El 10 de octubre de 1868 y el Che en la hora actual de Cuba

Lo sucedido en el ingenio Demajagua el décimo día del décimo mes de 1868 y el pensamiento revolucionario y altruista del Che son referentes históricos vez más necesario en los tiempos cruciales que vive la Patria.

Carlos Manuel de Céspedes inicia las guerra por la independencia de Cuba, el 10 de octubre de 1968.
El 10 de octubre de 1868, Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, proclamó el inicio de las guerras por la independencia de Cuba. (Foto: Tomada de Internet)
Visto: 535

El gesto de Céspedes, su ímpetu y decisión de dar el grito de Libertad o Muerte aquella mañana luminosa del sábado 10 de octubre, ha de llenar de amor y patriotismo nuestro espíritu. Mientras, del guerrillero corresponde apropiarnos de su vocación solidaria e internacionalista, que le hizo dar la vida el 9 de octubre de 1967, hace ahora 54 años.

Campana del ingenio Demajagua, donde iniciaron las guerras por la independencia de Cuba.
La campana que llamó a la lucha por la libertad hace 153 años. (Foto: Tomada de Internet)

Supo el Che de nuestro país a través del ajedrez en la Olimpiada Mundial de Buenos Aires, en 1939. Luego, en Guatemala, conocería a Ñico López, y tras una larga noche de conversación con Fidel Castro, se convirtió en el primer expedicionario del yate Granma.

Así, Cuba y su historia le fueron penetrando en el corazón y se hizo un ferviente admirador de sus tradiciones, próceres y hazañas. La coincidencia de haber nacido el mismo día que el General Antonio Maceo, aunque en años y geografías muy diferentes, debe haber contribuido favorablemente a ese ahondar en nuestras raíces.

Su muerte en Bolivia, de igual manera lo acerca cronológicamente a otra de nuestras fechas patrias: el glorioso 10 de octubre de 1868, día que marcó el inicio de las luchas por la independencia.

Estudioso profundo de la Historia, Ernesto Guevara supo del gesto heroico de Carlos Manuel de Céspedes y de aquella decisión radical de darles la libertad a sus esclavos e invitarlos como hermanos, no como siervos, a luchar por romper el yugo colonial español.

De igual manera, el guerrillero argentino-cubano fue un profundo admirador de José Martí, el genial continuador de la senda marcada por el abogado bayamés.

Sobre el Héroe Nacional cubano dijo en el hermoso homenaje que se le dedicara el 19 de mayo de 1960: «Se puede honrar a Martí citando sus frases, frases bonitas, frases perfectas, y además, y sobre todo, frases justas. Pero se puede y se debe honrar a Martí en la forma en que él querría que se le hiciera, cuando decía a pleno pulmón: "La mejor manera de decir, es hacer"».

Comandante Ernesto Che Guevara en el Escambray.
El Comandante Ernesto Che Guevara en las montañas del Escambray. (Foto: Tirso Martínez)

También sintió admiración por Antonio Maceo, tanto por sus hazañas guerreras como por su genialidad política. El homenaje que le rindiera el 7 de diciembre de 1962, recién finalizada la Crisis de los Misiles o Crisis de Octubre, mantiene plena vigencia.

Así dijo entonces el Comandante Guevara: «Por eso, sus palabras, sus frases tan queridas resuenan tan hondo en el corazón de los cubanos, y es de obligada recordación esa frase que está inscripta al costado del monumento: “Quien intente apoderarse de Cuba, recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perece en la lucha”. Ese fue el espíritu de Maceo y ese fue el espíritu de nuestro pueblo».

De la muerte del Guerrillero de América ha transcurrido algo más de medio siglo, pero su patriotismo sigue intacto y su ejemplo nos guía en los tiempos difíciles que vivimos.

La fecha gloriosa del 10 de octubre de 1868 nos convoca a mantener en alto nuestras banderas de libertad y soberanía.

El Che, ese gigante moral como le llamara Fidel, vive todavía y los villaclareños lo honramos cada 8 de octubre en su plaza, llevándole resultados, surcos de fuego y cañas cortadas.

Mientras Céspedes, el hombre de mármol, nos sigue recordando, tal y como expresa en su Manifiesto del 10 de Octubre, que «Cuba aspira a ser una nación grande y civilizada, para tender un brazo amigo y un corazón fraternal a todos los demás pueblos».  

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Héctor Martín

    Che, que diminuta palabra para descomunal hombre,vida e ideal.
    Trato de imaginar al Che en estos tiempos y se me ocurre pensar que casi seguro sus cuentas en las principales redes sociales estarían bloqueadas. Una voz con tanta entereza y ejemplaridad, hace temblar y derrotar la mentira y la maldad esa que lamentablemente está en las redes.