Presidente cubano condena injerencia de Estados Unidos

«Rechazamos enérgicamente esta nueva provocación injerencista, amenazadora, prepotente, violatoria del derecho internacional».

Miguel Diaz Canel
(Foto tomada de Internet)
Visto: 752

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, condenó este jueves la política injerencista de Estados Unidos, tras la decisión de Washington de suspender por sólo 45 días la aplicación del título III de la Ley Helms-Burton.

Rechazamos enérgicamente esta nueva provocación injerencista, amenazadora, prepotente, violatoria del derecho internacional. El gobierno de EE.UU demuestra su desprecio hacia el resto del mundo, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

Asimismo, Díaz-Canel rechazó todo tipo de chantaje político y las acciones para recrudecer el bloqueo económico, comercial y financiero contra la isla caribeña.

No permitiremos el chantaje político, tenemos razones y verdades suficientes y legítimas para enfrentar tanta hostilidad y desprecio. Con nuestras convicciones, subrayó en otro mensaje, citado por PL. 

Este miércoles, el Departamento de Estado norteamericano anunció la suspensión por 45 días del citado título de la ley que entró en vigor en 1996. Este acápite establece la autorización a nacionales estadounidenses a presentar ante tribunales del país norteño demandas contra todo extranjero relacionado con supuestas propiedades estadounidenses nacionalizadas en Cuba en la década de 1960.

Luego de conocer la noticia, la Cancillería cubana emitió una declaración en la cual refiere que el gobierno de Donald Trump amenaza con dar un nuevo paso que reforzar, de manera peligrosa, el bloqueo contra Cuba, violando el Derecho Internacional y atacando directamente la soberanía e intereses de terceros países.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.