruebas.

De esta manera, también el chantaje está previsto en el Artículo 332.1, donde se asegura que quien amenace a otro con divulgar un hecho, cierto o incierto, lesivo para su honor o su prestigio público, incurre en sanción de privación de libertad de dos a cinco años.

González Guadarrama añadió que «el chantaje es buscar un beneficio a costa de tu honor o prestigio. Tampoco la ley especifica cómo debe realizarlo, y puede incluir cualquier vía, siempre que esta sea efectiva. En el caso de Internet resulta más lesiva porque sale a las redes sociales y mundialmente se conoce del problema».

—En el caso específico de los menores de edad, ¿qué estipula la ley?

—El Artículo 310.1 (M. DL No. 175/97) dice que quien utilice a una persona menor de 16 años de edad, de uno u otro sexo, en el ejercicio de la prostitución o en la práctica de actos de corrupción, pornográficos, heterosexuales u homosexuales, u otras de las conductas deshonestas previstas en este Código, incurre en sanción de privación de libertad de siete a 15 años.

Sin duda, se trata de un asunto complejo. Las tecnologías no son buenas ni malas, depende del uso que hagamos de ellas. Ahora que cada día aumentan las cifras de internautas en Cuba, debemos no solo alertar sobre los peligros, sino tomar medidas, antes de que por un simple Te acepto, Me gusta o Me divierte, usted y su familia vean  la cara oculta de Internet.

Se han publicado 9 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Delvis Toledo desde Cienfuegos

    Muy oportuno este trabajo: cada vez que avanza Cuba en el tema tecnológico, retrocedemos algunos pasos también en el tópico sociedad, bienestar y seguridad. Estar atentos es siempre recomendable y la información es primordial.
    Saludos a Yinet.

  • Cándido A. Bomachea

    Muy buen artículo. Sería útil que padres y educadores se informaran de su contenido para evitar tristes situaciones que han existido en otras partes del mundo entre niños y jóvenes, como traumas sicológicos y suicidios.

  • Manuel Paneque

    Que interesante articulo.Todos los padres debieran d leer esto para alertar a sus hijos de los peligros q encierra el uso indebido d las tecnologías. Es d las cosas más buenas q he leído hoy.

  • Leonardo Cruz desde Remedios

    Yo conozco varias historias, los padres deben prestar mayor atención a lo que hacen sus hijos cuando se conectan!!!

  • Juan Amador Maurín Reyes

    Hola, escribo desde La Habana. Qué bueno fuera si este artículo se compartiera con alguno de los periódicos nacionales -le vendría de película al Juventud Rebelde- para que los jóvenes, quienes son la mayoría de los usuarios en las redes sociales, ganen en cultura sobre estos temas tan importantes. Excelente artículo. Saludos a mis familiares en Quemado de Güines.

  • MSc.María Cardoso Cárdenas

    Interesante el artículo , sugiero traspolarlo a otros espacios , sobre todo en especial a donde interactúen los jóvenes , que a mi juicio es el sector más vulnerable, buscando algunos chistes encontré esta información, que reitero , crece el uso de las TICs, el riesgo es vertiginosamente, mucho cuidado al utlizarlas, cuidando el cumpliemento del basamento legal y código de ética en caso de estar en una entidad estatal, vamos por más, en otra ocasión .Gracias por irradiar la información. Reflexionando sobre le tema es una forma de educar a la población en general. La prevención es un arma de combate, expresó Raúl Castro una vez, ya en la actualidad , existen otros tipos de armas ( las convencionales)...

  • yinet

    Muchas gracias a todos los lectores en nombre de nuestro equipo. Es cierto, este tema nos toca los talones y muchos ni tan siquiera se dan por enterado. Reflexionar en familia, a través de los medios de prensa, puede ser la entrada del debate.

    • Ana Laura

      Hola Yinet

      Primero felicidades por tan excelente artículo y por tocar un tema tanpoco visibilizado en nuestra sociedad.

      Me estoy presetando a un concurso lanzado por la Oscar Arnulfo Romero (OAR), en el marco de la camapaña nacional contra la violencia de género: "Evoluciona" y me encantaría tener algún material de base para presentar o alguien que me oriente sobre investigaciones realizadas sobre esta temática en Cuba.

      Te agradeciera me compartieras tus fuentes bibliográficas si es posible

      Por fa, responder a mi correo

      Saludos,

  • Guillermo

    Excelente artículo escrito a dos manos, lástima que lo leí algo tarde, pero ver que ha sido leído en casi 7 000 oportunidades denota la importancia del tema para todos, ojalá lo hayan revisado los jóvenes y los que no lo son tanto, no podemos negar las bondades de la tecnología ni podemos evitar que las personas miren más sus móviles que a sus familiares, es como una Pandemia que ahora nos afecta a nosotros y que desgraciadamente puede empeorar, concuerdo con todo lo que se dice en él y realmente vivo asustado de "descubrir un día fotos comprometedoras" de algún familiar querido, no condeno lo que las personas fotografían, a cada quien sus gustos, pero de dejar evidencia gráfica de determinado momento a mostrarlo en las redes debe mediar un espacio de responsabilidad individual y colectiva, propósito harto difícil si tenemos en cuenta que cualquiera tiene un medio de comunicación y acceso a las redes, por eso es que informar, alertar, comentar sobre el tema, compartir anécdotas y sobre todo hacerlo con frecuencia, tiene que formar parte del diario ir y venir, por mi parte, "Like" a este artículo.