Comandante de la esperanza

«Fidel es un país. Nos hizo grande como nación desde la pequeñez de nuestra geografía. Nos guió a la libertad como pueblo y nos hizo fuertes en la unidad». 

(Foto: Archivo)
Visto: 1421

«Hay hombres que sintetizan pueblos, que son su savia y su voz, sus sueños y sus anhelos, su imagen y su espíritu.

«Fidel es un país. Nos hizo grande como nación desde la pequeñez de nuestra geografía. Nos guió a la libertad como pueblo y nos hizo fuertes en la unidad. Nos enseñó a vencer y nunca ponernos de rodillas; a ser prudentes en el éxito y firmes ante la adversidad. Nos mostró el valor de los principios y el enorme sentido de la solidaridad y la dignidad.

«Ahí está lo gigante de su figura, al prever todos los escenarios y saber actuar de acuerdo con las circunstancias», confesó tiempo atrás a Vanguardia el director del programa radio televisivo Mesa Redonda, para quien conocer al Comandante en Jefe fue un privilegio; «acompañarle en varias tareas por algunos años, todo un reto; aprender de sus enseñanzas, un permanente desafío».

Asegura Randy Alonso, en reciente crónica publicada en El Artemiseño, que si algo aprendió bien de él «es que a los combates, de cualquier tipo, se va con la moral alta y la convicción de victoria… y que al enemigo nunca se le da la espalda».

¡Cambio!, aceptaba Fidel, pero en los Estados Unidos. Cuba cambió hace rato y seguirá su rumbo dialéctico.

Ante las ansias de anexión del imperio voraz y anexionista —según lo describió Martí—, la nave de la Revolución sigue su curso imperturbable. Bajo el fuego enemigo, el socialismo cubano nunca ha dejado de trabajar por su perfeccionamiento. El país está en constante ebullición, llamado a «cambiar todo lo que debe ser cambiado», como nos convocó el líder de la Revolución cubana.

Se impone transformar el enfoque burocrático y rígido en la solución de los problemas que a diario nos agobian; subordinar las consignas a las acciones que propicien el progreso.

También, desterrar la visión autocomplaciente para que la crítica sustituya los aplausos inmerecidos. Y, a su vez, lograr que el trabajo readquiera entre nosotros su verdadero valor e incentive la producción alimentaria en nuestros campos, de modo que esta no quede oculta tras las malas hierbas.

(Ilustración: Linares)

Hemos de cambiar cuanto haga vulnerable y limite la justicia y la libertad conquistadas por este pueblo, que —con Fidel de faro y guía— ha logrado transformarse en poco más de medio siglo en una nación independiente, respetada por su coraje y altruismo.

«Su gran dimensión humana y su extraordinaria humildad, su verticalidad y honestidad sin límites, sus acendrados valores éticos, el sentido antiimperialista y emancipador de todo su gesta, resalta Randy, lo enaltecen para siempre ante los pueblos».

Quienes lo estigmatizan y deseaban su muerte no comprendían que Fidel ya no era solo Fidel, sino su pueblo. «Su gran desafío fue el tiempo. Siempre vivió a contrarreloj. Dormía poco. Una vida no le alcanzaba para lo tanto pensado y por hacer. Hablaba del tiempo físico, del filosófico, del real. Más de una vez el término está en sus reflexiones. Y el tiempo le agotó sus fuerzas aquel 25 de noviembre, cuatro años atrás.

«Pero, como los seres humanos excepcionales, pudo domarlo con la enormidad de sus ideas. Ellas le trascienden y se multiplican. Fidel renace cada 13 de agosto, cada 26 de julio, cada 2 de diciembre. Renace en cada médico, en cada científico, en cada trabajador. Fidel renace en su pueblo, irredento y batallador», escribió Alonso Falcón, reconocido periodista, quien compartió intensas jornadas junto al líder revolucionario.

Ahora, como un soldado de la palabra —con sus proverbiales lecciones— continuará aportándonos sus experiencias para librar la crucial batalla frente al imperio, que ha arreciado su bloqueo económico contra la Isla.

«Lo mejor es que lo tenemos ahí, alertándonos, enseñándonos, afirma Randy. Muchas generaciones lo recuerdan con admiración y respeto, y sus enemigos nunca han desistido de condenarlo por «haberse negado a agachar la cabeza ante los poderosos, haberse mantenido consecuente con sus principios y creer que otro mundo, menos cruel, es posible».

Soldado de las ideas, Comandante de la esperanza: en la misma trinchera, junto a Usted, los cubanos ¡Seguimos en combate!

Se han publicado 5 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Salvador toscano López

    Qué persona , que ejemplo de revolucionario,digo hoy que si estuviera vivo otro gallo cantaría con cuba,acuerdense que los que vivimos los 70 en escuelas becadas , siempre quizo que todos usaremos el mismo uniforme,los mismos kikos plásticos ,la misma ropa interior.el mismo abrigo , que comieramos la misma comida,etc,etc,en resumen que no hubiese clases sociales,hoy en día todo es diferente,debido a la inminente despenalización del dólar que fue dicho por el l,llegarian las clases sociales en cuba,aunque todos disfrutemos de la misma escuela,la misma universidad,los mismos hospitales.hoy Cuba no es la misma , hay diferencias sociales,medida tal que vemos en nuestros barrios esto que cuento , por eso digo para que idealizan tanto la figura del comandante,si le cuesta trabajo ser aunque sea un 50 % de cómo era el ,esos serán verdaderos revolucionarios,viendo como Cuba va en decadencia,como se separa la sociedad en ricos ,menos ricos y pobres como yo,o acaso cuesta mucho trabajo ver cómo vive un trabajador cubano de estos tiempos , que percibe un salario mínimo y mantiene a una familia,señores es hora de dejar de lamentar tanto a cuba bloqueada y pensar en el día a día de una familia cubana de estos tiempos,como siempre lo hizo y lo soñó Fidel,muestra de esto fue la revolución energética,la última que hizo y no pudo terminar,por eso digo FUERZA CUBA , que te QUIEREN los Cubanos,gracias

    • Juan...

      Cito a Martí según "https://www.ecured.cu/Sistema:Frases_de_Martí", frase 51, "El primer deber de un hombre de estos días, es ser un hombre de su tiempo" porque estimo que nuestros máximos dirigentes se crecen día a día, desde las perspectivas de estos tiempos complicados por la pandemia, haciendo hasta lo imposible para que nuestro país tenga consecuencias mínimas con el paso de esta terrible enfermedad y enfrentar la crísis económica mundial garantizando las condiciones mínimas de vida a cada ciudadano. Tengo costancia de que se diseñan estrategias que nos permitan enfrentar los obstáculo que nos esperan en el futuro de un mundo inestable.
      Considero que cada tiempo tiene sus especificidades y en el caso de nuestro país Fidel supo hacer muy bien lo que correspondía en cada situación por muy difícil que fuera. Por eso, aún después de su desaparición física, se le admira y recuerda como lo hace Marelys Concepción Díaz, usted y muchos cubanos que no lo olvidamos porque sus enseñanzas nos preparan para enfrentar cualquier dificultad en cualquier tiempo y nos inspiran confianza en las nuevas generaciones que nosotros hemos elegido para que nos representen.
      Los tiempos cambian y con los tiempos debemos adaptar las estrategias revolucionarias. Es lógico que se añore esa época en que cada ciudadano disfrutaba -por igual- de todo lo que se garantizaba, a pesar de las dificultades que enfrentaba la revolución.
      Desde hace unos cuantos años la situación de Cuba se ha complicado por las razones que todos conocemos y a la nueva generación de revolucionarios le corresponde la continuidad del actuar inteligente que hoy puede propiciar esas diferencias sociales que usted menciona si se permite que el actuar de personas que nada tienen que ver con la revolución hagan de las suyas a su antojo, aunque ocupen cargos importantes en esta, incumpliendo con los compromisos que la máxima dirección del país hace con el pueblo.
      En todo momento tenemos que enfrentar todo lo que nos quiera imponer el retroceso de lo logrado aunque no se perciba retroalimentación de los que deben hacer cumplir lo que se establece en las leyes porque esa continuidad de los "revolucionarios originales" que hoy dirige no nos va a desfraudar y si detectamos que al nivel de base existen irregularidades sin miedo ninguno debemos acudir a los niveles superiores sin cansarnos de reiterar nuestras razones siempre que sean por defender lo que hemos logrado.
      Por eso es que el pueblo revolucionario debe enfrentar, sin descanso, estos males que usted enumera para que no se hagan cotidianos. Pero no creo que se deba atacar, y/o hacer comparaciones con los fundadores de la revolución, a los nuevos revolucionarios que dirigen. Sólo la cooperación de los que quieren justicia social, dignidad, decoro y libertad contribuyen a la grandeza patria.

  • Salvador toscano López,,

    Tiene usted razón amigo en responder mi comentario que a veces uno se pone a textear y las ideas fluyen y nuestros dedos escriben ,a veces pienso igual que usted , pero siempre con un gran anhelo que mi Cuba y la de usted vuelva a hacer como era hace años ,a veces olvidándose de figuras que en la actualidad hacen qué nuestra isla prenda su chimenea como se merece y cuesta mucho lograr un avance ,debido a efectos externos y bloqueos de más de 60 años. Pero los que peinamos cana vimos a una Cuba dirigida y defendida por ese máximo líder de nuestra revolución,y también vemos a un hombre de estos tiempos haciendo lo posible e imposible por avanzar con una economía muy afectada, bloqueada,perseguida y limitada a progresos económicos y sociales,y más ahora con este golpe mortal de la pandemia mundial,ah pero también anhelamos ,necesitamos y deseamos una mejor vida para todos los cubanos,no sólo los adinerados,los ricos o los de buena solvencia económica , qué no piensan ni viven como yo , porque el hombre vive y actua como piensa ,los obreros ,los trabajadores,tecnicos , profesionales necesitan una mejor calidad de vida y que el trabajo cumpla su función como está diseñado y como lo describe el diccionario de la real lengua española,por esto y por lo antes expuesto es que resaltó tan alto la obra de nuestro comandante,cuando esto se cumpla tendremos más cubanos alegres ,revolucionarios y comprometidos con nuestro proceso social y cortaremos de raíz todo tipo de duda de que un cubano es 100% cubano por su sangre y sus ideales,gracias amigo Juan

    • Juan...

      Gracias por expresar su sentir. Personas como nosotros son las que sienten la responsabilidad y el deber de no permitir que lo que se ha logrado retroceda y es por eso que debemos aportar lo que esté a nuestro alcance para que los que tienen la difícil tarea de dirigir el país implementen sin tropiezos las medidas para eliminar la pandemia y mejorar la calidad de vida de los cubanos.

  • sadiel

    Que bien quedo en la foto el comandante fidel c astro