Crimen de Barbados: perenne recordatorio y una herida abierta

Cuba rindió tributo a las víctimas del terrorismo de Estado, en el aniversario 45 del sabotaje contra la aeronave de Cubana de Aviación, hecha explotar en pleno vuelo el 6 de octubre de 1976 en Barbados.

Homenaje a las víctimas del crimen de Barbados, ocurrido el 6 de octubre de 1976.
(Foto: Ariel Ley Royero)
Visto: 534

La Habana, 6 oct (ACN).— Si un pueblo sabe cuán alto es el precio de la libertad y del decoro, y lo ha pagado con creces, es el nuestro, declaró a la ACN Odalys Pérez Rodríguez, hija del capitán del avión cubano saboteado el 6 de octubre de 1976 con 73 personas a bordo y sin sobrevivientes de la explosión en pleno vuelo.

Odalys hizo parte de la amplia representación popular que, a 45 años de aquel abominable crimen, acudió a la necrópolis habanera Cristóbal Colón para honrar a los mártires de Barbados y a todas las víctimas del terrorismo de Estado contra Cuba.

Ofrendas florales del General de Ejército Raúl Castro Ruz, de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de la República, y del pueblo de Cuba, encabezaron el homenaje, que tuvo como principal escenario el Pantéon de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Presidencia del acto por el Día de las Víctimas del Terrorismo de Estado en Cuba.
(Foto; Ariel Ley Royero)

La COVID-19 no logró impedir esta vez la tradicional peregrinación hacia ese lugar del camposanto, donde reposan los restos rescatados entonces del mar, frente a las costas de Barbados, de los pasajeros y tripulantes de la nave siniestrada, un DC-8, que aquel aciago día cubría el vuelo 455 de la aerolínea Cubana de Aviación rumbo a Jamaica y con destino a La Habana.

Con estricto apego a los protocolos de salud marcharon familiares de las víctimas, trabajadores de la Aviación Civil, del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), de la Pesca, representantes de la joven generación: el pueblo, llevando en alto las fotos de esos muertos amados, inolvidables.

Iban al frente Rogelio Polanco Fuentes, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC); Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del PCC en La Habana, y los Héroes de la República de Cuba Gerardo Hernández, Fernando González, Ramón Labañino, René González y Antonio Guerrero, quienes permanecieron más de una década en cárceles de EE. UU. por luchar contra el terrorismo que el gobierno de ese país organiza y financia contra la Antilla Mayor.

En su intervención, Osvaldo Vento Montiller, presidente del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), reiteró la enérgica condena de Cuba, su pueblo y gobierno, al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, y a quienes no solo conciben y perpetran, sino también instigan, alientan y justifican hechos tan monstruosos y repugnantes como el de hace 45 años.

Osvaldo Vento Montiller, presidente del Inder.
(Foto: Ariel Ley Royero)

En tal sentido, denunció que el crimen de Barbados se inscribe en una larga historia de odio contra Cuba, su pueblo y la Revolución, y hace parte de una política sostenidamente agresiva de sucesivas administraciones norteamericanas, cuya continuidad puede verse a las claras en las actuales campañas de mentiras y manipulaciones, los linchamientos mediáticos y la incitación al vandalismo.

Los autores de aquella atrocidad, Orlando Bosch y Luis Posada Carriles, constituyen un ejemplo de lo que se engendra del otro lado del Estrecho de la Florida, enfatizó Vento Montiller, y puntualizó que son precisamente quienes intentan provocar el caos, la destrucción, los que acusan a Cuba y la incluyen en una infame lista de países patrocinadores del terrorismo.

Añadió que el mejor homenaje a los mártires de Barbados, a todas las víctimas del terrorismo contra Cuba, es y será siempre una Patria cada vez más libre, independiente y revolucionaria.

Aquel fue un intento de sembrar el pánico, la inestabilidad política, para cumplir su sueño dorado de acabar con la Revolución, pero no lo lograron entonces ni lo lograrán jamás, eso es seguro, declaró luego a esta agencia de noticias Odalys, la hija de Wilfredo Pérez Pérez, el capitán del avión siniestrado en 1976.

Cada 6 de octubre es un recordatorio a los cubanos de a qué extremos pueden llegar el odio de un imperio genocida y el servilismo y la maldad de sus mercenarios y secuaces, afirmó esta víctima también del terrorismo, y agregó que, 45 años después, la herida sigue abierta y Cuba continúa exigiendo justicia.

En recuerdo a los mártires de Barbados, el 6 de octubre fue declarado oficialmente Día de las Víctimas del Terrorismo de Estado en 2010, por el Decreto Ley 279 del Consejo de Estado, que establece, además, que cada año, en esa fecha, la bandera cubana se ice a media asta en las entidades civiles, instituciones militares y misiones diplomáticas y consulares cubanas en el exterior. (María Elena Álvarez Ponce)

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • camelia

    se bien lo q sentirán esas familias q perdieron sus seres amados por culpa de la maldad y el odio...esas son heridas abiertas q jamas sanan,Jamas se cierran...