La saya

Este 25 de noviembre, como cada año, se celebra el Día internacional contra la violencia de género. Concientizar sobre el acoso callejero resulta prioritario para cambiar la esencia machista de la sociedad actual. 

Visto: 4504

Mira, mi amor, yo me pongo la saya del largo que me da la gana. Lo digo así, sin edulcorarlo, porque la frase de por sí es un vulgar eufemismo de todo lo que revolotea en mi cerebro.

Acoso callejero
(Foto: Tomada de Internet)

Que si es muy larga parezco monja. Que si es muy corta parezco ... Como si la longitud de un trozo de tela constituyera una declaración de principios. Como si realmente me importara tu opinión.

Cansa. Cansa mucho sentirse desprotegida. Detenerse frente al clóset sin saber cómo vestirse. Buscar con desesperación tu peor conjunto porque ese día no te sientes de humor para piropos y silbidos.

También, asume, mi amor, que tus palabras no son música para mis oídos. Que no da gracia un grupo de muchachones canibalizando con “halagos” mi paso. Entiende, ya que estamos en eso, que no es respetar a «la mujer de otro». Es respetar a la mujer. Así, sin más coletilla.

Y ahora que hablo de respeto. No es que nos respeten porque somos la madre, esposa, hermana o hija de alguien. Es, sencillamente, que nos respeten porque somos alguien. Porque tenemos derecho de caminar libres con la saya del largo que uno elija. O en pantalón. O en short. O en vestido. Con o sin maquillaje.

Tampoco me vengas con el cuento de que a algunas les gusta. Vivimos en una sociedad que nos impone y nos somete a la virtud del macho todopoderoso. Que justifica las agresiones con excusas recalcitrantes de tradiciones y cubanía.

Nos criaron en un mundo donde el mayor logro de una mujer es ser la bonita de la fiesta. Donde tener una familia deviene meta y no parte del proceso de crecimiento personal. Donde encontrar un hombre con la billetera obesa constituye motivo de celebración, lágrimas y felicitaciones.

Y no, mi amor, la mentalidad construida socialmente no se cambia de un día para otro. Nada resulta tan sencillo cuando se trata de la psiquis humana. Hablamos de siglos repitiendo la misma historia.

Acoso callejero
(Foto: Tomada de Internet)

Duele. Duele saber que mis hermanas —porque creo firmemente en la sororidad— no pueden escapar del ciclo de la violencia. Que se consuelan con el rezo nocturno de «él es el padre de mi hija». Que se engañan con la vieja excusa de «él solo es así cuando bebe». Que hayan sido tan minimizadas como para dormir sumisamente con los cerdos. Que reciban palizas por la falta aparente de alternativas.

Y no es culpa de ellas, mi amor. Si buscamos culpables grito que soy yo, que finjo no ver. Que me vendo los ojos con mis miedos, aunque hablo y hablo de solidaridad femenina. Y también tú, que secretamente las sentencias como culpables.

¿Cuánto puede quebrarse un alma para recibir tantos palos y mantenerse quieta? Cuando una está así de rota, que te silben por la calle es el menor de sus problemas. Cuando una trata de romper el ciclo, todo acto o gesto que te convierta en una criatura desamparada te obliga a tomar las armas.

Por eso me pongo la saya del largo que me da la gana. Porque me gusta. Y, te repito, no es una declaración de principios. Tampoco me parece cuestión de feminismos. Lo considero, más bien, un asunto de libertad individual. De quiénes somos y hacia dónde vamos. De amor propio. De romper estereotipos. De ser, con toda la dignidad del universo, una mujer.

Se han publicado 14 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Ayremis

    Bravo que alguien se acordó de la sección del mundo y escribió una cotidianidad diaria. Es verdaderamente importante que dejemos a un lado los complejos y miedos.Excelente artículo.Mil FELICIDADES y GRACIAS!!!

  • Yani

    Excelente artículo, espero que un día no muy lejano se acaben esas situaciones y se nos respete, sin miedo a pasar por delante de un grupo de hombres que pueden invadir tu espacio personal con palabras, a veces con roces o intentos de cogerte de la mano... es desagradable y genera ansiedad, inseguridad, basta ya de que la única forma de sentirse protegido sea al lado de tú pareja. Al llegar a otros países los cubanos no se atreven a realizar éstas acciones porque saben que serían denunciados por acoso de inmediato, y se comportan como debe de ser. Porqué se comportan así aquí? porque son costumbres muy arraigadas y porque creen, y en muchas ocasiones, no pasa nada, no se toman las medidas pertinentes o no se denuncian por miedo a quedar ''mal'' y que al final tomen represalias en su contra..

    • El #

      Si nena, tienes razón y sabes porque lo hacen"" AQUI "" porque para esto y para muchas cosas incorrectas que suceden aquí seria súper evitable si existiera ( la demanda ),,.. Ejemplo / te demando por decirme cosas desagradables y tengo testigos/ contrato un abogado y vamos a juicio.. Si aquí existiera eso, je, que lindo nos llevariamos en sentido general.

  • EL 3MEN2

    El hombre que golpea a una mujer, deja de ser hombre.
    También estamos ya en el siglo 21 y data desde que se conoce la existencia de nosotros los seres humanos conocemos que por ejemplo las partes atractiva de una mujer son las que muestran cuando se pone "ropa corta" hacia abajo y arriba también,,,, esto atrae consigo la impresión psicológica de "atracción sexual" , pero hay que ver los tipos de comportamientos ejercen en este caso los hombres,,,, pero la mujer tiene que estar consiente de que éstos tipos de vestiduras (( en la calle )) son atracciones al hombre y por lo que les de a algunos, es tarea de ellas y además reitero que ""El hombre que violenta a una mujer,, deja de ser hombre""..... Saludos

    • Dayan

      Ya sabia yo que una persona que en todo lo que escribe demuestra un odio visceral, tenia que ser un troglodita, revolucionario, pero troglodita al fin, ahora resulta que las mujeres tienen la culpa de las violaciones y abusos por la forma de vestir, los machos, no ellos pueden andar desnudos si quieren, pero las mujeres bien tapaditas, no sea que despierten los deseos de tremen2 y sus reaccionarios, señor y donde queda la igualdad, que estamos en pleno siglo XXI hombre.

    • mmmm ? No descartes colega

      Saludos

  • Rodolfo

    Cuando la periodista y las compañeras que han comentado generalizan diciendo los hombres están en un error. Somos más los que pasamos por el lado de una mujer, elegante o no, y admiramos su belleza en silencio que los que se meten con ella y estos últimos si lo hacen de una forma respetuosa y correcta. Es un piropo que en todas las culturas existe. Lo que si está mal y es reprochable e incluso sancionable es decirle una grosería o invadir su espacio como dijo una compañera de las que comentó. Eso es síntomas de mala educación y nada tiene que ver con los hombres que admiran la belleza femenina. Eso es de cavernícolas.
    Toda mujer tiene derecho de salir a la calle como mejor se sienta en su vestimenta y nadie puede reprocharle o decirle una grosería.
    Y la que se sienta acosada por algún que otro cavernícola de esos debe de denunciarlo que leyes suficientes hay para protegerlas como se merecen.
    Recuerden que todos ,absolutamente todos salimos de una mujer que primero fue niña, después fue una bella joven que después fue mamá y más tarde abuela. Por tanto todas todas merecen ser respetadas como mujeres que son

    • Misifuro

      El Rodo, muchas mujeres piensan que todos los hombres somos cavernícolas, que le damos con el palo ese que llevaban ellos por la cabeza y después la arrastraban hasta su cueva. Saludos

  • Rodolfo

    Tengamos en cuenta que las mujeres son casi la mitad de la población mundial y son ellas las responsables del nacimiento de la otra mitad. Sin ellas se acabaría la humanidad en la tierra. Todavía no se ha podido crear un ser humano que sea producto de dos hombres. Así que respetemos a las mujeres como se merecen.

    • Arnulfo

      Amigo tampoco se ha podido crear de dos mujeres. Es tan importante la mujer como el hombre, si uno de los 2 falta se acabó la raza humana.

  • Hector Martin

    Las mujeres son más sensibles a lo que oyen y los hombres a lo que ven, este es el equilibrio siempre con respeto.

  • Mileydis

    Lo encuentro todo excelente quizás algo mas a la juventud pero todo esta muy bien mil gracias x este trabajo

  • Mileydis

    Me encantan las publicaciones de este espacio muy interesantes e instructivas

  • Yuli ferro

    Abajo la violencia