Bruno Rodríguez responde a la prensa sobre ataque a la Embajada de Cuba en Estados Unidos (+Video)

Canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, ofreció detalles sobre el autor del ataque contra la Embajada de Cuba en Estados Unidos, ocurrido el 30 de abril de 2020. 

Bruno Rodríguez Parrilla, canciller de Cuba, en conferencia de prensa sobre ataque a la Embajada de Cuba en Estados Unidos.
Bruno Rodríguez Parrilla, canciller de Cuba, durante la conferencia de prensa sobre el ataque a la Embajada de Cuba en Estados Unidos. (Foto: Irene Pérez/Cubadebate(
Visto: 1068

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, ofreció este martes 12 de mayo de 2020, una conferencia de prensa virtual sobre el ataque terrorista a la Embajada de Cuba en Estados Unidos, ocurrido el pasado 30 de abril.

En  la madrugada del jueves 30 de abril de 2020, un hombre disparó contra la sede diplomática cubana. No hubo daño para el personal de la misión, el cual se encuentra seguro y protegido, pero sí deterioros materiales para el edificio resultantes del impacto de los disparos.

En la conferencia fueron expuestos datos sobre el autor del ataque contra la sede diplomática, que lo vinculan a personas que fomentan la violencia contra Cuba.

Cuba ofrece nuevos datos sobre Alexander Alazo y denuncia el silencio del Gobierno estadounidense al respecto

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, ofreció declaraciones a la prensa sobre el ataque terrorista a la Embajada de Cuba en Washington, Estados Unidos, perpetrado por el ciudadano Alexander Alazo, en horas de la madrugada del pasado jueves 30 de abril del 2020, cuando disparó un arma de fuego contra el edificio de la misión diplomática cubana.

Rodríguez Parrilla comento que el autor del hecho, de origen cubano, vive en Estados Unidos desde el 2010. Reconoció la reacción rápida de la Policía y el Servicio Secreto estadounidense ante el atentado, pero el Departamento de Estado demoró en contactar con las autoridades cubanas para informar sobre la investigación y se han dedicado a silenciar este acto terrorista ante el mundo.

El Ministro denunció este «silencio cómplice» del Gobierno estadounidense, y relató los hechos apoyado en las imágenes de seguridad de la sede diplomática cubana atacada. Destacó que el autor del crimen confesó que actuó con intención de matar.

Es necesario preguntar al Gobierno de Estados Unidos cuáles son sus motivaciones para mantener silenciado el hecho, alejado de la palestra pública, cuáles son las razones para callar un acto terrorista contra nuestro país y no denunciar, como los obliga la ley, expresó el canciller.

Bandera cubana profanada por autor de ataque terrorista contra Embajada de Cuba en Estados Unidos.
Bandera cubana profanada por autor de ataque terrorista contra Embajada de Cuba en Estados Unidos.

Se sabe que Alazo planificó el atentado con suficiente antelación, que visitó el lugar de los hechos unas dos semanas antes del ataque para sondearlo, que perpetró un acto de violencia contra la embajada cubana, que deshonró la bandera de nuestro país, que se refugió en la bandera americana y no ofreció resistencia al arresto realizado por los agentes de ese país. La esposa de este individuo dijo haberlo visitado en una institución mental, donde este experimentaba supuestos delirios de persecución.

Debo decir, agregó el Ministro, que se aprecia negligencia en la gestión el Gobierno estadounidense ante tal hecho. El autor tenía permiso para portar armas, obtuvo una pistola y un fusil y dos semanas antes hizo una exploración en el lugar de los hechos.

El Gobierno de Estados Unidos no realizó la investigación pertinente para detener este ataque antes de que ocurriera.

En el auto del perpetrador se encontró cocaína, y según declaró su esposa han vivido en el auto. ¿Cómo pudo permitir el gobierno estadounidense, disponiendo de todos los antecedentes, que esta persona actuara de la forma en que lo hizo con la intención de matar?

El Canciller cubano insistió al gobierno norteamericano a realizar una investigación exhaustiva para determinar de donde salió el dinero para financiar el hecho.

Asimismo, comentó que Alazo durante su tiempo en Cuba se dedicó a la vida religiosa como pastor, se casó con una mexicana y vivó en México varios años, durante los cuales visitó nuestro país en varias ocasiones, por lo que mantenía una relación cordial con Cuba hasta su última visita en el año 2015. El señor Alazo Baró nunca tuvo ni ha tenido un problema en Cuba, acotó.

Igualmente, destacó su relación con Leandro Pérez, un ciudadano que constantemente utiliza las redes para promover ayuda al terrorismo contra Cuba, llama a atacar con drones la ciudad de La Habana y mantiene vínculos con terroristas anticubanos.

Alazo mantiene vínculos con los perpetradores detrás del ataque a los bustos del Héroe Nacional José Martí hace algunos meses.

Es obligación del gobierno estadounidense investigar a todos estos contactos, que papel pueden haber ejercido estos individuos mencionados ante el hecho que hoy se denuncia.

El silencio de ese gobierno es sospechoso sabiendo el control que mantienen sobre este tipo de hechos.

Es deplorable que el Secretario de Estado mantenga silencio ante el ataque terrorista mientras dedica ataques diarios contra las misiones médicas cubanas y contra nuestro país.

El gobierno de Estados Unidos ejerce un ilegal bloqueo genocida contra Cuba y considera aceptable agredir a las familias cubanas, crea espacio para este tipo de actos terroristas y es directamente responsable por estos actos de violencia contra Cuba.

Existe evidencia de la participación de funcionarios estadounidenses en los actos de violencia contra los médicos cubanos durante el golpe de Estado en Bolivia, existen fotos, hay evidencia, agregó Rodríguez Parrilla.

Si hubo odio en la actuación de Alazo Baró se puede afirmar que es un odio inducido por los actos incitadores de la violencia contra Cuba que promueve los Estados Unidos y la contrarrevolución de Miami. El Canciller cubano, otra vez, a responder con una investigación exhaustiva y precisa de estos actos terroristas. Veamos si el Gobierno de ese país encuentra alguna explicación plausible a los actos de Alazo Baró, justifica las relaciones de Alazo con los terroristas anticubanos y cómo responde ante estos hechos.

Veamos si el Gobierno de ese país encuentra alguna explicación plausible a los actos de Alazo Baró, justifica la relaciones de este con los terroristas anticubanos y cómo responde ante estos hechos.

Dejo, en esta rueda de prensa, varias preguntas al señor Secretario de Estado Mike Pompeo. Corresponde a usted, señor Secretario dar respuestas al pueblo de Estados Unidos, al de Cuba y a la opinión pública internacional sobre la evidencia ineludible que acabo de presentar, dijo el Ministro.

También recordó la larga y cruenta historia de atentados terroristas contra las misiones diplomáticas de Cuba en EE.UU. y sus diplomáticos. Once mártires tiene Cuba, uno de ellos, en 1980 en Nueva York. Hay abundante información en redes y otros medios públicos.

Reiteró, el gobierno estadounidense ha optado por no rechazar y no condenar este acto terrorista perpetrado contra una Embajada en suelo de ese país. El ataque es resultado de la instigación a la violencia contra Cuba en Estados Unidos.

No es un secreto que los sectores con una trayectoria extrema contra Cuba han logrado una influencia desproporcionada en la Casa Blanca y algunos de ellos hoy participan en el control de la política de EE.UU. hacia Cuba, lo que nuestro gobierno ha denunciado oportuna y sistemáticamente.

PREGUNTAS DE LA PRENSA

The Washington Post: ¿Está usted de acuerdo en la manera en que la policía local manejó el ataque?

Bruno Rodríguez: En mi conferencia anterior y en esta acabo de reconocer el trabajo rápido y eficaz de la policía local y del Servicio Secreto para reprimir la agresión.

Diario Granma: Usted explica que ha habido silencio del Gobierno de Estados Unidos, incluido el Departamento de Estado, pero ¿ha recibido reacciones de otros actores en Estados Unidos?

Bruno Rodríguez: De numerosos. Varios senadores y congresistas se han dirigido a nuestra embajada condenando lo ocurrido y expresando solidaridad frente a un hecho de naturaleza terrorista. Ciudadanos norteamericanos, personal diplomático, y desde numerosos países, hemos recibido también mensajes. Y debo decir también que hemos recibido muchos mensajes de parte de ciudadanos cubanos residentes en el exterior, en particular en los Estados Unidos, sobre todo en la Florida y en New Jersey.

Canal ABC: En un tweet usted dijo que «es responsabilidad de los Estados proteger a los diplomáticos y sus instalaciones», pero los críticos del Gobierno cubano y funcionarios del gobierno estadounidense han dicho que el Gobierno cubano no protegió a los diplomáticos estadounidenses en La Habana. ¿Qué similitudes y qué diferencias tienen ambos incidentes?

Bruno Rodríguez: Confirmo rotundamente que es obligación de todo Estado la seguridad del personal diplomático de una embajada, así como el la protección del personal diplomático y sus familiares.
Contra el personal diplomático estadounidense en La Habana no hubo ningún ataque, dijo en referencia a los supuestos «ataques acústicos» contra funcionarios estadounidenses. Emplazo al Departamento de Estados Unidos a presentar la mínima evidencia, y se le puede preguntar al FBI, cuya investigación coincide con la investigación cubana.

Estados Unidos no presentó ningún resultado de investigación que diera algún indicio de esto, por el contrario, su investigación demostró que no hubo ningún ataque.

Desde las primeras horas en que la embajada norteamericana realizó su denuncia, el tema se atendió al más alto nivel, se apoyó por parte del gobierno durante toda la investigación y se brindó la colaboración del equipo médico cubano que el gobierno estadounidense rechazó. Aquí hay un atacante, 32 orificios de bala, 32 casquillos de proyectiles, declaraciones de agredir y matar. No es lo mismo ni remotamente.

Una diferencia significativa es que Cuba aún esta esperando por los resultados de la investigación del gobierno de Estados Unidos y que estos se compartan.

El gobierno cubano no ha hecho amenazas, no ha aplicado medidas de bloqueo, no ha expulsado personal diplomático de La Habana, no ha amenazado a los viajeros, mientras que el gobierno de Estados Unidos lo hizo contra Cuba cuando lo único que había era un sospecha de un supuesto ataque.

AP: Medios de prensa en Estados Unidos aseguraron que la persona que atacó la Embajada tiene antecedentes psiquiatricos. Cuba sugirió que la retórica agresiva del presidente Trump fogonea este tipo de acciones. Dado que el atacante es una persona emigrada, ¿tiene Cuba antecedentes médicos o historia clínica de dicha persona que confirme o no su enfermedad?

Bruno Rodríguez: He explicado que su conducta en Cuba fue normal durante los largos años que vivió en el país y sus visitas. Por lo que reiteró que hay una conexión con la política de instigación a la violencia que sigue el gobierno estadounidense contra Cuba, eso generó las condiciones para que se produjera este ataque.

DPA: Ministro, a raíz del ataque a la embajada, Cuba convocó a la encargada de negocios de Estados Unidos en La Habana y se conmunicó con el Departamento de Estado, pero no ha habido reacciones del Gobierno de Estados Unidos. ¿Cuál sería el siguiente paso de Cuba?

Bruno Rodríguez: Cuba espera a que el Gobierno de Estados Unidos cumpla sus obligaciones internacionales. Continuaremos la denuncia en los organismos y mecanismos internacionales; y tenemos la esperanza de que ese Gobierno intente hacer coincidir su retórica de lucha contra el terrorismo internacional con sus responsabilidad con una sede diplomática que ha sufrido un ataque perpetrado en el centro de Washington.

Preguntas de la prensa

The Washington Post: ¿Está usted de acuerdo en la manera en que la policía local manejó el ataque?

Bruno Rodríguez: En mi conferencia anterior y en esta acabo de reconocer el trabajo rápido y eficaz de la policía local y del Servicio Secreto para reprimir la agresión.

Diario Granma: Usted explica que ha habido silencio del Gobierno de Estados Unidos, incluido el Departamento de Estado, pero ¿ha recibido reacciones de otros actores en Estados Unidos?

Bruno Rodríguez: De numerosos. Varios senadores y congresistas se han dirigido a nuestra embajada condenando lo ocurrido y expresando solidaridad frente a un hecho de naturaleza terrorista. Ciudadanos norteamericanos, personal diplomático, y desde numerosos países, hemos recibido también mensajes. Y debo decir también que hemos recibido muchos mensajes de parte de ciudadanos cubanos residentes en el exterior, en particular en los Estados Unidos, sobre todo en la Florida y en New Jersey.

Canal ABC: En un tweet usted dijo que «es responsabilidad de los Estados proteger a los diplomáticos y sus instalaciones», pero los críticos del Gobierno cubano y funcionarios del gobierno estadounidense han dicho que el Gobierno cubano no protegió a los diplomáticos estadounidenses en La Habana. ¿Qué similitudes y qué diferencias tienen ambos incidentes?

Bruno Rodríguez: Confirmo rotundamente que es obligación de todo Estado la seguridad del personal diplomático de una embajada, así como el la protección del personal diplomático y sus familiares.
Contra el personal diplomático estadounidense en La Habana no hubo ningún ataque, dijo en referencia a los supuestos «ataques acústicos» contra funcionarios estadounidenses. Emplazo al Departamento de Estados Unidos a presentar la mínima evidencia, y se le puede preguntar al FBI, cuya investigación coincide con la investigación cubana.

Estados Unidos no presentó ningún resultado de investigación que diera algún indicio de esto, por el contrario, su investigación demostró que no hubo ningún ataque.

Desde las primeras horas en que la embajada norteamericana realizó su denuncia, el tema se atendió al más alto nivel, se apoyó por parte del gobierno durante toda la investigación y se brindó la colaboración del equipo médico cubano que el gobierno estadounidense rechazó. Aquí hay un atacante, 32 orificios de bala, 32 casquillos de proyectiles, declaraciones de agredir y matar. No es lo mismo ni remotamente.

Una diferencia significativa es que Cuba aún esta esperando por los resultados de la investigación del gobierno de Estados Unidos y que estos se compartan.

El gobierno cubano no ha hecho amenazas, no ha aplicado medidas de bloqueo, no ha expulsado personal diplomático de La Habana, no ha amenazado a los viajeros, mientras que el gobierno de Estados Unidos lo hizo contra Cuba cuando lo único que había era un sospecha de un supuesto ataque.

AP: Medios de prensa en Estados Unidos aseguraron que la persona que atacó la Embajada tiene antecedentes psiquiatricos. Cuba sugirió que la retórica agresiva del presidente Trump fogonea este tipo de acciones. Dado que el atacante es una persona emigrada, ¿tiene Cuba antecedentes médicos o historia clínica de dicha persona que confirme o no su enfermedad?

Bruno Rodríguez: He explicado que su conducta en Cuba fue normal durante los largos años que vivió en el país y sus visitas. Por lo que reiteró que hay una conexión con la política de instigación a la violencia que sigue el gobierno estadounidense contra Cuba, eso generó las condiciones para que se produjera este ataque.

DPA: Ministro, a raíz del ataque a la embajada, Cuba convocó a la encargada de negocios de Estados Unidos en La Habana y se conmunicó con el Departamento de Estado, pero no ha habido reacciones del Gobierno de Estados Unidos. ¿Cuál sería el siguiente paso de Cuba?

Bruno Rodríguez: Cuba espera a que el Gobierno de Estados Unidos cumpla sus obligaciones internacionales. Continuaremos la denuncia en los organismos y mecanismos internacionales; y tenemos la esperanza de que ese Gobierno intente hacer coincidir su retórica de lucha contra el terrorismo internacional con sus responsabilidad con una sede diplomática que ha sufrido un ataque perpetrado en el centro de Washington. 

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.