En vivo: El ALBA-TCP y su XX Cumbre en La Habana (+ Video)

El secretario ejecutivo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Sacha Llorenti, ofrece Conferencia de Prensa en el Memorial José Martí

Foto: Tomada de Prensa Latina
(Foto: Tomada de Prensa Latina)
Visto: 1657

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro Moros, junto a la primera combatiente, Cilia Flores, llegaron en la noche de este lunes a La Habana para participar en la XX Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América- Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

Foto: Tomado del Twiter de la Cancillería
(Foto: Tomado del Twiter de la Cancillería)

El Noticiero de la Televisión Cubana mostró las imágenes del avión de la compañía venezolana Conviasa en que viajó el Jefe de Estado, quien recibió los honores y una calurosa bienvenida en suelo cubano.

A su llegada recordó que hace 27 años llegó el Comandante Hugo Chávez por primera vez a La Habana y recibió el abrazo del líder histórico de la Revolución Fidel Castro Ruz: «Aquí mismo, en este espacio se dieron el abrazo que fundó toda esta época de cambio que hemos vivido en este siglo XXI, que apenas empieza».

«Hemos venido a esta Cumbre del ALBA. Es una cumbre de unión, de solidaridad, de hermandad. La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, la alianza para la paz, para la unión, para la integración.

Una alianza para la solidaridad verdadera; una alianza para construir el nuevo mundo desde nuestra identidad y desde nuestra diversidad. Es nuestra Alianza», dijo el mandatario venezolano en el aeropuerto internacional José Martí, tras ser recibido por el ministro de Educación Superior de Cuba, José Ramón Saborido.

Foto: Tomado del Twiter de la Cancillería
(Foto: Tomado del Twiter de la Cancillería)

Mencionó que se han vivido años complejos este 2020 y 2021 de pandemia. «Los países del ALBA hemos logrado administrar correctamente la crisis de la pandemia, ponernos de pie con las vacunas, controlar la situación, y hoy estamos haciendo la primera cumbre presencial pospandemia para discutir un plan económico, social y político pospandemia; para discutir el nuevo mundo pospandemia».

Habló de la llegada de un nuevo año 2022, y pidió que nos encontrara unidos y fuertes a todos los pueblos de América Latina y del Caribe.

«Aquí estamos pues, de pie, enteros y victoriosos para esta cumbre presencial del ALBA. Estamos muy felices de estar en La Habana y en Cuba, 27 años después, llevando la bandera de Martí, de Bolívar, de Fidel y de Chávez», concluyó el Presidente venezolano.


Continúan llegando delegaciones a La Habana para participar en la Cumbre del ALBA-TCP

El primer ministro de Granada, Keith Claudius Mitchell, llegó este lunes a La Habana encabezando la delegación de su país que asistirá a la XX Cumbre de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América- Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), que sesionará este 14 de diciembre.
El visitante fue recibido en el aeropuerto internacional José Martí por José Ramón Saborido, ministro de Educación Superior de Cuba.

Foto: ACN
(Foto: ACN)

La Agencia Cubana de Noticias citó las palabras de Mitchell, quien dijo a su llegada sentirse muy feliz, agradecido y complacido de estar en Cuba, y ansioso por comenzar las sesiones en esta Cumbre.

«El pueblo de Granada siempre va a recordar el apoyo del pueblo de Cuba en la formación de sus jóvenes en el campo de la Educación y la Salud», añadió el dirigente granadino.

En Cuba también se encuentra el canciller venezolano, Félix Plasencia, para participar en la cumbre del ALBA-TCP. Así lo informó en su cuenta de Twitter el director de América del Sur del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Carlos de Céspedes Piedra, quien calificó al bloque regional como «un mecanismo robusto y hermanado».

Foto: Twitter de Carlos de Céspedes Piedra
(Foto: Twitter de Carlos de Céspedes Piedra)

La víspera el titular de Cultura cubano, Alpidio Alonso, recibió en la capital a las primeras delegaciones, con representantes de Antigua y Barbuda, San Cristóbal y Nieves, y Santa Lucía.


Reconocen reincorporación de Santa Lucía y papel de Cuba dentro del ALBA-TCP

El secretario ejecutivo del ALBA-TCP, Sacha Llorenti, da detalles, en conferencia de prensa, sobre la realización de la XX Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos donde actualizó sobre los ejes medulares para el trabajo de esta concertación política.

Sacha Llorenti resaltó, al responder preguntas de la prensa acreditada a la XX cumbre del organismo, su orgullo por la reintegración de Santa Lucía y el papel jugado por Cuba en el desarrollo de vacunas y medicamentos anti-COVID-19.

«Están soplando nuevos vientos en nuestra región, hemos visto la contundente victoria electoral en Bolivia, después del golpe de estado, y la recuperación de la democracia en ese país sudamericano. Nuevamente Bolivia se unió a nuestra alianza», dijo el máximo representante del bloque.

Añadió que se ve con beneplácito lo ocurrido en Honduras, la victoria electoral en Nicaragua y los éxitos en las urnas en Venezuela. «Para la realización de esta Cumbre tenemos la grata presencia de Santa Lucía, un país que hace tres años no participaba en la Alianza», destacó.

«Esperemos que estos vientos de cambio traigan mejores días para todos y todas. El ALBA y otras instancias de integración se verán beneficiadas de ello. Nosotros somos impulsores del fortalecimiento de la Celac. Felicitamos al gobierno mexicano por lo realizado recientemente en su trabajo en la presidencia pro tempore y estamos seguros que estos cambios ayudarán a fortalecer ese escenario que es el espacio natural de encuentro de los pueblos de América Latina y el Caribe».

Lo comparó con la relación inversamente proporcional al papel de la OEA y de su secretario general Luis Almagro, que en lugar de convertir a esa  instancia en integración es un alfil de los intereses de EE.UU y de la aplicación de la Doctrina Monroe, algo contrario a los principios y propósitos del ALBA, la Celac y de la Carta de las Naciones Unidas.

«El hecho de que desde la secretaría general de la OEA se impulsen golpes de estado, injerencias, violación sistemática de los principios y propósitos de su propia Carta, es algo que llama la atención», resaltó Sacha Llorenti y dijo que el ALBA, la Celac y otros mecanismo de integración regional son imprescindibles para garantizar y superar los desafíos que tenemos, no solo en nuestra región sino en el mundo.

Precisó que la pandemia nos enseñó, de una manera dramática porque murieron  más de cinco millones de personas con la enfermedad, que hay desafíos y que los países por sí solos y separados no pueden enfrentar.
Ello se extiende a los problemas del cambio climático, con la crisis humanitaria, la tecnológica y la desigualdad, como factores claves que deben ser encarados por la humanidad.

Foto: Twitter de Centro Prensa Internacional
(Foto: Twitter de Centro Prensa Internacional)

En cuanto a la agenda de esta cumbre, Sacha Llorenti indicó que está enmarcada en un análisis de la coyuntura actual, en la creación de estas fichas conjuntas para enfrentar las adversas condiciones de la pandemia y la pospandemia.

«Se propondrá un plan de trabajo para que sea considerado por los jefes de estado y de gobierno. Luego haremos una evaluación de los últimos doce meses, a partir de la última cumbre ordinaria que se realizó de manera virtual», afirmó el representante del bloque y reafirmó que ese organismo está  muy fortalecido, pese a las circunstancias globales ante un fenómeno como la pandemia, pero también enfrentando las ilegales, ilegítimas y criminales medidas unilaterales que países como EE. UU. impone en contradicción a la Carta de la ONU.

«Mientras países del norte utilizaban prácticas de piratería para apropiarse de equipos de bioseguridad o de respiradores a principio de la pandemia, asaltando prácticamente embarques que iban destinados a otros y llevándoselos a los suyos, el ALBA construyó y puso al efecto un fondo humanitario para que países de nuestra alianza pudieran adquirir vacunas, habilitó un puente aéreo para que lleven vacunas, insumos médicos y medicamentos, incluyendo el traslado de profesionales de la Salud para enfrentar la pandemia.

Esa es una diferencia esencial y radical del ALBA, como una alianza para la vida y lo que significa la lógica del capitalismo que es el sálvese el que pueda», ejemplificó Sacha Llorenti.

Puntualizó que la pandemia pudo ser controlada de manera mucho más efectiva, si existiera una respuesta global, pero lo que se mostró una intencionalidad y una acción deliberada para debilitar a la OMS. «No se enfrentó de manera conjunta la distribución de vacunas. Algunos países adquirieron vacunas hasta tres o cuatro veces el número de su población. Es por eso que la aparición de nuevas variantes en países de África prolonga la pandemia. Si hubiese habido una distribución equitativa de las vacunas, atendiendo a las personas más vulnerables del mundo, con seguridad superaríamos la pandemia mucho antes».

Habló de la profunda satisfacción porque Cuba haya desarrollado sus propias vacunas y mencionó que se trata de un ejemplo de lo se puede hacer, pese a las adversidades.

«Veo a la Alianza muy fuerte y cada vez más relevante, porque ante los desafíos que enfrentamos es la integración, la solidaridad, la complementariedad, la que nos hará librarnos de los retos que tenemos, no solo entre los países del ALBA, sino como familia humana», dijo para concluir con las dos primeras preguntas.

ALBA-TCP, un mecanismo regional integrador

En la otra parte de la intervención del secretario ejecutivo del ALBA-TCP hizo referencia a los logros alcanzados por el mecanismo en el combate a la COVID-19 y la posición común en cuanto a la colonización por parte de las potencias hegemónicas.

Dijo que los diez países que integran la Alianza están a la vanguardia en el enfrentamiento a la pandemia y denunció cómo los países occidentales sancionaron de manera oportunista los procesos progresistas. «Utilizó una situación tan dramática para impedir que países como Venezuela puedan adquirir vacunas con su propio dinero y que llegaran medicamentos a las personas enfermas», ejemplificó.

En cuanto a la descolonización de Palestina y Puerto Rico, se escucharon pronunciamientos en este 2021 y se publicaron Declaraciones para pedir la soberanía de esos territorios, además se exige que se cumplan las distintas resoluciones aprobadas en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

«Hace pocos días Nicaragua anunció su retiro de la Organización de Estados Americanos, eso es una señal absolutamente clara del debilitamiento de la OEA», indicó y ratificó que hoy se cuenta con un mejor escenario para construir la integración en el marco de nuestra diversidad política, ideológica, geográfica y económica.

Opinó que el presidir el consejo de seguridad de la ONU constituyó una oportunidad para proyectarse una posición común en contra de la guerra que sufre Siria hace una década.

Enfatizó además en los logros del ALBA-TCP, en cuanto al proceso de alfabetización de varios países con el método cubano Yo sí puedo con el cual naciones como Bolivia, Venezuela y Nicaragua se declararon libres de iletrados. Algo parecido ocurrió con la Operación Milagro que ha devuelto la vista de forma gratuita a más de seis millones de personas.

En este año se creó un banco de vacunas y se distribuyó un fondo humanitario de más de dos millones de dólares destinados a los estados del Caribe oriental para que compraran vacunas, insumos médicos y medicamentos, además para que financiara el traslado de profesionales de la Salud que combatiría la pandemia.

Otro de los logros alcanzados en 2021 ha sido la activación de una política de comunicación para contrarrestar la matriz mediática en contra de los países que integran el bloque. Ello dio inicio a dos campañas comunicacionales con el propósito de denunciar el impacto que tiene la imposición de medidas coercitivas unilaterales y la restricción arbitraria en el acceso al financiamiento y a los recursos de los propios Estados.

También explicó la paradoja mostrada en el Día Internacional de los Derechos Humanos con una cumbre solicitada por el presidente de EE.UU Joe Biden y con el fin de acusar a varios países que no son de su agrado como Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Criticó el anuncio de invertir gran suma de dólares para frenar los procesos progresistas de la región que no agradan a la Casa Blanca y mencionó cómo el dinero destinado a esos fines no ha tenido el resultado esperado en subvertir los procesos revolucionarios del continente.

Reafirmó el compromiso con la unidad latinoamericana y caribeña, orientado a la igualdad social y a garantizar la calidad de vida, el buen vivir, la independencia, la autodeterminación y la identidad de los pueblos en un mundo pospandemia.

Este mecanismo insta al levantamiento inmediato e incondicional del bloqueo económico, comercial y financiero de EE. UU. contra Cuba y condena las pretensiones hegemónicas de Washington para con los pueblos del sur, para lo cual aplica medidas violatorias del Derecho Internacional y de la Carta de las Naciones Unidas.


Llegan a Cuba delegaciones que participarán en la Cumbre del ALBA-TCP

El Ministro de Cultura de Cuba, Alpidio Alonso, dio la bienvenida a varias de las delegaciones caribeñas que participarán en la XX Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América –Tratado de Comercio de los Pueblos, que se celebrará en La Habana mañana 14 de diciembre.

En el aeropuerto internacional José Martí, el titular cubano saludó al honorable Dean  Jonas, ministro de Transformación Social, Desarrollo de Recursos Humanos y Economía de Antigua y Barbuda, quien preside su delegación al magno foro.

Igualmente, recibió al asesor en la Oficina del Primer Ministro y coordinador ante el ALBA-TCP, Vance Amory, de San Cristóbal y Nieves, y al ministro para las Relaciones Exteriores, Comercio Internacional, Aviación Civil y Asuntos de la Diáspora de Santa Lucía, Alva Romanus Baptiste.

Este mecanismo de integración se fundó el 14 de diciembre de 2004, lo integran diez países latinoamericanos y caribeños y tiene entre sus principios la concertación de posiciones multilaterales para la negociación.

Entre sus ejes transversales hace énfasis en la lucha contra la pobreza y la exclusión, abre nuevos espacios de consulta, coordinación y concertación para constituir alianzas estratégicas y presentar posiciones comunes ante terceros.

Se caracteriza por la lucha contra el intervencionismo y la guerra; la promoción de un cambio de sistema internacional pluripolar y multicéntrico. Además, busca articular y fortalecer la organización de los pueblos para consolidar la integración.


ALBA-TCP:construyendo juntos un camino propio

Fidel y Chávez iniciaron el camino. Diecisiete años atrás definieron un rumbo de lucha y resistencia, de optimismo y esperanzas, de solidaridad e integración que nos ha traído a un 2021, donde tenemos ganado el derecho a seguir construyendo defendiendo juntos el destino de nuestros pueblos.

Foto: Granma
(Foto: Granma)

En el empeño de complementar esfuerzos y buscar lo que nos une, por encima de lo que nos separa, este 14 de diciembre La Habana volverá a ser sede de una Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP). Desde mucho antes del anterior encuentro —realizado en junio del presente año— los países miembros de la Alianza, al igual que el resto del mundo, han vivido meses complejos y desafiantes.

Acerca de los principales asuntos que estarán marcando la agenda de esta nueva cita — la número XX—, las perspectivas de un fortalecimiento de la Alianza y otros temas cardinales para nuestras naciones, un equipo de prensa de la Presidencia de la República de Cuba conversó con la viceministra de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal Ferreiro, quien manifestó el placer que significa «acoger a nuestros hermanos latinoamericanos y caribeños una vez más aquí, en Cuba».

«Será una ocasión propicia —aseveró— para reafirmar nuestro compromiso con la unidad e integración, para compartir opiniones y puntos de vista sobre el desarrollo de nuestras naciones en la actual coyuntura, y para la creación de estrategias conjuntas que nos permitan enfrentar las adversas condiciones en la etapa post-pandemia».

- En medio del caos que ha supuesto la pandemia para nuestras naciones, ¿qué se espera de esta Cumbre?

«Será una buena oportunidad para evaluar de conjunto el escenario regional, las acciones para garantizar la paz y la estabilidad regional, así como la concertación política para impedir la intromisión en nuestros asuntos internos.

«La pandemia será, como es lógico, el eje de estos debates, pero siempre teniendo en cuenta que la COVID-19 solo ha agudizado los problemas que ya enfrentábamos, ante los cuales la Alianza ha elaborado un Plan de Trabajo para el 2022, que será analizado y aprobado en este espacio».  

Perspectivas y retos

Ante la incuestionable realidad de cuánto ha marcado la pandemia al mundo —tanto en cuestiones sanitarias como económicas y humanas—, la diplomática cubana comentó sobre las principales acciones que se han realizado desde el ALBA para garantizar durante este periodo el acceso masivo a las vacunas contra el virus y también a otros medicamentos.

Desde el mismo momento en que se declaró la emergencia sanitaria, confirmó, se convirtió en una prioridad para la Alianza contrarrestar el impacto de la pandemia en nuestros países, en todos los órdenes: económico, sanitario y social.

«Este propósito se ha visto obstaculizado por las continuas presiones externas que sufren muchos de nuestros pueblos y por la aplicación de medidas coercitivas unilaterales que impiden el acceso, la compra y el financiamiento de medicamentos, insumos médicos y recursos necesarios para paliar los efectos del virus.

«Sin embargo, no por ello nos detuvimos; al contrario, crecimos en la adversidad. A través del Banco del ALBA se estableció un puente aéreo humanitario para el traslado de vacunas, personal médico, tratamientos, insumos, entre otros, con destino a las poblaciones de Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, y San Vicente y las Granadinas. Además, se puso a disposición de los países del Caribe Oriental un fondo de 2 millones de dólares, como alivio económico para la compra de vacunas.

«Igualmente, el personal médico cubano que brinda su colaboración en muchos de estos países ha participado en la atención a pacientes contagiados con el virus y en la vacunación de la población».

A Cuba también han llegado los beneficios. De acuerdo con la información ofrecida por la Viceministra de Relaciones Exteriores, «en los momentos más críticos de la epidemia en la Isla, nuestro país recibió 3.5 toneladas de insumos médicos, donadas por Barbados, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, y Santa Lucía, y trasladadas por la aerolínea venezolana CONVIASA».

Resaltó, además, el apoyo brindado a Cuba por Venezuela, Nicaragua y Bolivia, países hermanos que compartieron sus recursos en los momentos más críticos del enfrentamiento a  la COVID-19 en nuestra Patria.

En dos países del ALBA-TCP, además del nuestro —recordó—se han aplicado vacunas cubanas. Asimismo, otros medicamentos de la Isla, indicados para tratar a los pacientes diagnosticados con la COVID-19, llegaron a estados miembros de la Alianza.

«De seguro será un tema a tratar en esta XX Cumbre, que se celebrará el 14 de diciembre próximo», consideró la Embajadora cubana.

- El resurgir de algunos gobiernos de centro izquierda en América Latina quizás impliquen nuevos retos para la Alianza, ¿cuáles son las perspectivas de un fortalecimiento ante ese escenario?

«La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América–Tratado de Comercio de los Pueblos es un mecanismo de concertación e integración pensado para la unidad latinoamericana y caribeña y para defender la paz.

«No es un mecanismo competitivo con otros procesos de concertación o integración. Tiene un gran respeto por los asuntos internos de los países que lo conforman.

«Busca fomentar las capacidades nacionales para que se complementen».

- En la actualidad uno de los escenarios de batalla más fuerte es el de la comunicación, ¿existe algún mecanismo de cooperación entre las naciones miembro del ALBA para la defensa ante los ataques comunicacionales que reciben constantemente desde el imperialismo?

«El encuentro de Altas Autoridades del Área de Comunicación de los Estados Miembros del ALBA-TCP —realizado este año— identificó que este tema necesita de atención especial y coordinación. Como resultado de esa cita, se acordó un grupo de acciones que actualizaron y fortalecieron la identidad de la Alianza.

«Teniendo en cuenta que los estados miembros del ALBA han sido víctimas de ataques y campañas político-comunicacionales y digitales se identificaron acciones para denunciar esas campañas y contrarrestarlas».

- Tras 17 años de fundada el ALBA-TCP, en otros tiempos y con otros líderes ¿cuáles considera usted que son sus mayores desafíos?

«Los desafíos de la Alianza se concentran en cómo cumplir nuestros planes y lograr nuestras metas en medio de las difíciles condiciones que nos han impuesto la pandemia, las medidas coercitivas unilaterales aplicadas contra varios estados miembros, el recrudecimiento del bloqueo y las pretensiones hegemónicas del imperialismo en Nuestra América.

«A ello se suman los problemas lógicos que enfrentan nuestras economías subdesarrolladas, que arrastran deformaciones estructurales y que deben desenvolverse dentro de un orden económico mundial injusto y desigual; la existencia de poderes que adversan los anhelos de una América Latina independiente e integrada; y la crisis medioambiental que nos golpea a todos por igual, pero que debemos enfrentar en condiciones disparejas».


En la unidad y la cooperación, la trascendencia del ALBA

CARACAS, Venezuela.–La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América–Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) es un gigantesco paso hacia la unidad de Latinoamérica y el Caribe, valoró el embajador cubano en Venezuela, Dagoberto Rodríguez Barrera, a propósito de la XX cumbre de esa plataforma integracionista.

Un logro alcanzado por el ALBA-TCP en 2021 está marcado por el desarrollo y la distribución de vacunas anti-COVID-19. Foto: EFE
Un logro alcanzado por el ALBA-TCP en 2021 está marcado por el desarrollo y la distribución de vacunas anti-COVID-19. (Foto: EFE)

«Lo hecho por el ALBA en 17 años es muy relevante, y en la etapa más reciente la manera en que Venezuela, Cuba y otros países, miembros o no del bloque, han cooperado, puede ser un modelo para encarar unidos los grandes retos de hoy. La colaboración solidaria es la única manera de salir victoriosos en circunstancias así».

Mientras las transnacionales farmacéuticas lucran con sus vacunas, y las ponen a disposición del mejor postor, aunque los países pobres no tienen recursos para adquirirlas, Cuba logra las propias para frenar la pandemia, en su suelo y en naciones hermanas del Sur. Pronto se completará el envío de los 12 000 000 de dosis de inmunógenos cubanos pactados con el Gobierno de Venezuela; se trabaja para transferirle a este país la tecnología de nuestras vacunas, y en un futuro cercano producir aquí las que necesite.

  

–¿En qué coyuntura tendrá lugar la XX cumbre del ALBA?

–En una muy complicada. Los productos e insumos que necesitan nuestros países son cada vez más caros; la pandemia impacta nuestras economías caribeñas, que dependen del turismo. Se trata de otro desafío para el ALBA, que nos unió para, juntos, buscarles soluciones a nuestros problemas, ayudarnos, encarar retos y salir adelante.

«La unidad confirma otra vez su valor, cuando es más evidente el oportunismo imperial; 60 de las más de 240 medidas contra Cuba en el periodo reciente las aplicó ee. uu. en los momentos más agudos de la pandemia; creyó que había llegado el momento de la embestida final.

Igual procedió contra Venezuela, con sanciones impuestas también a través de países de Europa y de otras regiones. Más meritorio es, por eso, el haber salido adelante; como ha dicho el Presidente Díaz-Canel: nos tiraron a matar, pero estamos vivos, juntos, construyendo sueños. La hostilidad contra Venezuela y Cuba es parte del proyecto de dominación imperial para el continente, desborda a los países que han construido procesos revolucionarios». 

–¿Le parece que los demás pueblos de Latinoamérica y el Caribe perciben ese peligro?

–Claro. En tiempos recientes hubo crecimiento, lucha y victorias de la izquierda en varios países del área, etapa seguida luego por un momento de reversión, producto de la arremetida imperial. Ahora se ven resultados como el de las elecciones en Honduras, algo impensable después de lo ocurrido en 2009, con el golpe de Estado a Zelaya. Antes había ocurrido igual con Bolivia, y en apenas un año ese pueblo logró revertirlo (en las urnas). Hay situaciones interesantes en Chile y Brasil; los pueblos resisten, luchan, saben de otro proyecto que coloca al ser humano en el centro de las realizaciones, para bienestar de los habitantes de nuestros países. Ese proyecto nada tiene que ver con la pretensión imperial.

Tal vez por esas esencias tiene el ALBA sus enemigos.

–Pero el ALBA ha desarrollado anticuerpos. El reto es gigantesco; hay que seguir, con todas las fuerzas, guiados por el sueño que nació con Bolívar y Martí, y que se hizo realidad con Fidel y Chávez.

 

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.