Latinoamérica y el Caribe rechazan bloqueo contra Cuba

La Declaración de la III Cumbre de la Celac, celebrada en Costa Rica, insta al presidente estadounidense, Barack Obama, a utilizar sus amplias facultades ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo.

Declaración de la Celac contra el bloqueo
Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro en la III Cumbre de la Celac
Raúl Castro: Cambios entre Cuba y EE.UU. son una reivindicación de América Latina y el Caribe

Visto: 1237

La Declaración recoge, en 94 puntos, el compromiso regional con el multilateralismo, el diálogo entre las naciones, la solución pacífica de controversias, y el respeto irrestricto a la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional

Las 33 naciones miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) reiteraron este jueves en Costa Rica el profundo rechazo de la región al bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene Estados Unidos contra Cuba hace más de medio siglo.

Mandatarios participantes en la III Cumbre de la Celac.Las 33 naciones de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) aprobaron la Declaración Política de Belén, lugar donde se efectuó la III Cumbre de la organización regional. (Foto: Tomada del sitio de La Nación, de Costa Rica.

En la Declaración Política de Belén, lugar donde se efectuó la III Cumbre de la Celac en Costa Rica, los mandatarios instan al presidente Barack Obama a utilizar sus amplias facultades ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo.

Reafirmaron, asimismo, el rechazo a las listas y certificaciones unilaterales que elaboran países desarrollados y afectan a naciones de América Latina y el Caribe, en particular las referidas a terrorismo, narcotráfico, trata de personas y otras de similar carácter.

En ese sentido, reiteraron el rechazo de la Celac a la inclusión de Cuba en la lista de países que promueven el terrorismo internacional, elaborada por el Departamento de Estado norteamericano.

Los gobernantes también expresaron satisfacción por la decisión de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama de restablecer las relaciones diplomáticas entre los dos países.

La Declaración aprobada este jueves recoge, en 94 puntos, el compromiso regional con el multilateralismo, el diálogo entre las naciones, la solución pacífica de controversias, y el respeto irrestricto a la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional.

Reconoce el derecho inalienable de cada uno de países del área de escoger su forma de organización política y económica, y apoya, sin restricciones, el respeto irrestricto a la independencia, la autodeterminación, la soberanía y la paz.

La Declaración también reafirma la solidaridad del bloque con Argentina. Los mandatarios reiteraron el más firme respaldo regional a los legítimos derechos de esa nación en la disputa por las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y sus espacios marítimos circundantes.

Asimismo, expresaron el permanente interés en que este diferendo se resuelva por la vía pacífica y de la negociación, conforme con lo dispuesto por la Resolución 31/49 de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Igualmente, los estados miembros de la Celac ratificaron su compromiso con la descolonización de Puerto Rico.

Los dignatarios reiteraron el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico, en conformidad con la postura asumida en la Declaración de La Habana al término de la II Cumbre de la Celac en 2014.

Según el texto de la Declaración Política de Belén, los países miembros de la Celac se comprometen a seguir trabajando en el marco del Derecho Internacional y las resoluciones de la ONU para lograr que la región de América Latina y el Caribe sea un territorio libre de colonialismo y colonias.

En otro punto del texto aprobado este jueves, los jefes de Estado y de Gobierno de la Celac acordaron impulsar la Cooperación Sur-Sur para alcanzar el desarrollo sostenible y el crecimiento inclusivo en beneficio de los pueblos.

Según sostienen, esa cooperación permitirá enfrentar desafíos comunes y ayudar a los gobiernos de esta región a rebasar esas metas.

«La Cooperación Sur-Sur constituye, para nuestra Comunidad, un instrumento privilegiado para la complementación, la unión, la integración y el intercambio horizontal de conocimiento entre sus miembros», define el documento.

Para la Celac, afirma, esta es también una manifestación concreta de la solidaridad entre las naciones y permite a los países en vías de desarrollo desempeñar un papel más activo en la política internacional, así como en los procesos de toma de decisiones.

Con base en esas opiniones, los mandatarios participantes en la cita de Belén de Heredia, Costa Rica, determinaron articular las acciones de cooperación del Grupo de Trabajo de Cooperación Internacional (GTCI) con la de otros de la Celac.

También, fomentar el diálogo intergubernamental en las diversas materias con los organismos internacionales, regionales y subregionales de integración para evitar la duplicidad de acciones, dar coherencia a los procesos de cooperación, garantizar la complementariedad y lograr un valor agregado de la cooperación regional.

De igual modo manifestaron su complacencia con las acciones implementadas en favor de Haití y reiteraron la voluntad de identificar nuevas formas de cooperación con la expectativa de satisfacer las necesidades del país más pobre del hemisferio.

El texto, rubricado por los gobernantes este 29 de enero, da seguimiento a la Declaración sobre Cooperación Internacional de la Celac (La Habana, 2014) y al Marco Conceptual de la Cooperación Internacional en la Celac (San José, 2014). (Con información de Prensa Latina)

Declaración de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños sobre la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba

Las Jefas y los Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe, reunidos en Costa Rica, en ocasión de la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), celebrada los días 28 y 29 de enero de 2015:

1. Expresan su más enérgico rechazo a las medidas económicas coercitivas no sustentadas en el Derecho Internacional, incluidas todas aquellas acciones unilaterales aplicadas por motivos políticos contra países soberanos, que afectan el bie­nestar de sus pueblos y están concebidas para impedirles que ejerzan su derecho a decidir, por su propia voluntad, sus propios sistemas políticos, económicos y sociales.

2. Reiteran su enérgico rechazo a la aplicación de leyes y medidas contrarias al Derecho Internacional como la Ley Helms-Burton, incluyendo sus efectos extraterritoriales y exhortan al Gobierno de los Estados Unidos de América a que ponga fin a su aplicación.

3. Se congratulan del anuncio realizado el 17 de diciembre por los Presidentes de la República de Cuba y de los Estados Unidos de América, Raúl Castro Ruz y Barack Obama, respectivamente, sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas. A la luz de la Declaración formulada por el Presidente Obama, lo instan a adoptar todas las medidas que estén dentro de sus facultades ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo contra Cuba, y al Congreso de los Estados Unidos a iniciar, a la brevedad posible, una discusión sobre la eliminación del mismo.

4. Recuerdan que desde 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha solicitado en 23 resoluciones la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por el gobierno de los Estados Unidos de América y destacan el apoyo de 188 de los Estados Miembros de las Naciones Unidas a la más reciente Resolución A/RES/69/5, aprobada el 28 de octubre de 2014 e insta a la comunidad internacional a mantener idéntica actitud mientras persista el bloqueo contra Cuba.

5. Reiteran su opinión de que dicho bloqueo es contrario a los principios de la Carta de las Naciones Unidas y del Derecho Internacional.

6. Reiteran su más profunda preocupación y rechazo al recrudecimiento de la dimensión extraterritorial del bloqueo, así como a la creciente persecución a las transacciones financieras internacionales de Cuba, lo que es contrario a la voluntad política de la comunidad internacional.

7. Solicitan al Gobierno de los Estados Unidos de América el cumplimiento de las sucesivas resoluciones aprobadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas y en respuesta a reiterados llamados de los países de América Latina y el Caribe, para poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene contra Cuba, que es contrario al Derecho Internacional, causa daños cuantiosos e injustificables al bienestar del pueblo cubano y afecta la paz y la convivencia entre las naciones americanas.

Belén, Costa Rica, 29 de enero de 2015